MURALISTA

Tras polémica por cuestionamiento a su obra, el muralista José Gallino dio su respuesta

Gallino defendió su trabajo, el arte callejero, y afirmó: “Yo prefiero que haya murales a que esté todo gris, o a que haya paredes en mal estado".

José Gallino, uno de los artistas urbanos consagrados se especializó en el retrato.
José Gallino junto a uno de sus murales. Foto: Archivo El País.

“No es un lienzo” se tituló un comunicado emitido el 30 de agosto por el Instituto de Historia de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU), que cuestionaba “una serie de intervenciones que desde hace un tiempo afectan al espacio urbano montevideano”. “Se trata de los murales realizados en varias medianeras bajo la firma de Gallino” y criticaba especialmente el pintado en el edificio sede del Instituto de Profesores Artigas (IPA), a iniciativa de la ANEP.

“Con los arquitectos siempre estuvo este tema, no les gustan los murales porque tapan la arquitectura, pero la polémica la veo como positiva, porque es importante que se pueda debatir en Uruguay, que la gente se involucre y se debata, es un crecimiento social”, dijo a El País José Gallino, el muralista cuestionado.

“¿Ellos prefieren tener todas las paredes blancas y que todo sea gris o blanco, en lugar de que haya un poco de arte? Me parece que hay que abrir un poco las puertas”, agregó Gallino, que mientras en Uruguay se debatía sobre sus creaciones estaba en España pintando en distintas locaciones.

Pese a su defensa del arte callejero, que considera “fundamental en el país”, el muralista aclaró que también defiende que se protejan los edificios patrimoniales, y enfatizó: “Yo, obviamente, no te voy a pintar el Palacio Legislativo, lo que hago es en paredes que me donan y me dan permisos firmados”.

Pero además opinó que en los últimos años se están levantando edificios en pocas semanas, cuando antes llevaban años de trabajo. “Ahora un arquitecto te hace todo en base a cubos y cuadrados, ya no hay más molduras como se hacían antes (…) y para mí eso también influye en el paisajismo”, agregó. “Es largo el tema para debatir”, apuntó Gallino y se mostró abierto a intercambiar opiniones con los actores involucrados.

En defensa de su trabajo, recalcó que “el arquitecto hizo la pared, se le pagó y el dueño es el propietario”. “Yo prefiero que haya murales a que esté todo gris, o a que haya paredes en mal estado. A veces sale caro pintar una medianera y se puede hacer un mural”, agregó.

Gallino aclaró que no se siente atacado por el comunicado del Instituto ni por la polémica, pero afirmó que él es partidario de que “antes de hacer una protesta, hay que presentar proyectos”.

En ese sentido, contó que, muchas veces, él presentó iniciativas en la Intendencia y nunca tuvo respuesta. “Lo que hago es ir al propietario, acordamos a quién pintar, me inscribo en el Ministerio de Trabajo, con firma de arquitecto, de prevencionista, contrato elevadores, que salen caros, y no estoy esperando nada”, dijo.

“Entonces, ellos, ¿por qué no se ponen a limpiar las cosas patrimoniales y restaurarlas o ver de presentar proyectos para esas cosas y que no estén en mal estado? Va más por el lado de hacer las cosas que de quejarse“, sostuvo.
“No me siento atacado, ni amenazado, es bárbaro que se debata este tema, pero hay cosas mucho más importantes e interesantes para debatir que esta”, resumió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados