CAMPAÑA DE VACUNACIÓN

Refuerzo contra el COVID-19: prioridad para mayores y personal de CTI

La comisión que asesora en vacunas discutirá mañana cuáles serán las poblaciones a priorizar en una siguiente etapa, siempre y cuando haya vacunas disponibles.

Enfermera prepara una dosis de una vacuna contra el coronavirus. Foto: Leonardo Mainé
Enfermera prepara una dosis de una vacuna contra el coronavirus. Foto: Leonardo Mainé

Más de medio millón de uruguayos han sido vacunados con la dosis de refuerzo contra el nuevo coronavirus. Otro medio millón ya se agendó y está a la espera de su turno. Mientras avanza con prisa esa campaña de vacunación, la comisión que asesora en vacunas discutirá mañana cuáles serán las poblaciones a priorizar en una siguiente etapa, siempre y cuando haya vacunas disponibles.

Como anunció el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, es un hecho que las personas que recibieron su primer esquema con Pfizer serán los siguientes en la lista para los refuerzos. Desde Torre Ejecutiva plantean esperar ocho meses previo a los refuerzos. Pero médicos y científicos consideran necesario, además, establecer criterios de prioridad.

Sin importar el tipo de vacuna, las personas con el sistema inmune deprimido eran las primeras a las que debía administrárseles las dosis de refuerzo. La siguiente prioridad fue la población vacunada con Sinovac. Eso obedeció a que las pruebas serológicas demostraban una caída más rápida de anticuerpos de esta plataforma frente a AstraZeneca y Pfizer.

Según tres de los integrantes de la comisión de vacunas, ahora sería deseable priorizar a los adultos mayores, los residenciales y el personal de salud más expuesto (sobre todo en las unidades de cuidados intensivos). Porque si bien buena parte de la población vacunada con Pfizer entra en esas categorías, hay otros que, a priori, no serían tan prioritarios: los adolescentes (cuya mortalidad y severidad de infecciones graves son pocas), los adultos jóvenes vacunados con remanentes, o en los programas de “pueblo a pueblo” y “barrio a barrio”, así como el personal de salud de baja exposición.

En América son cinco los países que han empezado o aceptado las dosis de refuerzo: a Uruguay se le suma Chile, República Dominicana, Canadá y Estados Unidos. A su vez, Israel, China, Hungría, Francia, Rusia y Emiratos Árabes están en una misma situación. En breve se sumarían Alemania y Austria según los reportes de prensa.

En casi todos los países europeos y de Norteamérica, las plataformas base son con ARN mensajero (Pfizer o Moderna). Estos optaron por priorizar las dosis de refuerzo a los inmunosuprimidos y luego a los adultos más mayores. En Israel, uno de los que lleva más dosis administradas, esos refuerzos ya se extendieron a los adultos jóvenes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados