SINIESTRO AÉREO

Falla en rotor, principal hipótesis sobre causa de accidente del helicóptero que llevaba dosis de Pfizer

Según indicaron fuentes del Ministerio de Defensa a El País, el helicóptero habría tenido una falla en el rotor, que es la hélice de la parte trasera de la aeronave.

Se accidentó un helicóptero de la Fuerza Aérea con vacunas Pfizer. Foto: Ricardo Figueredo
El piloto logró aterrizar en un campo de Rocha, adonde se dirigía. Luego de uno minutos la aeronave se incendió. Foto: Ricardo Figueredo.

El coronel que piloteaba el helicóptero Bell 212 tenía 3.400 horas de vuelo y había realizado varios viajes para las Naciones Unidas. Su experiencia fue determinante para evitar una tragedia. En el helicóptero de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) viajaban el piloto, tres tripulantes y 186 dosis de la vacuna de Pfizer, que iban a ser depositadas en Rocha (144) y Chuy (42). Pero un desperfecto mecánico cambió los planes.

El helicóptero partió de madrugada rumbo a Rocha. Debido a las condiciones climáticas se había adelantado el vuelo, en el marco del operativo de distribución que viene realizando la FAU para dosis a distintos departamentos para asegurar la cadena de frío. En determinado momento del vuelo el piloto sintió un ruido y decidió aterrizar en zona rural en el departamento de Rocha para evitar así una situación de riesgo.

El coronel logró el objetivo y los tripulantes pudieron bajar de la aeronave. Pero minutos más tarde comenzó a prenderse fuego y sufrió pérdidas totales. Dentro había 186 dosis del lote de 50.000 vacunas que llegaron a Uruguay el pasado miércoles.

Se accidentó un helicóptero de la Fuerza Aérea con vacunas Pfizer. Foto: Ricardo Figueredo
Se accidentó un helicóptero de la Fuerza Aérea con vacunas Pfizer. Foto: Ricardo Figueredo

Unas vez que las vacunas llegan al país entran en ultrafreezer y se prepara la logística para el traslado a todo el territorio nacional. En función de la cantidad de vacunas que se define enviar a cada lugar, se asignan tareas a los efectivos de la FAU.

Luego del accidente, los cuatro tripulantes fueron trasladados primero a un centro de salud en Rocha, donde se les hicieron tomografías para detectar su estado de salud, y luego al Hospital Militar. Todos se encuentran fuera de peligro y sufrieron traumatismos leves. El piloto fue dado de alta más tarde y los otros tres tripulantes tienen buen estado de salud y se están recuperando. Sobre las 8:00 horas las 186 dosis que debían llegar a la ciudad de Rocha y Chuy fueron repuestas y trasladadas.

Investigación militar.

El comandante en jefe de la Fuerza Aérea Uruguaya, Luis Heber De León, brindó ayer una conferencia de prensa para dar detalles del accidente aéreo. Lo primero que dijo Heber De León fue que los cuatro tripulantes estaban “bien” y en “observación”. “El factor humano es lo mas importante en estos casos”, resaltó.

Sobre el accidente aéreo explicó que se comenzó una investigación para determinar qué fue lo que lo causó. Esta investigación, explicó, se divide en tres partes. Una de estas es si el accidente se produjo por un factor meteorológico, opción que descartó. La segunda parte es el factor humano, otra opción que desechó. La tercera posibilidad es una falla mecánica.

Según indicaron fuentes del Ministerio de Defensa a El País, el helicóptero habría tenido una falla en el rotor, que es la hélice de la parte trasera de la aeronave. El piloto, al sentir el ruido, decidió aterrizar lo más rápido posible y evitar que el vehículo aéreo perdiera el equilibrio, empezara a girar en el aire y se estrellara. Fue recién al tocar suelo que la aeronave comenzó a realizar trompos y eso llevó a que, finalmente, volcara en la tierra.

Según agregaron las fuentes, el piloto intentó cortar el suministro del combustible para evitar que se prendiera fuego. Finalmente se encendió luego de que los tripulantes lograran salir a salvo.

El comandante explicó que las condiciones del helicóptero eran buenas. “Esta aeronave sigue volando en el mundo y es muy adecuada”, indicó y explicó que fue adquirida en 1980 por la FAU con cero horas de vuelo. Al día de hoy tenía 8.640 horas en viajes y estaba operativo.

Fuentes de la cartera indicaron a El País que era uno de los helicópteros que estaban para se utilizados en misiones en el Congo y que, por ende, tenía el aval de vuelo de la Naciones Unidas. La aeronave, precisó De León, había volado siete horas antes del accidente.

Dos hechos históricos del bell 212

La aeronave que quedó destruida luego del aterrizaje había sido utilizada en 1984 para trasladar a Wilson Ferreira Aldunate a la cárcel de Trinidad.

También se había usado en la noche del viernes 13 de agosto de 1993, en el histórico incendio del Palacio de la Luz, donde murieron cinco mujeres y

otras cinco personas fueron rescatadas por la azotea del edificio con los helicópteros de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU).

Diputado del FA cuestionó traslado de vacunas
Gerardo Núñez, diputado por el Frente Amplio. Foto: Francisco Flores.

Gerardo Núñez, diputado por el Partido Comunista, cuestionó el traslado de vacunas que se realizó en el helicóptero de la Fuerza Aérea que se accidentó y sufrió pérdidas totales. “Helicóptero de la Fuerza Aérea que trasladaba vacunas sufrió un accidente y se incendió. La tripulación tuvo heridas leves. A ellos una pronta recuperación. Me pregunto si era necesario trasladar vacunas vía aérea sabiendo el delicado estado que tienen muchas de las aeronaves”, manifestó Núñez en su cuenta de Twitter.

El comentario generó reacciones en filas nacionalistas. Nicolás Martinelli, asesor del presidente Lacalle Pou, criticó a Núñez. “Ayer se oponía a la compra de nuevos aviones para la Fuerza Aérea. Hoy te dice que las aeronaves tienen un estado ‘delicado’”, escribió. El senador blanco Sebastián Da Silva, opinó: “Sabe de vacunas cubanas hasta logística aérea. Lo que queda claro es que no tiene idea de lo que significa la empatía. La miseria política en Uruguay tiene cara de millennial comunista”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados