PEQUEÑAS OBRAS

Para pintar una pared o cambiar los pisos hay que notificar al Banco de Previsión Social

El Banco de Previsión Social exige que se registren las obras de cualquier magnitud que se realicen en las viviendas, ya sea si se contratan trabajadores para efectuarlas o si se hace con mano propia.

Persona pintando pintor pitar pared. Foto: PxHere
Foto: PxHere

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

No solo las grandes obras como construir una habitación deben ser inscriptas ante el Banco de Previsión Social (BPS), la obligación de registrarlas ante ese organismo también rige para las llamadas "obras de mantenimiento" o "pequeñas obras", entre ellas cambiar los pisos del comedor, construir un parrillero, remodelar el baño e incluso pintar las paredes de un cuarto. No hacerlo conlleva multas y recargos para el dueño del inmueble. 

Registrar

En caso de que el titular quiera encargarse de la obra en vez de contratar a una empresa para que haga la tarea debe realizar por sí mismo el registro ante el BPS. Para esto existen dos vías. 

La primera es hacerlo de forma presencial y para esto el titular del padrón debe reservar día y hora a través del servicio de Agenda Web. Luego deberá presentarse en la sección Registro de Contribuyentes y Empresas (ubicada en Sarandí 570, planta baja). 

En el interior del país el registro se puede hacer en las dependencias habilitadas con "ventanilla única" según corresponda al domicilio constituido o en las dependencias de DGI y BPS. En la Agenda Web se pueden verificar los lugares que exigen reserva previa.

La segunda es mediante una nueva modalidad fuertemente impulsada por el ente. Se trata de un servicio de inscripción en línea que permite la realización de distintos trámites. Para utilizarlo primero se debe solicitar el "usuario personal BPS" que se puede pedir en RedPagos, Abitab o de forma personal en el organismo. El trámite no tiene costo y es necesario presentar la cédula de identidad. 

Para registrar la obra a través de la inscripción en línea se debe otorgar información sobre la tarea que se realizará, como los metros cuadrados que se van a construir o pintar, el área que se va a refaccionar y algunos datos del padrón, como la ubicación, la titularidad del padrón y cuántos jornales va a llevar. 

El objetivo de realizar el registro es inscribir a los trabajadores que van a hacer la tarea. Cada obra emplea trabajadores y a ellos, según lo que se les paga, hay que declararlos y pagar por sus jornales. 

Autoconstrucción. 

Una persona puede decidir realizar la obra por sí mismo o con ayuda de un familiar al que no se le va a pagar por su trabajo. En este caso, si bien la obra también debe notificarse al ente, no tendrá que realizar aportes por la tarea ya que no se contratarán empleados para llevarla a cabo. El riesgo de no hacerlo son las multas posteriores en caso de fiscalización o de una venta de la propiedad. 

El BPS indica que podrán incluirse familiares directos con parentesco hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad (padres, abuelos, hijos, hermanos, cuñados, suegros). 

En este caso primero debe realizar un trámite que indique quiénes serán las personas encargadas del trabajo y cuáles serán las tareas de las que se encargarán. 

Esta notificación también se puede hacer tanto de forma personal como a través de la web con una nota ingresada en la sección "Mesa de entrada ATyR". Se debe indicar la cédula de identidad de cada uno de los participantes en el trabajo y los títulos, escolaridades o recibos de sueldo anteriores que acrediten que la persona es idónea para la tarea a realizar.

A partir de estos datos el BPS se encarga de verificar si la o las personas están o no capacitadas para la tarea. Puede suceder, por ejemplo, que la obra sea pintar las paredes de un cuarto: en este caso no conlleva aportes ni se requiere personal calificado. Por otra parte el titular puede indicar, por ejemplo, que la obra implica cambios en el área eléctrica: en este caso el ente podrá certificar que no está calificada para hacerlo si la documentación presentada no avala su capacidad para realizarla.

En este último escenario la persona no queda impedida de realizar la obra notificada pero en caso de que se haga el BPS podrá comprobar que la persona no estaba calificada para realizar la tarea. 

Inspecciones y multas. 

El BPS tiene varias vías para inspeccionar las obras que se realizan en los domicilios. Una es a través de lo que llaman "rastrillos" y consiste en que personal del ente salga por diferentes zonas a inspeccionar. En caso de encontrar personas trabajando, verifican si esa obra está inscripta o no al igual que los trabajadores que la realizan. 

Por otra parte pueden recibir denuncias acerca de obras no registradas. En este caso la persona que realiza la denuncia debe hacerlo por escrito y tiene que llevar la firma de quien la efectúa -es decir que no es posible hacerla de manera anónima-. 

Sin embargo el momento de mayor fiscalización es cuando una persona quiere vender su inmueble, ya que se necesita un certificado del BPS exigido por el escribano de la parte compradora. 

Al momento de solicitar el certificado, personal del BPS va al lugar, verifica si hay obras o no realizadas en el padrón y si fueron registradas en tiempo y forma. En caso de que el certificado indique que no hay obras en el lugar se envía a un tasador que afirme que efectivamente no se realizó ningún cambio. Por otra parte, si el titular indica que se hizo una obra pero hace, por ejemplo, diez años, se manda a un arquitecto que ratifique que no se realizaron más obras después

Pero entonces, ¿qué pasa si lo que aparece registrado no coincide con lo que encuentra el tasador o el arquitecto? En ese caso el BPS inscribirá la obra de de oficio y se cobrará al titular la suma de lo que hubiera correspondido pagar por el trabajo dependiendo de la tarea realizada, la cantidad de personas que deberían haber participado y la cantidad de jornales que hubiera tomado. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)