Publicidad

Sergio Massa: "Voy a convocar a un gobierno de unidad nacional el 10 de diciembre como presidente"

"Vamos a construir una industria argentina fuerte, frente a aquellos que plantean la apertura indiscriminada de las importaciones", señaló el candidato de Unión por la Patria.

Compartir esta noticia
Sergio Massa
El ministro de Economía argentino y candidato presidencial por el partido Unión por la Patria, Sergio Massa, habla a sus partidarios frente a la sede de su partido en Buenos Aires el 22 de octubre de 2023.
FOTO: JUAN MABROMATA/AFP

La Nación/GDA
El clima en el búnker de Unión por la Patria (UP) se transformó en una fiesta de forma progresiva: del optimismo moderado con las primeras proyecciones de las elecciones en Argentina, a uno eufórico cuando el candidato Sergio Massa subió a dar su discurso.

"Tomemos este tiempo como un tiempo de reflexión, para hablarle a todos los argentinos y argentinas", comentó Massa, quien agradeció a los "más de 25 millones de argentinos" que se acercaron a las urnas a 40 años de la restauración de la democracia.

Massa reconoció a la militancia: "Me tocó ser la cara, pero no tengan ninguna duda que en el compromiso que encontré en cada uno de ustedes estuvo la energía que nos permitió que creciéramos casi 15 puntos desde la primaria a hoy". El candidato oficialista dijo que el país "vive una situación compleja, difícil" con "desafíos" a futuro y agradeció a quienes lo votaron.

"Sé que muchos de quienes nos votaron son los que más están sufriendo. Quiero que sepan que no les voy a fallar, como presidente desde el 10 de diciembre no les voy a fallar", agregó.

Massa habló de "los argentinos y argentinas que votaron en blanco" o "que se quedaron en su casa", o que eligieron a los candidatos Juan Schiaretti o Myriam Bregman. También se dirigió a "los miles de radicales que comparten con nosotros valores democráticos". "Voy a hacer el mayor de los esfuerzos a lo largo de los próximos 30 días para ganarme su confianza", acotó.

"Mi compromiso es construir más argentinidad, más orden, más seguridad y no improvisación. Mi compromiso es construir reglas claras frente a la incertidumbre. Quiero a los chicos con una computadora en la mochila y no con un arma en la mochila", aseguró.

Massa dijo que convocará "a un gobierno de unidad nacional" a partir del 10 de diciembre. "Vamos a construir una industria argentina fuerte, frente a aquellos que plantean la apertura indiscriminada de las importaciones", acotó. Además, hizo énfasis en convocar "a un régimen laboral moderno" y "sin renunciar a derechos conquistados". El candidato oficialista aseguró que "la grieta se murió"

La fiesta oficialista fue en el Complejo C, en Chacarita, tanto puertas adentro como afuera del lugar. La militancia afuera, en el cruce de Dorrego y avenida Corrientes; la dirigencia puertas adentro, con sonrisas amplias y gestos exultantes.

Al lugar no está previsto que asistan Cristina Kirchner ni Alberto Fernández, en tanto que además sí están presentes Massa, Leandro Santoro, candidato a jefe de gobierno porteño, y Axel Kicillof, gran ganador tras haber conservado la provincia de Buenos Aires. Ese triunfo, con casi el 40% del padrón electoral, traccionó la elección nacional y se volvió así un actor clave de la celebración que se vive en el búnker ubicado sobre la avenida Corrientes al 6000.

“Hay buen clima”

“Llegamos bien”, decían altas fuentes de la campaña esta tarde. “Hay buen clima”, apuntaba otro. En todos los casos nadie confiaba o dejaba trascender los números de boca de urnas encargados por terceros, pero aseguraban estar tranquilos. Todo eso pese a que las últimas se agravó la crisis económica que tiene como último dato de inflación un 12, 4% y un acumulado de 138, 3%.

Massa compartirá el bunker, que el peronismo viene usando en sus distintas elecciones desde hace varios años, con Santoro, candidato a jefe de Gobierno porteño y con Kicillof, que apuesta a retener la provincia de Buenos Aires. Este último punto es central para las expectativas de Massa, ya que el padrón electoral bonaerense concentra casi el 40% del total nacional.
 
Kicillof llega, al igual que Massa, a esta instancia, salpicado también por el escándalo de Martín Insaurralde, exjefe de Gabinete bonaerense y excandidato a concejal de Lomas de Zamora, en un barco en Marbella y de Julio Segundo “Chocolate” Rigau, detenido con 48 tarjetas de débito de empleados de la legislatura bonaerense en su poder. De ambos buscaron despegarse con velocidad, y en sus equipos reinaba la sensación de que ambos se habían movido expeditivamente, pero las consecuencias, según admiten en el propio espacio, son insospechadas.

Desde las PASO, Massa buscó polarizar con la figura de Javier Milei, pero sin atacarlo, “ni a él, ni a sus votantes”, como repiten casi como un mantra en su equipo de campaña. La idea pasó fundamentalmente por subir al ring sus ideas y debatirlas, pero sin confrontación directa. Fue una idea aportada por los equipos de comunicación del PT brasilero, en base a la vivencia propia que tuvieron en las campañas contra Jair Bolsonaro.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Elecciones en Argentina 2023

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad