Publicidad

Bomba termonuclear y atómica: qué son, cómo funcionan y en qué se diferencian

Compartir esta noticia
Bomba atómica sobre Hiroshima. Foto: Archivo El País
Bomba atómica sobre Hiroshima. Foto: Archivo El País
HANDOUT

CRISIS

Ambas bombas son mortales, sin embargo, no causan los mismos daños ni funcionan de la misma manera.

En el contexto actual del conflicto entre Ucrania y Rusia, las alarmas del mundo sobre una amenaza nuclear, se encienden. Por ende, en los últimos días son muchos los términos armamentísticos y bélicos que han empezado a utilizarse con más frecuencia en las últimas semanas.

Las palabras bomba atómica y bomba termonuclear han sido de las más sonadas. Las bombas son un tipo de dispositivo explosivos mortales y existen de diferentes tipos, entre ellos, están, las bombas nucleares y las atómicas.

La bomba atómica (de fisión) funciona dividiendo átomos complejos en unos más pequeños, mientras que la bomba nuclear también conocida como termonuclear o de hidrógeno (de fusión), une átomos pequeños formando otros más grandes.

¿Qué las diferencia?

La diferencia entre una bomba atómica y una de hidrógeno radica en el proceso de detonación, puesto que en bombas atómicas como las lanzadas en Hiroshima y Nagasaki, el poder explosivo resulta de la súbita liberación de energía que se produce con la fisión del núcleo de un elemento pesado, como el plutonio.

Asimismo, en el caso de una bomba termonuclear, el proceso de detonación comprende varias etapas, comenzando con la detonación de una bomba atómica, ya que esta primera explosión genera temperaturas de millones de grados, liberando suficiente energía para forzar a dos núcleos ligeros a fusionarse.

Las bombas de hidrógeno pueden provocar explosiones hasta mil veces más fuertes que una bomba atómica. Y, la potencia de las bombas atómicas se suele medir en kilotones, o mil toneladas de TNT.

No obstante, ambas bombas son letales y pueden matar a personas en segundos u horas por la radiación. Además, las explosiones causadas por estas bombas, también quemarían y provocarían el derrumbamiento al instante de estructuras y edificios.

Bomba atómica sobre Nagasaki. Foto: Archivo El País
Bomba atómica sobre Nagasaki. Foto: Archivo El País

¿Cómo funcionan?

La bomba de fisión divide los átomos, mientras que la bomba de fusión o termonuclear une átomos pequeños para formar otros más grandes.

En el caso de la bomba nuclear, los átomos fusionados son por lo general el deuterio y el tritio (componentes del hidrógeno), y al hacerlo forman un átomo más grande, como el de hidrógeno. Mientras que la energía liberada con la fisión (bomba atómica), está limitada a la cantidad de material que sirva para la detonación.

Cabe resaltar que, la bomba atómica precisa una pequeña cantidad de energía para funcionar, y la bomba nuclear necesita una gran cantidad de energía para producir ese proceso entre los átomos.

Para tener una idea hay que considerar lo siguiente, una bomba de hidrógeno probada por la Unión Soviética en 1961 conocida como 'la bomba del zar' tuvo una magnitud de 50 megatones (equivalentes a 50 millones de toneladas de dinamita), lo que equivale a 3.000 veces la potencia de la bomba lanzada sobre Hiroshima por Estados Unidos en 1945.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

GDA

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad