CORONAVIRUS

Argentina prohibirá por dos semanas reuniones sociales

La medida es parte de la extensión de la cuarentena hasta el 16 de agosto. Ayer se sumaron 52 fallecidos y el total de muertos es ahora de 3.648.

Coronavirus en Argentina. Foto: AFP.
Coronavirus en Argentina. Foto: AFP.

En Argentina, las reuniones sociales, con o sin autorización y en toda le geografía del país, pasaron a ser la principal preocupación para el gobierno de Alberto Fernández en el combate al coronavirus, luego de cerca de cinco meses de cuarentena.

“Hoy son el vector principal de movilidad de contagios. Por eso hay que poner la misma energía que se puso en cortar el tránsito en el transporte público” en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), dijeron al diario La Nación voceros del presidente Fernández, preocupado porque la “meseta alta” que hoy oscila entre 5.000 y 6.000 casos diarios en el país se mantenga como está y que su eventual alza no provoque un “desborde” en el sistema de salud.

El decreto que incluye la prohibición de las reuniones sociales será publicado hoy lunes, anticipó la viceministra de Salud, Carla Vizzotti. Será de cumplimiento obligatorio en todos los distritos.

La suspensión de reuniones sociales fue eje de la discusión del jueves pasado entre el presidente Fernández, el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la que se definió la continuidad de las medidas de aislamiento por otras dos semanas.

En el decreto que verá la luz hoy del lunes, la prohibición abarcará tanto la zona metropolitana como al resto del país, incluso en aquellas provincias y localidades con nula o inexistentes circulación del virus.

“Se van a suspender y restringir las reuniones sociales en todo el territorio nacional para que allí donde hay brote se pueda controlar y donde no hay brote, pero sí hay circulación por actividades autorizadas, podamos minimizar la posibilidad de tenerlo”, dijo la viceministra Vizzotti, quien al igual que Fernández en su discurso del viernes apeló al “rol individual” de cada ciudadano en el cumplimiento del distanciamiento social.

¿Por qué en todo el país? “Aparecieron muchos contagios por ingresos desde el AMBA”, explicó otro vocero del Gobierno, en referencia a transportistas u otras actividades que “exportaron” el virus hacia jurisdicciones con menos casos.

Desde el comité de infectólogos que asesora al presidente Fernández defendieron la necesidad de la medida al calor de la circulación del virus.

“El distanciamiento social es lo más importante, y las reuniones en casas, asados o partidos de fútbol rompen ese distanciamiento. Es muy difícil allí mantener el barbijo puesto y ni hablar de lavarse las manos”, afirmó a La Nación el infectólogo Eduardo López.

“La OMS establece la definición de contacto estrecho sin distinguir entre espacios abiertos o cerrados”, agregó López, y destacó que las reuniones sociales se tornan “peligrosas con más de cuatro personas, la transmisión se hace muy alta y el rastreo en caso de ocurrir un caso se hace más difícil”.

De todos modos, la decisión ya mereció críticas. “La evidencia ya demostró que los encuentros sociales de poca gente al aire libre, con tapabocas y distanciamiento físico, tienen muy bajo riesgo de contagio. Sería bueno autorizarlas para evitar justamente que se sigan haciendo reuniones sociales ocultas en ambientes cerrados”, afirmó vía redes sociales Adolfo Rubinstein, ex ministro de Salud del gobierno de Mauricio Macri.

En el gobierno porteño aseguran que esta prohibición “no nos cambia nada”, porque las reuniones con familiares y amigos “no están permitidas” desde que comenzó la cuarentena estricta, el 20 de marzo pasado. Reconocen, de todos modos, que un alto porcentaje de quienes se contagian admiten que “en los días anteriores se vieron con algún familiar o amigo”, por lo cual coinciden en la necesidad de dar pasos concretos para restringirlas “todo lo que se pueda”.

Alberto Fernández, presidente de Argentina. Foto: Archivo
Alberto Fernández, presidente de Argentina. Foto: Archivo El País.

Nuevos casos

El Gobierno argentino informó anoche de 5.376 nuevos casos de COVID-19 en todo el país, elevando la cifra a 201.919 desde el inicio de la pandemia. Además, se sumaron 52 fallecidos y el total de muertos es ahora de 3.648. El dato alentador es que 89.026 personas ya se recuperaron, un 45,3% del total.

El viernes, el presidente Fernández hizo un llamado a la responsabilidad individual para evitar la expansión del virus. “El gran problema que tuvimos en los últimos 15 días fue que nos relajamos. Sentimos que la situación está contenida, pero no es así, está muy lejos de estar contenida”, aseveró.

El presidente Fernández resolvió el viernes extender hasta el 16 de agosto las medidas de restricción.

Si bien el área metropolitana de Buenos Aires se mantiene desde el 20 de marzo en una cuarentena ininterrumpida, gran parte del resto del país comenzó a flexibilizar las restricciones por el bajo nivel de circulación del virus, por lo que en numerosas provincias -incluso en varios municipios bonaerenses sin casos de coronavirus- se habilitaron las reuniones sociales de hasta 10 personas y gran parte de las actividades económicas.

De acuerdo a los datos informados por el Ministerio de Salud, el índice de letalidad de Argentina se ubica en 1,8%, mientras que la tasa de mortalidad por coronavirus es de 79 personas por millón de habitantes, con una edad promedio de los fallecidos de 75 años.

En Argentina se realizan 16.129 test por millón de habitantes, con un índice de positividad del 31,7%.

Nuevo antiviral efectivo contra el COVID-19

Los pacientes gravemente enfermos de COVID-19 se recuperaron rápidamente de insuficiencias respiratorias luego de tres días de tratamiento con RLF-100, una terapia que está bajo un proceso de autorización de vía rápida en Estados Unidos.

Relief Therapeutics Holdings AG, con sede en Ginebra, tiene la patente del RLF-100, o aviptadil, una forma sintética de péptido natural que protege los pulmones. La firma israelí-estadounidense NeuroRx Inc se asoció con Relief para desarrollar el fármaco en Estados Unidos. En junio, la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) designó al tratamiento RLF-100 para una evaluación por “fast-track” a fin de tratar las insuficiencias respiratorias por COVID-19.

Mientras se lleva adelante un ensayo clínico de Fase 2/3 con 70 pacientes, el RLF-100 también está siendo administrado como medida de emergencia a algunos pacientes que aún están demasiado débiles para ser admitidos en las pruebas.

El primer reporte sobre una veloz recuperación con el uso de emergencia fue divulgado por doctores del Hospital Metodista de Houston.

Investigadores independientes en un laboratorio de Brasil también informaron que el aviptadil bloqueó la replicación del coronavirus en las células pulmonares e inmunes de las personas tratadas.

“Ningún otro agente antiviral ha demostrado una recuperación rápida”, dijo el presidente ejecutivo de NeuroRx, Jonathan Javitt.

Los ensayos clínicos buscan determinar si se pueden confirmar observaciones similares en pacientes menos enfermos con insuficiencia respiratoria relacionada con el COVID-19.

Venezuela superó los 20.000 casos confirmados

Venezuela registró 763 nuevos contagiados de COVID-19, con lo cual la cifra total de infectados se elevó a 20.206, con un claro epicentro en Caracas, donde hay 3.354 casos activos. Entre los nuevos contagiados, hay 633 casos de transmisión comunitaria, de los que 212 fueron en Caracas, mientras que 130 son “importados” por emigrantes retornados, 120 de ellos de Colombia, cinco de Ecuador, cuatro de Perú y uno de Chile, según los datos difundidos por el régimen de Nicolás Maduro. En Venezuela hay 8.628 casos activos, según explicó la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, si bien cerca del 80% de los casos detectados hasta la fecha son asintomáticos.

Además, hay 33 pacientes graves que están en las unidades de cuidados intensivos. Rodríguez informó de cinco fallecidos más, con lo que la cifra total ya suma 174. Puesto que de las cinco personas fallecidas tres son “muy jóvenes”, pidió a los menores de 40 años que extremen las medidas de bioseguridad.

MÁS

La región superó los 200.000 muertos

América Latina y el Caribe superaron ayer domingo los 200.000 muertos por el coronavirus, de ellos cerca de tres cuartos solo en Brasil y México.

Solo Brasil registró 25.800 casos confirmados de coronavirus y 541 muertes por la enfermedad ayer domingo. Brasil ha reportado más de 2,7 millones de casos de COVID-19 desde el comienzo de la pandemia, mientras que el número de fallecidos ha aumentado a 94.104, de acuerdo del Gobierno.

Brasil es el segundo país con mayor número de casos y muertes por coronavirus en el mundo, superado sólo por Estados Unidos.

Con un total de 200.212 muertos y 4,9 millones de casos, América Latina y el Caribe es la segunda región más golpeada por el COVID-19 por detrás de Europa que registra 210.435 muertos y 3,2 millones de casos.

En total, la pandemia se ha cobrado 685.192 muertos en el mundo e infectó a 17,9 millones de personas.

Brasil y México (47.472) son los países latinoamericanos más afectados, seguidos de Perú (19.408), Colombia (10.330) y Chile (9.608).

En cuanto al número de muertos en relación con la población, Perú registra 589 fallecidos por millón de habitantes, lo que le sitúa en el 6º de la lista mundial, por delante de Chile (499), Brasil (440), México (368) y Panamá (336).

Los muertos en América Latina y el Caribe representan cerca de un tercio de los registrados en el mundo debido al COVID-19, por detrás de Europa (más de un tercio), pero por delante de Estados Unidos y Canadá (cerca de un cuarto).

La región superó los 10.000 muertos el 28 de abril y los 100.000 muertos el 23 de junio. En poco más de un mes se han doblado los casos superando los 200.000 muertos, una aceleración que se ha recrudecido en el pasado mes de julio.

El número de contagios en América Latina y Caribe se acerca a los 5 millones de casos confirmados, de ellos, más de la mitad en Brasil (más de 2,7 millones de casos oficialmente declarados), lo que le convierte en el segundo país con más casos en el mundo, por detrás de Estados Unidos (más de 4,6 millones de casos).

Uruguay ha reportado 1.286 casos, de los cuales 239 siguen activos. Los fallecidos en Uruguay hasta ahora son 36.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados