TRAS SEIS AÑOS CERRADO

¿Cuánto costó remodelar a nuevo el Castillo del Parque Rodó?

El emblemático edificio abrirá en abril como centro cultural.

Las obras para reconstruir el Castillo del Parque Rodó tardaron seis años y los vecinos están ansiosos por su reinaguruación. Foto: Leonardo Mainé
Las obras para reconstruir el Castillo del Parque Rodó tardaron seis años y los vecinos están ansiosos por su reinaguruación. Foto: Leonardo Mainé

Su estética medieval, el entorno repleto de verde y con el lago como protagonista hicieron que el Castillo del Parque Rodó se convirtiera en uno de los sitios más fotografiados del barrio desde principio del siglo XX.

Se construyó en 1903 y funcionó como depósito municipal durante tres décadas: se guardaban útiles de jardinería y limpieza del parque. En 1935 adquirió connotación cultural tras la instalación de la Biblioteca María Stagnero de Munar.

Esa apertura marcó un antes y un después por ser la primera biblioteca público- infantil de América Latina, y rápido se transformó en un polo de atracción para niños y jóvenes. El público familiar la extrañó durante los seis años que permaneció cerrada por obras.

Las reformas para dejar a nuevo el Castillo del Parque Rodó tardaron seis años y costaron 13 millones de pesos (casi 400 mil dólares) a la Intendencia de Montevideo. La cifra incluye obras edilicias (exterior e interior), equipamiento, mobiliario, acervo y tecnología.

Los vecinos añoraron el emblemático lugar y están ansiosos por volver a ingresar al espacio devenido en centro cultural. Podrán hacerlo cuando vuelva a abrir sus puertas a principio de abril.

Así lucía parte de la fachada del Castillo del Parque Rodó seis años atrás, previo a las obras de remodelación. Foto: El País
Así lucía parte de la fachada del Castillo del Parque Rodó seis años atrás, previo a las obras de remodelación. Foto: El País

La reinauguración trae novedades: se sumará una bebeteca con libros y juegos didácticos para la primera infancia, funcionará una cafetería en el patio, se dictarán talleres literarios para niños y adultos, cursos de ajedrez, y de títeres. El espacio incluirá, además, una sala dedicada a tecnologías de la información y comunicación.

"Hemos tenido una gran respuesta de las instituciones de la zona, desde Defensor Sporting a las escuelas, que nos envían correos cada semana preguntando por las visitas guiadas", comenta Xosé de Enríquez, coordinador del Castillo del Parque Rodó. Y agrega que comenzarán a agendarlas cuando la empresa constructora entregue las llaves de la obra, y la fecha de apertura esté confirmada.

A nuevo.

El cierre del clásico edificio se produjo con miras a remodelar, reformar y mantener el inmueble porque "la situación era calamitosa" en el interior y exterior. La idea inicial era "hacerle una lavada de cara" pero se dieron cuenta sobre la marcha "que se necesitaba ir a fondo", según Enríquez.

Luego del cierre advirtieron que la torre ubicada sobre el lago se estaba separando del cuerpo del castillo debido a la erosión y el paso del tiempo, así que se arregló, y quedó habilitada. Se hizo, además, un revoque del frente completo, y se colocó un sistema de monitoreo con cámaras y alarmas.

La obra también permitió que se abrieran espacios que habían estado negados al público por su falta de acondicionamiento.

La reconstrucción edilicia fue total, aunque se respetaron ciertos cánones y estructuras para evitar que perdiera el porte de castillo medieval. "Quedó a nuevo pero se conservaron las escaleras originales", ejemplificó Enríquez.

Nunca se había hecho una reforma estructural ni mantenimiento al Castillo del Parque Rodó, que hoy luce a nuevo. Foto: El País
Nunca se había hecho una reforma estructural ni mantenimiento al Castillo del Parque Rodó, que hoy luce a nuevo. Foto: El País

La obra del castillo se adhiere a un plan de modernización de la luminaria del Parque Rodó realizado en julio de 2018, donde las viejas columnas de hierro fueron sustituidas por focos con tecnología LED y gestión inteligente para mejorar la eficiencia energética.

El proyecto incluyó la colocación de códigos QR en obras y monumentos de la zona para que los usuarios pudieran acceder a la información pertinente desde sus celulares.

La caminería que rodea el Castillo también se mejoró, y quedará pronta en abril, así que el paisaje completo se verá embellecido para esta reapertura.

La inversión para dejar como nuevo el Castillo del Parque Rodó fue de 13 millones de pesos y según Enríquez, "el trabajo a escala es casi como lo que se hizo en el Teatro Solís porque se cambió todo".

"Si miramos el vaso medio vacío nos detenemos en cuánto tiempo llevó poner a nuevo este lugar: pasaron seis años y el barrio lo extrañaba. Pero si ves fotos de cómo estaba antes del cierre decís: era necesario, porque nunca se habían hecho trabajos estructurales importantes, ni de mantenimiento. Lo positivo es que se recuperó, volvemos a tenerlo y mantiene un perfil infantil - adolescente".

Variedad.

La Biblioteca público- infantil seguirá llamándose María Stagnero de Munar pero cambiará por completo su acervo. Los libros en mal estado desaparecieron, y hubo otros que se repartieron entre distintas instituciones municipales para arrancar una colección desde cero.

En diciembre aprovecharon la feria de la construcción para hacer tres jornadas con actividades varias. Foto: El País
En diciembre aprovecharon la feria de la construcción para hacer tres jornadas con actividades varias. Foto: El País

Habrá un rincón dedicado a autores nacionales, otro de literatura nórdica, y una bebeteca.

El espacio Ziraldo compuesto por los 100 libros infaltables en toda biblioteca infantil es la vedette de la nueva era de la María Stagnero de Munar. Los títulos fueron recomendados por el autor, pintor y periodista brasileño Alves Pinto Ziraldo que realizó esta tarea de forma solidaria junto al departamento de Cultura de la Intendencia.

El horario será más extenso que el de otras bibliotecas públicas: abrirá de lunes a viernes de 9:00 a 18:00, y los sábados entre las 11:00 y las 20:00. Contará con sistema de préstamo de libros. También contará con un espacio de cafetería ubicado en medio del patio con biblioteca para adultos, y se dictarán talleres literarios para todas las edades. Los fines de semana habrá espectáculos de títeres en el patio.

El castillo cobijará a los obreros del títere
Las obras para reconstruir el Castillo del Parque Rodó tardaron seis años y los vecinos están ansiosos por su reinaguruación. Foto: Leonardo Mainé

La Asociación de Titiriteros del Uruguay quedó a la deriva cuando el Castillo del Parque Rodó bajó la persiana seis años atrás. Esta entidad formada a fines de los ochenta firmó un convenio con la Intendencia de Montevideo en 2005 para hacer espectáculos en el Castillo los domingos, y funciones a la gorra en el parque. Además, consiguieron nombrar una sala Cholo Laureiro en honor al director del área de títeres del Teatro El Galpón, y el plan es que vuelvan a tener su lugar en el Castillo para mostrar su arte y hacer sus reuniones.

La Asociación de Titiriteros tiene 36 miembros y en noviembre pasado se buscó la vuelta para la participación a través de la creación de comisiones, entre las que figuraba Castillito, con miras a retomar este sitio.

"La idea es volverlo propio y darle vida a través de funciones, talleres y exposiciones", comenta Raquel Ditchekenian, fundadora de la Asociación de Titiriteros del Uruguay.

En diciembre de 2018 participaron con espectáculos durante las tres jornadas organizadas para "entrar en clima" previo a la reapertura.

Este retorno es muy significativo para el colectivo debido al lazo que tenía con el Castillo, la chance de crear una programación regular y anual, y de cara a convocar en un lugar fijo y centralizado. "La Asociación abarca titiriteros de todo el país, así que es buenísimo tener un espacio donde reunirnos e intercambiar a través de distintas actividades", según Ditchekenian.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados