GUERRA ENTRE RUSIA Y UCRANIA

Canciller ruso a occidente: la “guerra híbrida total” tendrá “consecuencias para todos"

“Hemos hecho todo lo posible para evitar una confrontación directa, pero se ha lanzado un desafío y nosotros, evidentemente, lo hemos aceptado”, dijo Lavrov.

Serguéi Lavrov. Foto: AFP.
Serguéi Lavrov. Foto: AFP.

Las autoridades ucranianas manifestaron este sábado su confianza en derrotar "este año" a las tropas rusas, que enfrentan una dura resistencia en las zonas del este del país donde concentran actualmente su ofensiva. Mientras, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, denunció este sábado la “guerra híbrida total” declarada por Occidente contra su país y advirtió de que tendrá “consecuencias para todos sin excepción”.

Las fuerzas rusas siguen bombardeando las regiones de Lugansk y Donetsk, en la cuenca minera del Donbás (este), controlada parcialmente desde 2014 por separatistas prorrusos. El ministerio ucraniano de Defensa contabilizó treinta bombardeos en 24 horas en la zona de Lugansk y dijo que la situación era difícil "a lo largo de toda la línea del frente" en Donetsk.

El gobernador de Lugansk, Sergei Gaidai, reportó el viernes que las tropas rusas sufrieron importantes bajas y pérdidas materiales en "intensos combates en la frontera con la región de Donetsk, cerca de Popasna". Las tropas rusas no logran "conquistas significativas", dijo un responsable estadounidense de Defensa bajo anonimato. "La artillería ucraniana contrarresta los esfuerzos rusos para ganar terreno", agregó.

El Estado Mayor ucraniano aseguró haber repelido diez ataques en estas dos regiones en las últimas 24 horas. La victoria "no será fácil", pero "llegará" antes de fin de año, pronosticó el viernes Kyrylo Budanov, el jefe de la inteligencia militar ucraniana.

Mientras, el Lavrov afirmó amenazó con "consecuencias para todos sin excepciones" por la actitud de los países de Occidente. “Es difícil predecir cuánto durará la guerra híbrida total que ha declarado Occidente colectivamente contra nosotros, pero está claro que las consecuencias las sentirán todos, sin excepción”, dijo desde el Consejo de Política de Defensa ruso, según recoge la agencia de noticias rusa Interfax.

“Hemos hecho todo lo posible para evitar una confrontación directa, pero se ha lanzado un desafío y nosotros, evidentemente, lo hemos aceptado”, dijo, y agregó: “No nos resultan ajenas las sanciones. Siempre han estado de una forma u otra”.

Además, manifestó su sorpresa por el “brote rusófobo absolutamente cavernoso” y denunció que Rusia está siendo víctima de un “auténtico robo” por estas sanciones. “Nadie es inmune a la piratería estatal de Occidente”, ha añadido.

"Punto de inflexión"

Estos casi tres meses de guerra han dejado miles de muertos y más de 14 millones de refugiados y desplazados. Pero las victorias rusas se limitan a la ciudad meridional de Jersón y a conquista casi total de Mariúpol (sureste), a orillas del mar de Azov.

A finales de marzo, Moscú desistió de tomar Kiev para centrarse en el sur y el este de Ucrania, donde ocupa extensas franjas de terreno pero pocos núcleos de importancia.

En cambio, en el noreste, las tropas ucranianas aseguran que están recuperando terreno alrededor de Járkov, la segunda ciudad del país.
"La liberación progresiva de la región de Járkov demuestra que no dejaremos a nadie en manos del enemigo", dijo el viernes el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

Kiev dice que lanzó una "contraofensiva" en la región de Izium (al sureste de Járkov), un "punto caliente" del que "el enemigo se está retirando".

"Nuestras fuerzas armadas están haciendo retroceder al enemigo y la gente está empezando a regresar a sus hogares", dijo Oleg Synegubov, gobernador de la provincia.

La situación es más compleja en Mariúpol, donde un millar de combatientes resisten en los túneles de la acería Azovstal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados