INVESTIGACIÓN

Ranking: estos son los tapabocas más y menos efectivos contra el coronavirus, según estudio

Un estudio de la Universidad de Duke diseñó una técnica para medir la eficacia de estas mascarillas para filtrar las gotículas expulsadas por las personas durante el habla, el estornudo y la tos.

mascara barbijo tapaboca tapabocas coronavirus prevencion
Tapabocas. Foto: Archivo

El uso de los tapabocas en el mundo cambió la estética de las sociedades al punto de que no llevarlo configura no solo una violación a una norma, sino la exposición a un riesgo de contagio de coronavirus en el que está de por medio la vida.

Y aunque nadie discute su utilidad hoy en día aún existen dudas sobre cuáles son los materiales, diseños y características específicas que deben cumplir estos accesorios para proteger verdaderamente del coronavirus.

Un estudio de la Universidad de Duke publicado en la revista "Science Advance" diseñó una técnica de bajo costo para medir la eficacia de estas mascarillas para filtrar las gotículas expulsadas por las personas durante el habla, el estornudo y la tos.

En su trabajo, los investigadores encabezados por Martín Fisher utilizaron una caja negra a través de la cual pasaban un rayo láser para formar un delgado haz de luz, mientras que por un orificio una persona con diversos tipos de tapabocas hablaba y en el otro extremo una cámara de teléfono celular registraba la dispersión que tenía la luz por efecto de las gotas expulsadas.

Los investigadores probaron 14 de los tapabocas más comunes, entre los cuales se encontraban desde los N95 (recomendados para personal sanitario altamente expuesto frente al COVID-19), los quirúrgicos convencionales, los caseros de tela (algodón), hasta los pañuelos, bufandas y bandanas, que ganaron espacio en este segmento.

Efectividad de tapabocas. Foto: GDA/El TIEMPO
Efectividad de tapabocas. Foto: GDA/El TIEMPO

Para realizar la prueba primero se analizó la dispersión de la luz sin el uso de tapabocas y después el mismo voluntario hizo el ejercicio 10 veces con cada mascarilla para sacar datos concluyentes.

Durante el habla se comprobó que las gotas emitidas pueden lograr tamaños superiores a las 5 micras. Esto se midió a diferente intensidad de la voz. Sin embargo, los científicos dejaron claro que para medir la eficiencia durante la respiración regular se necesitan más estudios.

Para cada prueba la cámara registraba la dispersión de la luz antes de hablar, durante el habla 10 segundos y después de la eliminación de las gotas 20 segundos, utilizando siempre la misma frase que se repetía cinco veces: "Manténgase saludable", pronunciada fuertemente por un hombre, pero sin gritar.

Con los resultados se definió un algoritmo que sacó conclusiones. Y así se comprobó que los más eficaces para contener las gotas "fueron los N95 bien ajustados, las mascarillas quirúrgicas de tres capas y los de algodón que muchas personas han hecho en casa".

Y en el otro extremo, los que menos funcionaron fueron los famosos cuellos que usan muchos ciclistas y deportistas, en razón a que por sus materiales dividen las gotas más grandes en partículas muy pequeñas que fácilmente quedan suspendidas en el aire.

Llama la atención para los investigadores que algunos elementos como las bandanas y los cuellos incluso excedieron la cantidad de partículas que quedaron en el aire sin el uso de tapabocas.

Y aunque el estudio intentaba determinar una forma para medir la efectividad de las mascarillas, con este primer avance se dejó una muestra sobre la cual se pueden realizar más investigaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados