HACE 22 AÑOS QUE GOBIERNAN AHÍ

Rivera, el bastión colorado que gana por tener una identificación de centroizquierda

En las últimas elecciones nacionales fueron la primera fuerza, luego mantuvieron la intendencia y en el reciente referéndum el No obtuvo una victoria de 73,55% de votos contra 25,41% del Sí.

Rivera es el único departamento gobernado por los colorados. Foto: Darwin Borrelli.
Rivera es el único departamento gobernado por los colorados. Foto: Darwin Borrelli.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Llevan 22 años en el poder. Rivera es el último bastión del Partido Colorado y todo indica que eso no cambiará, al menos a corto plazo. En las últimas elecciones nacionales fueron la primera fuerza, luego mantuvieron la intendencia y en el reciente referéndum el No obtuvo una victoria de 73,55% de votos contra 25,41% del Sí. ¿A qué se debe el éxito? Los líderes locales hablan de dos cosas: la gestión departamental -que se mantiene con altos niveles de aprobación- y la inclinación ideológica que identifican como de centroizquierda, a diferencia de lo que sucede a nivel nacional.

Tabaré Viera (ministro de Turismo) y el diputado Marne Osorio estuvieron 10 años en el sillón municipal cada uno. Richard Sander, el actual intendente, es también colorado. Todos tienen algo en común: fueron parte del mismo equipo de trabajo que llegó a la intendencia en el año 2000.

“Los votantes nuestros no son colorados, hay muchos colorados, pero hay mucha gente que termina votando a las personas. Estoy seguro que muchos de los votos del Frente Amplio nos terminaron votando a nosotros”, señaló a El País el diputado colorado y exintendente, Osorio, sobre lo sucedido en la última elección nacional donde los colorados tuvieron 21.256 votos, los blancos 20.419, Cabildo Abierto 18.948 y el Frente Amplio 15.274.

De remera, jeans y championes, en su casa céntrica ubicada en la ciudad de Rivera, Osorio se muestra convencido de que en las últimas elecciones nacionales los colorados le quitaron votos al Frente Amplio, que terminó perdiendo una banca. Esto porque, a su entender no había candidatos fuertes de izquierda, como en su momento lo fueron Tabaré Vázquez o José Mujica, y los liderazgos locales terminaron pesando más. “Nuestro voto tiene mucho del voto a la persona”, resumió.

“Ideológicamente estoy muy cerca de la centroizquierda. Fui 10 años intendente con un gobierno del Frente Amplio y trabajé muy bien con los actores del Poder Ejecutivo de aquel momento”, señaló Osorio.

El exintendente tiene claro que esta inclinación ideológica no es la que hoy tiene el Partido Colorado a nivel central. “Trata de mantenerse en el centro, pero tiene un sesgo liberal muy marcado”, subrayó sobre cómo funciona la colectividad en lo nacional.

En la esfera local, según dijo, la historia es otra. “Nuestro mensaje es de centroizquierda y la gente lo percibe así”, afirmó Osorio sobre el Partido Colorado, donde tiene una amplia mayoría la agrupación Batllistas. Esta inclinación ideológica supone, para Osorio, que en la práctica se logre una mayor “cercanía” con diferentes sectores de la sociedad.

Parte del éxito en las urnas está que no los votan solo los jóvenes, ni solo los ancianos, los de clases acomodadas o los más vulnerables, los que viven en el campo o en la ciudad. No hay un perfil estipulado del votante que apoya al Partido Colorado en Rivera, aunque el porcentaje de apoyo es menor entre los que tienen estudios terciarios, reconoció Osorio. Esto, porque “hay nichos más duros que obedecen a una lógica interna como la de la Universidad de la República”, indicó el exintendente sobre el segmento donde los colorados tienen menos respaldo popular.

Más allá de lo ideológico, la gestión juega su partido. Las obras en los accesos a la ciudad, que incluyeron una ciclovía, o la recuperación de barrios periféricos, son marcados como “logros” en la gestión por los principales referentes colorados del departamento.

El asfaltado de las calles es uno de los puntos del que Osorio está orgulloso: “Casi logré erradicar el balasto en Rivera”. Durante sus 10 años como jefe comunal se realizaron mejoras en el pavimento. Su gestión se asocia, además, a la iluminación de las diferentes zonas del departamento.

“En estos 22 años hicimos muchas más calles y caminos que los que se hicieron en la historia de Rivera”, resumió el actual ministro de Turismo, Viera, sobre su gestión y la de sus sucesores.

El otro fuerte son los servicios, por ejemplo la limpieza. Osorio arrancó en la intendencia como director de Higiene y durante su gestión se erradicaron 128 basurales endémicos y se modificó el sistema de recolección. Ahora, el desafío para Sander es competir con lo que se hizo antes y mostrar nuevas obras: por ejemplo, se anunció la extensión de la principal avenida (Sarandí) hasta la zona de La Virgencita.

Otro punto que inclinó la balanza a favor de los colorados, fue que pusieron “la casa en orden”, según señala Viera. “Cuando ingresé, la intendencia estaba prácticamente en quiebra. Se debían hasta los salarios, que no se pagaban en fecha. Los funcionarios cobraban en cuotas y por franjas y en tres años logramos un equilibrio y empezamos a aplicar un programa de transformación”, contó Viera sobre su primer período. Para él una gestión austera, que se sostiene con obras, fue la clave para que fuera el primer intendente reelecto de la historia de Rivera y que el proyecto que impulsó se mantuviera por 22 años.

Una campaña intensa por el No en la que se admitió que “no está todo bien”

“Cuando arrancamos con el tema de la LUC creo que veníamos perdiendo porque había desinterés y desinformación. Los pocos que estaban informados estaban en la otra opción”, relató el diputado colorado Marne Osorio sobre el punto de partida de la campaña para evitar la anulación de los 135 artículos de la principal ley del gobierno del presidente Luis Lacalle Pou.

El camino para ganar, dijo, fue ir a los barrios de Rivera con un mensaje de que “no está todo bien” y “estamos mal en varias cosas” -como el empleo y el nivel de ingresos- aunque “se está trabajando” para revertir esto. “Hubo cosas que no resolvieron los gobiernos anteriores y este lleva apenas dos años con una pandemia en el medio que nos trancó la agenda”, explicó Osorio sobre la marcha del gobierno de la coalición.

Para el ministro de Turismo, Tabaré Viera, se hizo una “campaña intensa” con un promedio de tres reuniones diarias y se terminó con un acto encabezado con el secretario general del Partido Colorado y expresidente Julio María Sanguinetti en una de las principales plazas de la ciudad.

“Fue una campaña tipo nacional, un poco más chica, pero de mucho trabajo, muy intensa”, señaló Viera. Además, destacó como central en el aplastante triunfo del No, la “confianza” que tiene la ciudadanía en el gobierno departamental colorado.

El actual intendente Richard Sander, que tiene un perfil bajo en los medios nacionales, hizo campaña desde su cuenta de Facebook, además dispuso el boleto gratuito para facilitar los traslados el pasado 27 de marzo.

“En mi caso votamos el No e invitamos a los vecinos del departamento a que voten la papeleta celeste, para seguir con confianza apoyando a nuestro gobierno, al gobierno del doctor Luis Lacalle”, señaló en un video publicado en sus redes sociales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados