LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Alerta global por nueva variante del COVID-19, que tiene más de 30 mutaciones

Científicos temen que pueda bajar la eficacia de las vacunas, como sucedió con la Delta. “Es una variante a seguir, y es preocupante”, destacó la jefa de la unidad técnica anticovid de la OMS.

Las calles de Bratislava desiertas en el primer día de un nuevo confinamiento parcial. Foto: AFP
Las calles de Bratislava desiertas en el primer día de un nuevo confinamiento parcial. Foto: AFP

La confirmación de la nueva variante del coronavirus aparecida en Sudáfrica, y que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera de cuidado, llega en momentos en que Europa enfrenta otra fuerte ola de contagios que obligó a varios países a volver a los confinamientos, y a América del Sur entrando al verano y en plena apertura de fronteras para el turismo.

Expertos de la OMS están analizando junto a colegas sudafricanos la nueva variante descubierta del coronavirus, que genera preocupación por el alto número de mutaciones que ha desarrollado.

“Es una variante a seguir, y es preocupante”, destacó la jefa de la unidad técnica anticovid de la OMS, María Van Kerkhove.

“No conocemos mucho de esta variante aún, sabemos que tiene un alto número de mutaciones, y la preocupación es que ello afecte al comportamiento del virus”, destacó Van Kerkhove en el sentido de que puede cambiar su capacidad de transmisión, o la efectividad de tratamientos, diagnósticos y vacunas contra el coronavirus.

“Tomará unos días ver qué impacto puede tener y el potencial de las vacunas ante la variante”, subrayó la experta.

Van Kerkhove recordó que la variante Delta, actualmente causante de prácticamente todos los nuevos contagios de COVID-19 en el planeta, también presenta diferentes mutaciones.

Científicos y autoridades sanitarias de Sudáfrica confirmaron ayer jueves la existencia de la nueva variante del coronavirus, denominada B.1.1.529, que posee una treintena de mutaciones. Hasta ahora se han confirmado casos de esta variante en Sudáfrica, en la vecina Botsuana y en Hong Kong.

La variante B.1.1.529 tiene un número “extremadamente elevado” de mutaciones y “podemos ver que tiene un potencial muy alto de propagación”, declaró el virólogo Tulio de Oliveira durante una rueda de prensa. Su equipo del instituto de investigación Krisp, que pertenece a la Universidad de Kwazulu-Natal, descubrió el año pasado la variante Beta, muy contagiosa también.

Las mutaciones del virus inicial pueden volverlo más contagioso hasta convertirlo en dominante.

Fue el caso con la variante Delta, descubierta inicialmente en India y que, según la OMS, redujo al 40% la eficacia de las vacunas contra la transmisión de la enfermedad.

Por ahora, los científicos sudafricanos desconocen si las vacunas existentes son eficaces contra esta nueva forma del virus.

“Lo que nos preocupa es que esta variante no solo podría tener una capacidad de transmisión mayor, sino que también podría ser capaz de eludir partes de nuestro sistema inmunitario”, declaró el profesor Richard Lessells, otro investigador.

Europa en alerta.

En el mundo, Europa es actualmente el nuevo epicentro de la pandemia. En Austria entró en vigor un nuevo confinamiento el lunes, mientras Francia anunció un endurecimiento de las medidas sanitarias. Alemania superó ayer jueves los 100.000 muertos por covid desde el inicio de la pandemia.

Europa superó el millón y medio de fallecidos este jueves por la mañana. Esta semana, la región -que según el esquema de la OMS incluye 52 países entre ellos varios de Asia Central- registra una media de 4.210 muertes por coronavirus diarias.

Estas cifras se basan en los informes oficiales, pero la OMS estima que los números reales están muy por encima.

Científico trabaja con dosis de vacuna en un laboratorio. Foto: EFE
Científico trabaja con dosis de vacuna en un laboratorio. Foto: EFE

El país más afectado es Rusia, que registra actualmente cerca del 30% de los decesos diarios y un acumulado de casi 270.000 fallecimientos.

En Alemania, otro de los países más enlutados y donde la pandemia ha resurgido con fuerza, debido en gran parte a la lentitud de la vacunación, se superó la barrera de los 100.000 fallecidos y se registró un récord de infecciones diarias el miércoles, al superar las 75.000.

“Es un día triste” dijo la canciller saliente Angela Merkel este jueves. “Cada día cuenta”, agregó al tiempo que pedía más firmeza para luchar contra la pandemia.

Además de las muertes, los contagios también suben en Europa y se situaron en una media de 369.915 nuevos casos la semana pasada, un aumento del 14% con respecto a la semana anterior.

Varios países ya han endurecido sus restricciones, lo que provocó protestas en Austria, Bélgica o Países Bajos, a veces violentas.

En Francia el gobierno anunció nuevas medidas para frenar los contagios: abrió la tercera dosis de vacunas a todos los adultos y reinstaló la obligatoriedad de mascarillas en todo sitio cerrado. Pero de momento Francia descartó aplicar confinamientos o toques de queda como por ejemplo Austria.

La actual ola de coronavirus, la quinta en Francia desde el inicio de la pandemia, “es incontestablemente más fuerte, más larga (....) que la de este verano” boreal, indicó el ministro de Sanidad, Olivier Véran.

Su vecino Bélgica no se ve libre de esta nueva ola. El primer ministro, Alexander De Croo, informó ayer que el aumento de contagios y de hospitalizaciones es “superior a las curvas más pesimistas” esbozadas la semana pasada. (AFP, EFE)

La pandemia en Eslovaquia

Las calles de la capital eslovaca, Bratislava, estaban desiertas ayer jueves, el primer día de un nuevo confinamiento parcial debido al alza de los casos de COVID-19. Eslovaquia, que enfrenta una de las tasas de contagio más altas del mundo, anunció el miércoles el cierre de tiendas no esenciales. Los residentes de este país de 5,4 millones de habitantes tienen que permanecer en casa la mayor parte del día y pueden salir únicamente de 1 a 5 de la mañana durante las dos próximas semanas.

Bolsonaro no quiere carnaval
El presidente Jair Bolsonaro hablando por celular. Foto: EFE

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rechazó ayer jueves la idea de celebrar el carnaval en febrero, después de que se cancelara a inicios de este año debido a la pandemia de coronavirus, pero aclaró que la decisión recae en gobernadores de los estados y los alcaldes de las respectivas ciudades.

“Por mí, no habría carnaval, solo hay un detalle, quien decide no soy yo. Según el Supremo Tribunal Federal (STF), quien decide son los gobernadores y alcaldes”, dijo el mandatario en una entrevista con Radio Sociedade, del estado de Bahía.

En ciudades como Rio de Janeiro, que celebra el carnaval más famoso del mundo, o en San Pablo, se prevén festejos del 25 de febrero al 1° de marzo, aunque las autoridades de estas urbes condicionaron su realización a la situación epidemiológica, que mejoró en los últimos meses debido al avance de la vacunación.

Sin embargo, esta semana varias decenas de municipios en zonas rurales del estado de San Pablo anunciaron que suspenderían el carnaval por razones sanitarias, mientras otras ciudades alegaron problemas de presupuesto.

“En febrero del año pasado, cuando aún estaba comenzando la pandemia, poco se sabía, prácticamente no teníamos muertes en Brasil. Yo declaré la emergencia y los gobernadores y prefectos la ignoraron, hicieron el carnaval” de 2020, agregó Bolsonaro. “Las consecuencias llegaron, tuvimos 600.000 muertos y algunos intentan cargarme a mí esa responsabilidad”, se quejó.

En España comienzan a exigir el “pasaporte covid” para los eventos

Varias regiones españolas exigen ya el llamado “pasaporte covid” para poder acceder al ocio nocturno y otras actividades y celebraciones sociales, eventos multitudinarios y centros de ancianos debido a un aumento paulatino de contagios y el temor a una sexta ola de la epidemia en el país.

Este documento lo pueden obtener las personas vacunadas completamente, si pasaron la enfermedad en los últimos seis meses o si tienen una prueba PCR negativa realizada en las 72 horas anteriores o de antígenos en 48 horas. Buena parte de los países europeos lo tienen implantado desde el verano.

En España, la incidencia de transmisión de coronavirus se sitúa en 160 contagios de media por cien mil habitantes en 14 días, 12 casos más que un día antes, informó este jueves el Ministerio de Sanidad.

Por ahora, sin embargo, se mantiene lejos de otros sitios de Europa occidental como Países Bajos (incidencia de 1.528), Reino Unido (853,5), Alemania (818,5), Francia (308) e Italia (212).

Los enfermos más graves ocupan más del 6% del total de camas de las unidades españolas de cuidados intensivos, aunque rondan o superan el 10% en varias regiones.

Así, Aragón, Cataluña, Galicia y las islas Baleares ya consideran obligatorio el certificado covid para participar en ciertas actividades de ocio y sociales; el País Vasco y Navarra están pendientes de que los tribunales los autoricen a implantarlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados