PORTUGAL

Caso Madeleine McCann: revelan inquietantes detalles de la vida del principal sospechoso

Brueckner está actualmente cumpliendo una pena de siete años tras haber sido declarado culpable de violar a una mujer estadounidense

Los padres de Madeleine McCann. Foto: Archivo El País
Los padres de Madeleine McCann. Foto: Archivo El País

Un nuevo libro revela la dura infancia de Christian Brueckner, el principal sospechoso del crimen de Madeleine McCann, la niña británica que desapareció en 2007 cuando tenía tres años en un complejo hotelero en Praia da Luz, Portugal, donde se hospedaba junto a sus padres.

Escrito por el periodista Jon Clarke, My search for Madeleine (Mi búsqueda de Madeleine, en español) describe el trato cruel que recibió Brueckner por parte de sus padres adoptivos. Entre los abusos está detallado que el sospechoso era encerrado durante varias horas en habitaciones y que era golpeado con un cinturón.

Asimismo, los vecinos de la ciudad de Wurzburg, en Baviera, donde vivía Brueckner, contaron que la pareja lo adoptó junto a otros dos hijos debido al beneficio monetario que recibían por parte del gobierno. Así lo indicó una reseña publicada en el medio británico The Times, que fue replicada por Observador.

Brueckner está actualmente cumpliendo una pena de siete años tras haber sido declarado culpable de violar a una mujer estadounidense de 72 años en 2005 (dos años antes de la desaparición de la niña y cerca del lugar del presunto crimen), en un domicilio de Praia da Luz. El alemán también fue acusado de abusar de la hija de cinco años de su exnovia en 2013.

A mediados de junio pasado Brueckner rompió el silencio al enviar un comunicado de prensa desde la cárcel en el que aseguraba ser inocente en el caso McCann. En esa ocasión le solicitó al fiscal que investiga el caso, Hans Christian Wolters, que abandone su cargo.

Se trató de la primera vez que el hombre habló públicamente desde que se conocieron las acusaciones. La carta escrita a mano está fechada el 8 de mayo y fue publicada por el medio alemán Bild.

En la misiva se puede leer: “Acusar a un sospechoso es una cosa, pero es algo completamente diferente cuando un fiscal inicia una campaña de prejuzgamiento público antes de iniciar el proceso principal”. De esta forma, Brueckner calificó a lo sucedido como “un escándalo increíble” y aseguró estar siendo víctima de una campaña difamatoria. Luego, hizo referencia a la libertad de expresión y aseguró que no está pensada para “que la gente diga o escriba lo que le gusta oír a la mayoría”.

Finalmente, pidió que los fiscales que investigan el caso renuncien a sus cargos. “Ambos demuestran, a través de convicciones arbitrarias del pasado y a través de escandalosas campañas de prejuicio contra una persona inocente, que no son aptos para el cargo de ‘defensores honestos del pueblo alemán’”. A su vez, considero que ese tipo de sistema legal es una “vergüenza para los alemanes”.

Además del escrito, la carta fue acompañada por un dibujo que aparentemente fue realizado por Brueckner. En la imagen están representados los dos fiscales del caso, Wolters y Ute Lindemann en una pizzería pidiendo un “filet forense”. El dibujo busca “marcar” que los investigadores no tienen pruebas forenses para culparlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados