Dos empresas emblemáticas golpeadas

Fleischmann deja de producir y Caputto debió pedir concurso

La citrícola genera cientos de empleos directos e indirectos pero las deudas la agobian.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

La noticia tomó por sorpresa a los trabajadores, al gobierno, a la Cámara de la Alimentación e incluso al presidente de la Cámara de Industrias, Gabriel Murara, que estaba fuera del país. La multinacional británica AB Mauri, que en la década de los años 90 compró la reconocida marca Fleischmann, había decidido terminar su operativa industrial en Uruguay. La decisión implica 29 despidos. “Otra industria más que cierra….”, tuiteó el expresidente de la Cámara de Industrias, Washington Corallo. Ayer, por otro lado se supo que la empresa Citrícola Salteña (Caputto), una fuente de trabajo fundamental para el empleo en Salto, pidió concurso.

El sindicato de Fleischmann y la empresa ya están convocados a una reunión el próximo lunes por la mañana en el Ministerio de Trabajo. El director de Trabajo, Jorge Mesa, dijo a El País que “hay cosas que no sabemos y queremos conocer, como los motivos de la decisión, qué tanta firmeza tiene además de ver si hay posibilidad de modificar los plazos”. En esta semana gestiones del sindicato y del gobierno permitieron que la multinacional Colgate accediera a postergar hasta fines de marzo su decisión de dejar de fabricar en Uruguay. Mesa dijo que la decisión de Fleischmann tomó por total sorpresa al gobierno. El funcionario señaló que no hay certeza de que la empresa vaya a concurrir a la convocatoria. Opinó que si bien la decisión de la empresa no es objetable legalmente, lo deseable es que este tipo de decisiones se comuniquen “en tiempo y forma”. A algunos trabajadores ya les fue depositado su despido, aseguró Mesa.

El diputado blanco Rodrigo Goñi anunció que junto al diputado Amin Niffouri convocará al ministro de Industria, Guillermo Moncecchi para analizar la situación de las empresas Colgate y Fleischmann. “La situación no da para más y resulta impostergable adoptar medidas para evitar nuevos cierres y la destrucción de puestos de trabajo”, escribió en Twitter.

Multinacional. 

Los trabajadores ocuparon la planta de camino Carlos A. López y Coronel Raíz. El grupo británico propietario está presente en 50 países y tiene 30.000 trabajadores. En el año fiscal terminado en setiembre de 2018 había tenido una ganancia operativa de US$ 1.076 millones.

Luis Ferraz, secretario general de la Organización Nacional de Obreros del Dulce y Ramas Afines (Onodra), dijo a El País que “la planta no cerró sino que los trabajadores trancaron para que no se llevaran las maquinarias y que no desmantelen la producción”. Ferraz había informado a la página del Pit-Cnt que la empresa señaló que “se irán de aquí” ya que les resulta “mucho más rentable importar la levadura”,

Fuentes industriales dijeron a El País que en su primera planta de Juan José de Amézaga y Juan Paullier, Fleischmann llegó a emplear alrededor 140 trabajadores pero luego comenzó a reducir su línea de productos. En la Cámara de Industrias se hace la lectura que lo ocurrido con Colgate y Fleischmann y antes con Sherwin Williams es evidencia de que en Uruguay es caro producir y que las empresas optan por otros destinos. “Ahora el mundo es redondito, más grande y abierto”, dijo la fuente industrial. Pero Mesa entiende que no se puede, en esta etapa, establecer una causa común para los cierres.

Fleischmann estaba presente como marca en Uruguay desde 1956 y luego cambió de propietario varias veces.

Sacudón en Salto.

Otra empresa emblemática está en problemas. Citrícola Salteña (Caputto) una firma con 74 años de historia que genera mucho empleo en la ciudad de Salto y sus alrededores, informó ayer a la Bolsa de Valores que solicitó concurso de acreedores (ver comunicado en la página 8). En el comunicado recuerda que exporta más del 35% de los cítricos que vende Uruguay al exterior y que tiene como mercados Europa del Este, Estados Unidos, Medio Oriente y el sudeste asiático.

“Desde el año 2012 hemos afrontado hechos adversos que deterioraron progresivamente nuestra capacidad financiera: la derogación del sistema de preferencias arancelarias por la Unión Europea, la pérdida de competitividad por atraso cambiario, el aumento de los costos laborales sobre la inflación, el aumento de tarifas públicas y eventos climáticos extraordinarios como los acontecidos en los años 2012, 2016 y 2018. A esto debe sumarse la incomprensión del aparato sindical frente a estas circunstancias”, dice el comunicado. “La acumulación de estos hechos adversos nos condujo a una situación de creciente dificultad para hacer frente a nuestras obligaciones y a la necesidad de acudir a una solución concursal, como forma de reestructurar nuestra situación financiera”, agrega.

Una vez aprobado el pedido de concurso deberá convocarse a una junta de acreedores en un plazo de 180 días.

En la planta de packaging de Caputto en la ciudad de Salto y en la fábrica de jugos contigua trabajan alrededor de 500 personas. A partir de abril, cuando comienza la cosecha de las distintas variedades de naranjas y limones que produce Caputto, trabajan unas 4.000 personas en la recolección. A las que se debe sumar conductores de tractores, encargados del riego, serenos, etcétera.

Citrícola Salteña adeuda aguinaldos y quincenas a los trabajadores zafrales.

El integrante del sindicato único de trabajadores de Citrícola Salteña, Marcelo Di Paola, dijo a El País que oficialmente el gremio no ha recibido la comunicación de la decisión de la empresa, aunque sí confirmó que está pactada una reunión con la patronal para el próximo lunes en hora y lugar a determinar. “Seguramente estaban esperando eso para recibirnos. Yo mantuve contactos en las últimas horas con representantes de la firma por el tema de si se haría efectiva alguna entrega de dinero a los trabajadores, pero la situación es la misma, no hay dinero”, dijo Di Paola. El sindicato bloqueó hace días el acceso sur a Salto y evalúa medidas similares para los próximos días.

Revertir los despidos

El Ministerio de Trabajo pidió ayer a la empresa distribuidora de supergás Megal que deje en suspenso los despidos que anunció y que envíe a los trabajadores afectados al seguro de paro rotativo. A partir del lunes comenzará a trabajar una mesa de diálogo tripartita para buscar soluciones. Ayer algunos trabajadores que quieren reintegrarse al trabajo se concentraron en la planta de la empresa y pidieron el levantamiento de las medidas de paro. Megal denuncia que el sindicato de Ancap decidió no entregarle materia prima y que los gremios de Acodike y Riogas impiden que se realice el “clearging de garrafas”, lo que acorrala a la empresa.

Las deudas con los bancos presionan a Caputto
Acreedores ven “muy comprometida” su capacidad de pago
Sigue el conflicto con los trabajadores por el atraso en pago de la última quincena. Foto: Caputto

Al cierre de 2018, Citrícola Salteña S.A. tenía deudas con seis bancos (en pesos y dólares) por un total de US$ 10,1 millones, según los datos de la Central de Riesgos del Banco Central. De ese monto, US$ 6,8 millones estaban al día, US$ 1,2 millones estaban vencidos y US$ 2,1 millones habían sido pasados a pérdidas por los bancos (por el atraso en el pago). Caputto también le debe US$ 4 millones a acreedores comerciales.

La mayor parte de la deuda bancaria es con el Banco República, con el que Caputto tenía créditos por US$ 6,8 millones. El banco ya pasó a pérdida US$ 2 millones. Posteriormente, el pasado 7 de enero, Citrícola Salteña suscribió un convenio de refinanciación con el BROU para extender los plazos de pago.

Al banco estatal lo sigue el Banque Heritage con el que tenía deuda vencida por US$ 1 millón. El resto del endeudamiento (por montos pequeños) se reparte entre otros bancos como el Itaú, el Scotiabank y el BBVA. Todas las instituciones tenían calificada a la empresa como deudor categoría 4 que significa “con capacidad de pago muy comprometida” y “comprende a los deudores con problemas importantes en su capacidad de pago, evidenciados en atrasos mayores a 120 días en la presentación de la información a la institución o de hasta 180 días en los pagos.

Dificultades para el empleo

Cuarto año con menos trabajo

Por cuarto año consecutivo, en 2018 se perdieron puestos de trabajo y las tasas de empleo y desempleo alcanzaron los peores niveles desde 2007. En una economía con bajo crecimiento en los últimos años, con automatización de puestos de trabajo y subas reales del salario (una vez descontada la inflación), la variable de ajuste parece haber sido el empleo. En el promedio de 2018 se destruyeron 9.169 puestos de trabajo. Esta semana el precandidato blanco Jorge Larrañaga estuvo en el Pit-Cnt para analizar el tema.

Una etapa mala para la industria

El presidente de la Cámara de Industrias, Gabriel Murara, considera que los últimos han sido años muy malos para la industria. “El problema es que hace años no pensamos a largo plazo y así se nos fue el corto, seguimos perdiendo producción y empleo capacitado, el caro costo país afecta la producción, el turismo y los servicios, así no vamos bien”, escribió en Twitter. El núcleo duro de la industria manufacturera viene retrocediendo tanto en producción como en empleo, consideró el empresario.

La citrícola sufrió por el clima

Citrícola Salteña emitió en 2016 Obligaciones Negociables a 10 años de plazo por US$ 11 millones. La calificadora de riesgo crediticio CARE le había mantenido en noviembre la nota de BB-(uy) y señaló en un comunicado que “un mal año en lo productivo como consecuencia de la sequía del verano 2018 vuelve a complicar los flujos, erosionando el capital de trabajo y dificultando cumplir los compromisos con los acreedores, requiriéndose de nuevas refinanciaciones”. El año pasado exportó por algo más de US$ 20 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)