EL CASO DEL PERIODISTA DESAPARECIDO

Arabia Saudita reconoce muerte de Jamal Khashoggi dentro de su consulado

Dice que hubo una “pelea”; cesa a sus jefes de los servicios de inteligencia

Activistas frente a la Casa Blanca reclamando que se aclare la desaparición de Khashoggi. Foto: AFP
Activistas frente a la Casa Blanca reclamando que se aclare la desaparición de Khashoggi. Foto: AFP

Finalmente Arabia Saudita reconoció lo que todo el mundo sospechaba desde el primer día: el periodista disidente saudí Jamal Khashoggi murió en su consulado de Estambul durante un interrogatorio.

Según la versión oficial saudí, Khashoggi murió tras una pelea. “Las investigaciones aún están en curso y 18 ciudadanos sauditas han sido arrestados”, dijo un comunicado de la fiscalía, que agregó que el asesor de la corte real Saud al-Qahtani y el subjefe de inteligencia Ahmed Asiri fueron despedidos de sus cargos.

“Las conversaciones entre Jamal Khashoggi y las personas con las que se entrevistó en el consulado del reino en Estambul (...) degeneraron en una pelea, que provocó su muerte”, indicó la fiscalía.

Lo último que se sabía hasta ahora de Khashoggi era que había ingresado el 2 de octubre al consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía.

Khashoggi ingresando al consulado de Arabia Saudita el 2 de octubre. Foto: EFE
Khashoggi ingresando al consulado de Arabia Saudita el 2 de octubre. Foto: EFE

Antes de que Arabia Saudita reconociera la muerte del periodista, la Fiscalía turca había interrogado a 15 empleados del consulado saudí y analizado al detalle una furgoneta en la que supuestamente trasladaron el cuerpo. Entre los empleados citados, todos turcos, estaba el chofer del consulado.

Medios turcos informaron que el día de la desaparición de Khashoggi, las autoridades consulares habían dado la tarde libre a los empleados turcos bajo pretexto de que se iba a celebrar una reunión. Aquel martes 2 de octubre, los trabajadores turcos del consulado abandonaron el recinto a la hora del almuerzo, justo antes de que Khashoggi entrase para realizar un trámite para su matrimonio con la turca Hatice Cengiz.

Los forenses turcos analizaron además durante tres horas una furgoneta Mercedes Vito con matrícula del consulado que aparece en una de las grabaciones del 2 de octubre, cuando desapareció el periodista. Esta furgoneta salió del consulado dos horas después de que entrara Khashoggi en el edificio y se dirigió a la residencia del cónsul, situada a 200 metros del lugar. El equipo forense analizó la furgoneta con productos quími-cos usados para detectar restos genéticos.

Desde ayer se comprueban también las grabaciones de cámaras de seguridad o de tráfico alrededor del bosque de Belgrado, situado en el noroeste de la provincia de Estambul, al otro lado del Mar de Mármara donde, según algunas informaciones, se detectó una furgoneta de este tipo.

Por su lado, el Gobierno turco debió salir ayer una vez más al paso de versiones respecto a la existencia de grabaciones de la tortura y asesinato de Khashoggi, que según algunos medios se habrían mostrado al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, durante su visita a Ankara, el miércoles pasado.

El periódico turco oficialista Yeni Safak publicó lo que dijo eran detalles del audio, incluyendo que sus torturadores le cortaron los dedos a Khashoggi durante un interrogatorio y luego lo decapitaron y lo desmembraron.

Jamal Khashoggi, periodista desaparecido. Foto: AFP
Jamal Khashoggi entró al consulado de Arabia Saudita en Turquía y nunca más salió. Foto: AFP

El caso Khashoggi, que residía Estados Unidos y era columnista del Washington Post, causó indignación internacional y tensó las relaciones de Arabia Saudita con sus aliados occidentales. Según el New York Times, la monarquía saudí iba a responsabilizar del caso a un alto funcionario de los servicios de inteligencia.undo,

Posibles sanciones a Arabia Saudita
En caída. El magnate acumula tres años de retrocesos.

Donald Trump dijo que podría considerar sanciones contra Arabia Saudita por la desaparición del periodista Jamal Khashoggi, aunque enfatizó la importancia de las relaciones entre ambos países.

Trump dijo a periodistas en Scottsdale, Arizona, que es demasiado pronto para decir cuáles podrían ser las consecuencias del incidente. Pero destacó que el Congreso estará involucrado en la definición de la respuesta de Estados Unidos. Al ser consultado si una de las medidas bajo consideración era la aplicación de sanciones, Trump respondió: “Podría ser, podría ser. Vamos a averiguar quién sabía qué, cuándo y dónde”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)