CAMBIOS

Argentina inicia la nueva era K

Alberto Fernández abrió la legislatura y anunció envío de ley de aborto y reforma judicial.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Foto: AFP.
Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Foto: AFP.

En un discurso de tono moderado y sin sorpresas, el presidente argentino Alberto Fernández anticipó ante la Asamblea Legislativa el envío de un proyecto de ley de reforma de la Justicia Federal que apuntará a desconcentrar el poder, al tiempo que confirmó que, en los próximos diez días, presentará al Congreso una iniciativa para legalizar el aborto.

En su mensaje, de 80 minutos, evitó realizar anuncios de tipo económico aunque fue enfático al arremeter contra “los formadores de precios” y los abusos en las remarcaciones.

En su discurso, con el que inauguró el 138° período de sesiones ordinarias del Congreso, Fernández cuestionó varios aspectos de la gestión anterior de Mauricio Macri, entre ellos el del endeudamiento externo. En este punto, admitió que el proceso de renegociación con los acreedores externos “no será mágico ni milagroso” y enfatizó que se debe terminar con el “endeudamiento insostenible”.

“Nunca más a la puerta giratoria de dólares que ingresan por el endeudamiento y se fugan dejando tierra arrasada a su paso”, fustigó Fernández, en una crítica explícita a la política de endeudamiento del gobierno anterior, a quien acusó de haber dejado una situación económica y social “dramática de destrucción”.

Ante la ovación de los legisladores oficialistas, las bancadas de la oposición se mantuvieron en silencio y solo aplaudieron algunos párrafos puntuales del discurso, como aquel en el que el presidente anunció la desclasificación de los documentos secretos de los agentes de inteligencia involucrados en los juicios por el encubrimiento del atentado a la AMIA, ocurrido en 1994.

Sin embargo, al finalizar la Asamblea Legislativa tanto Mario Negri, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, como Alfredo Cornejo, presidente de la UCR, cuestionaron que Fernández no haya hecho mención al presupuesto 2020 ni que haya anunciado medidas concretas para la reactivación de la economía.

Uno de los párrafos más salientes del mensaje presidencial estuvo destinado a la reforma de la Justicia Federal, el segundo capítulo en la saga que comenzó con el proyecto de ley que recorta las jubilaciones de los magistrados, con media sanción de la Cámara baja. Fernández anticipó que la nueva iniciativa apuntará a terminar con “el oligopolio de los jueces federales y la concentración de procesos”.

“Los delitos contra la administración pública en los que incurran funcionarios del Estado Nacional dejarán de estar en manos de unos pocos jueces, para pasar a ser juzgados por más de medio centenar de magistrados”, precisó Fernández. “Estamos terminando con la manipulación y la concentración de procesos que el oligopolio de los jueces federales ha permitido”.

Aborto

Sobre el final, Fernández confirmó que propiciará la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. “En el siglo XXI toda sociedad necesita respetar la decisión individual de sus miembros a disponer libremente de sus cuerpos”, enfatizó el Presidente, lo que desató una ovación en el recinto, especialmente en aquellos legisladores con sus bancas vestidas con pañuelos verdes. Dicha iniciativa, reiteró, estará acompañada por un “Plan de los 1000 días”, para garantizar la atención y el cuidado integral de la vida y de la salud de la mujer embarazada y de sus hijos o hijas en los primeros años de vida.

En materia económica, el presidente evitó ofrecer precisiones sobre las próximas medidas que adoptará su gestión tras la renegociación de la deuda. Hizo un repaso sobre las políticas que aplicó en los primeros 81 días de gestión y enfatizó en la lucha contra la inflación “se comienzan a ver los primeros resultados”. En este sentido, Fernández fue insistente al arremeter contra los formadores de precios.

“Que los precios dejen de crecer en Argentina es una responsabilidad de todos. El Estado, este Gobierno, se va a poner al frente de la batalla contra la inflación usando todas las herramientas legales con las que cuenta”, sostuvo.

Discreta

Cristina Kirchner acompañó a Alberto Fernández en su primer discurso de apertura de sesiones ordinarias con un rol secundario y por demás pasivo. Ceñida al protocolo previsto para su investidura, la vicepresidenta siguió el discurso sin hacer declaraciones públicas. Tampoco abundó en gestualidades durante la alocución presidencial en el Congreso.

Cristina estuvo encargada de inaugurar la sesión y su rol fue solo protocolar. Fuentes oficiales aseguraron que la vicepresidenta no hizo acotaciones al discurso de Fernández, ni lo leyó antes.

La vicepresidenta partió al Congreso desde su apartamento del barrio porteño de Recoleta. Al bajar del auto, saludó a los militantes que se habían movilizado al Parlamento.

Vestida de rojo, con una túnica floreada, Cristina recibió a Fernández en la explanada del Congreso y lo acompañó.

Acotada al protocolo, Cristina no aplaudió en ningún momento del discurso de Fernández, que se extendió durante una hora y veinte minutos. Solo en algunos pasajes, la vicepresidenta se limitó a asentir con la cabeza. Pero el resto del tiempo escuchó, dándose aire con un abanico negro sobre el escritorio.

Cristina hizo gestos de aprobación cuando Fernández cuestionó a “los pícaros que especulan subiendo los precios”. También cuando el Presidente habló de “fuga de dólares” durante el gobierno anterior y pidió averiguar “quiénes se beneficiaron con esas prácticas”.

Ni se inmutó cuando Fernández anunció que ordenará la desclasificación de los testimonios secretos brindados por agentes de inteligencia en los juicios vinculados al atentado a la AMIA.

más

Carlos Menem sigue y Carrió se despide

Dos históricos del Congreso y de la política argentina se encontraba ayer, en la apertura de un nuevo período legislativa en situaciones diferentes. Se trata, por un lado, de Carlos Saúl Menem y de la ahora exdiputada Elisa Carrió. El expresidente, de 89 años, continúa en el Congreso como senador electo por su provincia, La Rioja. Carrió, en tanto, renunció a la banca y luego de 25 años, deja el Congreso. A través de un audio al que dio difusión, “Lilita” agradeció el apoyo de la gente y aseguró que continuará “luchando como siempre”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados