Reunión en Montevideo

Uruguay y México evitan poner requisitos al diálogo venezolano

La postura de la UE para la reunión de hoy es otra; pide la liberación de presos políticos.

El canciller Rodolfo Nin Novoa y su colega mexicano Marcelo Ebrard. Foto: F. Flores
El canciller Rodolfo Nin Novoa y su colega mexicano Marcelo Ebrard. Foto: Francisco Flores

Horas antes de la reunión de hoy en Montevideo entre países europeos y latinoamericanos que buscarán posibles fórmulas para un diálogo que permita superar la larga y aguda crisis en Venezuela, Uruguay, México y los países del Caricom (Comunidad del Caribe) se adelantaron y delinearon lo que llaman el “mecanismo de Montevideo” que “se pone a disposición de los actores venezolanos como una alternativa pacífica y democrática” y que propone “un diálogo inmediato”.

El planteo es bien diferente al de los países europeos que llegan a Uruguay con la idea de que el camino a la superación de la crisis venezolana debe pasar por la liberación de presos políticos y por la renovación del Consejo Nacional Electoral, entre otras condiciones.

El canciller Rodolfo Nin Novoa lo dijo con claridad en la conferencia de prensa que dio con su colega mexicano Marcelo Ebrard. “Cuanto más condiciones se pongan para el diálogo, más difícil es conseguir un resultado favorable, si nosotros decimos que tiene que haber elecciones en tal momento, que tiene que cambiarse la Corte Electoral, que tiene que haber liberación de los presos políticos, estamos imponiendo condiciones. Lo que tiene que acordarse entre las partes son cuáles son las condiciones, son ellos lo que tienen que acordar. Nosotros vamos al diálogo sin condiciones: júntense, hablen, acuerden, arreglen”, dijo Nin.

respuesta venezolana

Niegan que haya crisis humanitaria

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, yerno del fallecido expresidente Hugo Chávez, dijo que Venezuela acepta el diálogo que propusieron ayer en Montevideo los gobiernos de Uruguay, México y de los países del Caricom. Arreaza negó también que en Venezuela haya una crisis humanitaria y aseguró que las cifras de la emigración desde su país se “inflan”. Arreaza también negó, en declaraciones a Telenoche, que el gobierno de su país haya querido enviar fondos a Uruguay en los últimos días y pidió “seriedad” a los medios de comunicación al informan sobre la situación venezolana. Reconoció, sí, que hay hiperinflación y que su país necesita créditos para realizar importaciones pero aseguró que ha mejorado el suministro de medicamentos. Ayer el gobierno venezolano bloqueó el puente denominado “Tienditas” en la frontera con Colombia, por donde iba a ingresar ayuda humanitaria a través de la ciudad de Cúcuta. Se calcula que Colombia ha recibido a 1,1 millones de venezolanos y que ingresan a su territorio unos 3.000 por día

La propuesta hecha por los países mencionados ayer en Montevideo, que busca destrabar la situación venezolana, no incluye ningún tipo de plazo para su implementación. Ni plantea que haya que convocar a elecciones en Venezuela. La Unión Europea, en cambio, cuando estableció los “términos de referencia” para la creación del Grupo Internacional de Contacto que se reúne hoy en Montevideo, señaló que debía tener 90 días para actuar y que si tras ese plazo no había avances, se disolvería. Los europeos también han planteado que se debe reconocer y respetar al rol constitucional de la Asamblea Nacional (el parlamento unicameral de Venezuela) y facilitar la llegada de la asistencia externa para atender las necesidades de la población. También plantean desproscribir a líderes políticos y dar garantías para elecciones limpias.

Ebrard señaló que “entiendo que hay diferentes opiniones en la Unión Europea, (...) se los invita a participar y si ellos (europeos) prefieren seguir otro proceso también están en su libertad, aquí no importa otra cosa más que lograr una comunicación, buscamos un diálogo inmediato”.

El “mecanismo” establece que en una segunda fase se realizaría una presentación de los resultados de la fase de diálogo “buscando puntos en común y áreas de oportunidad para la flexibilización de posiciones e identificación de acuerdos potenciales”.

En una tercera etapa deberían suscribirse acuerdos y en una cuarta fase deberían materializarse los compromisos asumidos “con el acompañamiento internacional”.

“Los suscriptores de esta declaración coincidimos en que el grado de complejidad de las circunstancias no es razón para desestimar las vías diplomáticas”, dice el documento que enfatiza que el diálogo “es el único camino”.

En caso de que las partes enfrentadas se comuniquen se invitará a Rebeca Grynspan, exvicepresidenta de Costa Rica, el excanciller Enrique Iglesias y el excanciller mexicano, Bernardo Sepúlveda, además de un representante del Caricom (la comunidad de países del Caribe), para que acompañen la implementación del mecanismo.

A la salida de la reunión, el primer ministro de Sant Kitts and Nevis y presidente del Caricom, Timothy Harris dijo a El País que los países vecinos de Venezuela son los que “tienen más para perder” y que quieren una solución “lo más rápida posible” porque la crisis en curso afecta su seguridad y el turismo que reciben y genera un flujo migratorio a sus territorios difícil de manejar.

“Este es un esfuerzo de países, preocupados por la escalada, para tratar de resolver la situación. Las partes tienen que venir a la mesa” (de negociación), consideró Harris. “La estabilidad venezolana es críticamente importante”, agregó.

Señales europeas.

El documento elaborado por Uruguay, México y el Caricom es mucho menos específico que los “términos de referencia” que había elaborado la Unión Europea que incluían varias fases, entre ellas la liberación de presos políticos, la renovación de las autoridades del Consejo Nacional Electoral y la eliminación de todos los obstáculos para que los partidos políticos participen en elecciones en igualdad de condiciones. La delegación está encabezada por la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mo-gherini, pero varios países importantes no enviarán a sus cancilleres. Ellos son Francia, el Reino Unido, Holanda y Alemania, informó El Observador.

Rechaza injerencia “destructiva”

Rusia no viene ya que no fue invitada

Rusia, que reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, “no fue invitada a la reunión en Montevideo”, dijo a El País, Vasilisa Fofanova, portavoz de la embajada de Rusia en Uruguay. Ya en los días previos, mientras se debatía su posible presencia en la conferencia internacional, la Cancillería rusa dudaba de presentarse porque “las posiciones están cambiando constantemente”, señaló la funcionaria.

Con respecto a las iniciativas de crear “mecanismos de contacto” para fomentar el diálogo político en Venezuela lanzadas por varias partes (Uruguay, México y la Unión Europea), “Rusia aboga por el respeto de la soberanía de Venezuela y la búsqueda de vías pacíficas para resolver las discrepancias internas por los propios venezolanos, respetando la Constitución y la legislación vigentes de Venezuela. Es inaceptable una injerencia externa destructiva”.

En este sentido, la posición rusa es que “la iniciativa de facilitar el diálogo entre el gobierno legítimo de Maduro y los líderes de las fuerzas opositoras debe provenir de la región latinoamericana”. “La puerta para sumarse a los buenos oficios de mediación debe estar abierta para todos los que aspiran a hacer su aporte constructivo a la facilitación del mencionado diálogo inclusivo. Rusia está dispuesta a cooperar en el mismo con todos los estados que compartan dichos objetivos”.

Sin embargo, esta posición, aclaró la portavoz, “no podrá ser trasmitida en la reunión de hoy porque Rusia no fue invitada”.

Nin: conversación con una exdiplomática “no fue así”
Canciller negó que contacto con Echarte fuera “subido de tono”
Rodolfo Nin Novoa. Foto: Francisco Flores

El canciller Rodolfo Nin Novoa señaló ayer a El País que la comunicación telefónica “subida de tono” con la exdiplomática Marta Echarte “no fue así”.

El ministro fue consultado ayer antes de mantener una reunión con expertos suizos especializados en mediaciones internacionales y negó esa situación.

Según informó ayer El Observador y confirmó El País, el canciller se disgustó por la nota divulgada este lunes por un grupo de 21 diplomáticos de carrera retirados, en la que se cuestionó la posición neutral de Uruguay frente a la situación de Venezuela. Echarte señaló al matutino que mantuvo una comunicación telefónica con Nin Novoa que fue “tensa” y “subida de tono”.

Fuentes del grupo de funcionarios retirados consideraron que la llamada a Echarte fue “una reacción personal inadecuada” y de “intolerancia” frente a una nota “sobria” en la que se ejerce “el derecho de libertad de expresión”.

El comunicado señalaba que la política exterior uruguaya buscó siempre defender la libertad y la convivencia pero que el gobierno actual “hace largo tiempo, no reafirma el mandato de dicha tradición, proponiendo iniciativas o votando resoluciones que lesionan el prestigio internacional, y se apartan del sentir de la mayoría de la población”. Nin no quiso decir nada más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)