PUERTO DE MONTEVIDEO

Conflicto en el puerto: TCP informó al MTSS y al sindicato que no firmará el convenio

La empresa afirma que el Supra quiso hacer cambios en el preacuerdo; los trabajadores rechazan esa afirmación y este martes se reúnen en asamblea.

Terminal Cuenca del Plata en el Puerto de Montevideo. Foto: Katoen Natie
Terminal Cuenca del Plata en el Puerto de Montevideo. Foto: Katoen Natie

La empresa Katoen Natie, propietaria de Terminal Cuenca del Plata (TCP), comunicó este lunes al Sindicato Único Portuario y Ramas Afines (Supra) y al Ministerio de Trabajo su decisión de “no ratificar la propuesta de convenio colectivo de 12 de octubre de 2021”.

En una carta presentada al Ministerio, a la que accedió El País, la empresa afirma que “el motivo fue que el Supra pretendió incluir un cambio en el contenido del convenio colectivo que se había acordado y que excedía el compromiso asumido por TCP”.

“Teniendo en cuenta cómo ocurrieron los hechos relatados y que a la fecha el Supra no manifestó su interés en firmar el convenio colectivo, la Gerencia General de TCP no tuvo otra opción que, la de no ratificar la propuesta de convenio colectivo de 12 de octubre de 2021. Esto fue comunicado personalmente a los delegados del SUPRA en una reunión bipartita realizada a las 12 horas del día de la fecha en las oficinas de la empresa”, agrega.

Por su parte, Álvaro Reinaldo, secretario general del Supra, aseguró a El País que la empresa no quiso firmar lo que se había preacordado respecto a los jornales asegurados y que es inexacto lo que se afirma sobre la intención del sindicato de realizar cambios al documento.

“Nos citaron a una reunión para este mediodía y nos comunicaron que no van a firmar. Nosotros queríamos salvar el 99% restante del acuerdo, pero la empresa jugó esa carta”, dijo Reinaldo e informó que este martes el sindicato se reunirá en asamblea y resolverá los pasos a seguir.

Fuentes del gobierno informaron a El País que se están haciendo intensas gestiones para intentar destrabar este conflicto y que se retome lo que se había negociado.

El punto de discordia, que trancó primero las negociaciones y luego la firma del preacuerdo, fueron los jornales asegurados. Sin embargo, el convenio abarca muchos otros temas del vínculo entre empresa y trabajadores y, como había destacado el ministro de Trabajo, Pablo Mieres, regiría por cuatro años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error