PANDEMIA

China advierte una nueva “guerra fría” con EE.UU.

El ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, dijo que Estados Unidos se había infectado con un “virus político” que aprovecha “todas las ocasiones para atacar y difamar a China”.

Wang Yi. Foto: Reuters
Wang Yi. Foto: Reuters

China advirtió ayer domingo que sus relaciones con Estados Unidos están “al borde de una nueva Guerra Fría”, tensadas todavía más debido a la pandemia de COVID-19. El ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, dijo que Estados Unidos se había infectado con un “virus político” que aprovecha “todas las ocasiones para atacar y difamar a China”.

“Algunas fuerzas políticas de Estados Unidos están tomando como rehén las relaciones entre China y Estados Unidos y empujando a nuestros dos países al borde de una nueva Guerra Fría”, dijo a los periodistas. Wang también acusó a los políticos estadounidenses de “propagar rumores” para “estigmatizar a China”, donde surgió el nuevo coronavirus a finales del año pasado.

Sin embargo, aseguró que China está “abierta” a una cooperación internacional para identificar el origen del virus.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha acusado al régimen chino de haber tardado demasiado en comunicar datos cruciales sobre la gravedad de la enfermedad.

Estados Unidos es el país más azotado por la COVID-19, con 1,6 millones de casos y más de 97.000 muertos. No obstante, el Estado de Nueva York, foco de la epidemia, registró en las últimas 24 horas 84 muertes, la cifra más baja desde el 24 de marzo.

Trump dijo la semana pasada que fue “la incompetencia de China lo que provocó esta masiva matanza mundial”.

“La diferencia entre China y algunos políticos de Estados Unidos es tan amplia como la que hay entre los hechos y las mentiras, entre la ciencia y el prejuicio”, le respondió ayer el canciller chino Wang.

Ante la “devastación” que está causando el virus, el jefe de la diplomacia china instó a Estados Unidos a “no malgastar más un tiempo valioso” para luchar contra la pandemia y “no ignorar las vidas”. “Hay cosas más importantes que hacer entre Estados Unidos y China, lo primero, aprender el uno del otro, compartir la experiencia y ayudarse mutuamente para vencer al virus”, dijo.

El canciller recalcó que los dos países “pierden con la confrontación” y “ganan con la cooperación” por lo que deben encontrar “un modo de convivir pacíficamente, pese a las diferencias entre sus sistemas y culturas”, ya que ambos tienen “grandes responsabilidades” en el mantenimiento de la paz mundial.

Asimismo, dijo que su país “no tiene intención de cambiar a los Estados Unidos, mucho menos de reemplazarlos”, pero añadió que Estados Unidos “debe abandonar la ilusión de que puede cambiar a China”.

También aseveró que los que quieren que su país pague una compensación por haber sido el primero en sufrir el coronavirus, tal como piden algunos dirigentes de Estados Unidos, “están soñando despiertos”. Además, advirtió de que Washington “no debe desafiar la línea roja de China” con respecto a Taiwán, territorio al que el régimen de Pekín considera una provincia rebelde bajo su jurisdicción y cuya independencia del gigante asiático Estados Unidos apoya abiertamente.

No cepas COVID-19

Para abonar la polémica entre Estados Unidos y China, el Instituto de Virología chino de Wuhan, acusado por la Casa Blanca de ser responsable de la pandemia, dispone de tres cepas vivas de coronavirus de murciélago, pero ninguna corresponde a la enfermedad COVID-19, afirmó la directora.

“Como todo el mundo, ni siquiera sabíamos que el virus existía”, declaró Wang Yanyi, a la televisión pública china CGTN en una entrevista difundida ayer domingo pero realizada el 13 de mayo.

“Por lo tanto, ¿como podría haberse escapado de nuestro laboratorio?”, se interrogó, diciendo que las sospechas son “pura invención”.

Wang admitió que el Instituto “había aislado y obtenido algunos coronavirus a partir de murciélagos”.

“Tenemos tres cepas de virus vivos”, afirmó Wang. Pero la similitud con el virus de la enfermedad COVID-19 “es de solo 79,8%”, precisó.

Para la mayoría de los científicos, el nuevo coronavirus fue transmitido al hombre por un animal. Eso habría ocurrido en un mercado de la ciudad de Wuhan donde se venden animales silvestres vivos.

Pero la presencia del Instituto a algunos kilómetros de la ciudad alimenta la hipótesis de que el nuevo coronavirus pudiera proceder de ahí.

MÁS

Menos PIB por el virus

Por su parte, el presidente chino, Xi Jinping, dijo que el objetivo de crecimiento económico anual de China podría haberse establecido en alrededor del 6% si la nueva epidemia de coronavirus no hubiera ocurrido.

El gobierno chino omitió el objetivo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2020 en su informe presentado a la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular. “Si la epidemia no hubiera sucedido, en circunstancias generales, el objetivo de crecimiento del PIB se establecería en torno al 6%”, dijo Xi en una discusión grupal parlamentaria el viernes, según medios estatales.

En su informe a la Asamblea Nacional Popular, el gobierno anunció una serie de medidas fiscales para impulsar la economía, equivalentes a aproximadamente el 4,1% del PIB de China, según cálculos de Reuters basados en el estímulo fiscal anunciado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados