PELIGROS

¿Es posible prohibir la pirotecnia?

Alcalde de Piriápolis es partidario de la prohibición y el de La Paloma evalúa limitar venta. Un diputado blanco insiste con un proyecto de ley para acabar con los fuegos artificiales.

Fuegos artificiales. Foto: Ricardo Figueredo.
Fuegos artificiales. El diputado blanco Gastón Cossia dijo que ha recibido presiones empresariales por su proyecto de prohibición. Foto: Ricardo Figueredo.

Gastón Cossia es veterinario y activista por el bienestar animal, pero también dirigente del Partido Nacional y diputado suplente. A Cossia no le importa chocarse contra una pared: se levanta y vuelve a la carga. Por eso insiste con un proyecto de ley que va contra un hábito muy arraigado en el país. Quiere prohir la elaboración, importación y comercialización de fuegos artificiales.

Su iniciativa, que toma el ejemplo de Chile, fue presentada por segunda vez el año pasado, después de haber sido archivada a mediados de 2018 tras un tratamiento breve en comisión. Cossia dijo a El País que recibió “presiones” empresariales (“es un negocio que maneja más de dos millones de dólares”) y que los legisladores -incluso los de su propio partido- ni siquiera lo convocaron a escuchar su posición.

“En Uruguay creemos que si no hay fuegos artificiales, una sidra y pan dulce, no podemos festejar la Navidad”, afirmó Cossia. “Pero en casi todo el mundo no es así y los fuegos artificiales solo se usan bajo normas estrictas de seguridad”, indicó el legislador, quien considera que hay “una epidemia” porque según los registros que maneja unas 100 personas se accidentan al año por el manejo de pirotecnia. Además, las quemaduras aumentan un 20% en diciembre, según estadísticas de la Sociedad de Cirugía Plástica.

Pero el discurso contra la pirotecnia y los peligros del manejo doméstico en las fiestas es cada vez más habitual. Y Cossia no está solo. Por ejemplo, el alcalde de Piriápolis, el frenteamplista Mario Invernizzi, dijo a El País que es partidario de eliminar el “uso indiscriminado”, porque la pirotecnia “es un peligro”, genera “estrés” y afecta tanto a perros como seres humanos.

Pero el alcalde admitió que hoy no está en condiciones de dar el paso hacia la prohibición en su localidad. Eso porque es ir en contra de una costumbre de los uruguayos y también porque la gente evadiría la regla y compraría en otros lugares. Además, afectaría la “mano de obra” local. “La gente quiere hacer un mango vendiendo cuetes, y estas eliminando el jornal de alguna persona”, dijo Invernizzi, quien piensa que en todo caso el tema debería pasar por un acuerdo macro a nivel del país.

En La Paloma, el municipio recomendó el año pasado a la población no comprar fuegos artificiales y prohibió su venta en los espacios públicos, según se informó en aquel momento. El alcalde José Luis Olivera dijo a El País que en los hechos esa limitación se extendió a la avenida principal y que se evalúa repetir lo mismo este año.

La primera causa de aquella medida fue una cuestión de seguridad: “La idea era bajar el uso porque estábamos en una seca muy grande y con el bosque es peligroso. Es una medida saludable porque este es un lugar de alto riesgo, toda la costa uruguaya es de alto riesgo”. Segundo, por los peligros para la salud humana y las mascotas. Pero la prohibición no es una potestad del municipio, explicó Olivera.

Impacto

En el Parlamento, la comisión de Defensa de la Cámara de Diputados recibió a mediados de 2018 al entonces subsecretario de Defensa Daniel Montiel. Por su recomendación, los legisladores archivaron el proyecto de Cossia.

Montiel argumentó que esta actividad tiene “un muy fuerte impacto económico y comercial” en materia de empleo y que, además, una prohibición total y absoluta “habilitaría el ingreso al mercado de fuegos artificiales sin ningún tipo de control” desde los países vecinos, lo que generaría un mercado negro. También se podría generar una fabricación ilegal de pirotecnia.

El diputado blanco Gonzalo Novales escuchó aquel día a Montiel y dijo que la propuesta de prohibición le hacía acordar a la ley seca, “que agudizó el problema del consumo”. Novales afirmó que, siguiendo la misma línea de razonamiento, él presentaría un proyecto para prohibir la importación de motos. Después ironizó: “Todos los días se matan quince o veinte personas que andan en moto y a nadie se le ocurre decirles que se compren un caballo”.

LO QUE DICEN LOS ESPECIALISTAS

Aumentan un 20% las quemaduras

El centro de quemados del hospital Pereira Rossell, la Sociedad de Cirugía Plástica del Uruguay y el Sindicato Anestésico Quirúrgico llevan adelante durante diciembre una campaña de concientización sobre el uso de fuegos artificiales. Según sus registros, en esta época del año aumentan cerca del 20% los casos de quemaduras y accidentes graves, principalmente en niños.

Los especialistas alertan sobre un moderado aumento de mordeduras de perros y piden tener especial recaudo con niños autistas, los cuales tienen una mayor sensibilidad ante la pirotecnia. Un afiche que se difunde dice que “la pirotecnia debe ser manejada únicamente por adultos con protección ocular y ropa no inflamable”. Hay que “alejar a los chicos” y “no apuntar nunca a otras personas, animales ni hogares”. Es clave para la prevención “usar pirotecnia autorizada”

En Chile, la prohibición rige desde el año 2000 y se cumple. En Argentina se aplica la “pirotecnia cero” en Neuquén, Mendoza, Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur; así como en las localidades de Bolívar, Bahía Blanca, San Carlos de Bariloche y San Martín de los Andes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados