LA DEFINICIÓN

Respaldos, frenos y malas señales, la elección en clave de semáforo

La jornada electoral arrojó luz roja a Martínez, Astori y Mieres; Lacalle, Manini y Vega recibieron luz verde, y el panorama es ambiguo para Talvi, Larrañaga y Novick.

Candidatos en Uruguay. Foto: El País
Candidatos en Uruguay. Foto: El País

El candidato del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, fue el gran ganador de la jornada electoral que consagró una segunda vuelta el 24 de noviembre entre Daniel Martínez y el postulante blanco para definir el futuro presidente de la República.

Lacalle Pou recibió anoche el apoyo del candidato del Partido Colorado, Ernesto Talvi, del líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, y de los candidatos del Partido de la Gente y el Partido Independiente, Edgardo Novick y Pablo Mieres.

La izquierda votó menos del 39%y la oposición sumada consagró claramente una mayoría en el Parlamento. “El que viene será un gobierno multicolor, encabezado por el Partido Nacional”, dijo Lacalle Pou en su mensaje después de la votación y anticipó que ya habló con los restantes líderes para comenzar a forjar un plan programático común de cara a la campaña hacia el balotaje. El Partido Nacional obtuvo el 28,3% de los sufragios.

Daniel Martínez (Frente Amplio)
Daniel Martínez. Foto: Darwin Borrelli

Finalmente, pese al impulso final que la militancia le imprimió a la campaña en la capital del país, Daniel Martínez no llegó a los 43% que la mayoría de los analistas le habían indicado como “la cifra mágica” necesaria para competir con chances certeras el 24 de noviembre. Arañando el 40%, a menos que Martínez logre pescar lo suficiente de Ernesto Talvi o -más difícil aún- de Guido Manini Ríos, el balotaje le sería desfavorable. En su discurso, Martínez intentó transmitir optimismo y enfatizó que el Frente Amplio sigue siendo la primera fuerza del país, pero lo cierto es que el oficialismo perdió -según los resultados preliminares- 7 puntos porcentuales respecto a lo conquistado por Tabaré Vázquez en la elección de 2014. Martínez enfrenta un escenario adverso y por eso resulta el principal perdedor de la jornada.

Danilo Astori (Asamblea Uruguay)
Danilo Astori. Foto: Gerardo Pérez.

Danilo Astori entrará al Senado, pero no le sobrará nada. Será con la ayuda del grupo El Abrazo, que estuvo muy lejos de llevar a Pata Kramer a la Cámara Alta, pero colabora con sus votos a que el ministro de Economía consiga su banca. Sin embargo, la votación de Astori, que al cierre de esta edición rondaba las 70.000 adhesiones, reflejó el quiebre del Frente Líber Seregni y el consiguiente revolcón de Asamblea Uruguay. Bajo el paraguas del FLS, Astori había reunido en 2014 más de 200.000 votos, ubicándose como segunda fuerza del Frente Amplio después de la preponderancia del Movimiento de Participación Popular. Ahora, Pluralismo Frenteamplista, el sublema por el que Astori conquista su banca, se ubica quinto entre los seis que se presentaron por el FA. Es un golpe duro a quien fue uno de los principales líderes de la izquierda.

Pablo Mieres (Partido Independiente)
Pablo Mieres, candidato por el Partido Independiente. Foto: Darwin Borrelli.

Pablo Mieres no logró perpetuarse en la Cámara Alta y redujo su apoyo considerablemente. Al cierre de esta edición, Mieres había reunido menos de un tercio de los votos que había conquistado en 2014, que le dieron el 3% del electorado en ese entonces. Para este período, el líder del Partido Independiente no solo cede su lugar en el Senado sino que, además, según las últimas proyecciones, resigna dos lugares en la Cámara Baja y conserva un solo diputado, que seguramente será Iván Posada. El Partido Independiente, con un 1% de las adhesiones, queda por debajo del PERI de César Vega y del Partido de la Gente de Edgardo Novick. No solo fue desplazado del cuarto lugar en el mapa de fuerzas sino que, según las cifras disponibles, pasa a ocupar el séptimo. Su suerte depende ahora del rol que le dé Lacalle.

Ernesto Talvi (Partido Colorado)
Ernesto Talvi en su gira. Foto: Faustina Bartaburu

Ni ganó ni perdió. Ernesto Talvi no festejó la votación de ayer porque su desconfianza respecto a las encuestas, que en la interna habían subestimado su poderío, hasta último momento abonó su esperanza de sorprender. Pero no. Talvi reunió la cantidad de adhesiones que le habían estimado los sondeos de opinión y emuló casi a la perfección la votación que tuvo en 2014 el anterior candidato colorado, Pedro Bordaberry: algo más del 12% del electorado, de acuerdo a las cifras preliminares. Ahora Talvi es el principal socio de Lacalle y también fue el primero en explicitarle su respaldo. Hará campaña para él, pondrá a disposición a sus equipos y ocupará el rol que el candidato blanco le pida. Talvi puede quedarse en paz porque mantuvo al Partido Colorado en su puntaje anterior, aunque sus sueños habían ido mucho más lejos.

Jorge Larrañaga (Partido Nacional)
Jorge Larrañaga. Foto: Francisco Flores

La reforma no se aprobó, y eso podría interpretarse como una luz roja para el senador Jorge Larrañaga. Sin embargo, la adhesión al plebiscito que proponía llegó a casi el 47% de las adhesiones, lo cual equivale a más de 1.120.000 personas. El propio Larrañaga, en la conferencia que dio al conocer su derrota, lucía una sonrisa que respondía a su genuina sensación de haber logrado mucho más de lo esperado. La reforma no se aprobó, es cierto, pero Larrañaga tiene ahora en la manga una carta valiosa, y es que representa el sentir de casi la mitad de los uruguayos respecto a la necesidad de endurecer las medidas en lo que a seguridad se refiere. Larrañaga recuperó su segundo lugar en el Partido Nacional, después de que Juan Sartori se lo arrebatara en las internas. De todas maneras, votó bastante menos que en 2014.

Edgardo Novick (Partido de la Gente)
Edgardo Novick. Foto: Leonardo Mainé.

Entre las nuevas fuerzas que ingresan al Parlamento estará el Partido de la Gente, que después de una larga caída en intención de voto consiguió, al menos, que Daniel Peña ingresara a la Cámara Baja. Con este resultado, el liderazgo de Edgardo Novick sobrevive porque se convierte en la cabeza de un partido que ahora tiene representación parlamentaria; sin embargo, está lejos de lo que tiempo atrás se pensó que podía alcanzar, cuando en la elección departamental de 2015 reunió más de 200.000 adhesiones dentro de la oferta del Partido de la Concertación. De acuerdo a los resultados preliminares, Novick cosechó ahora el 1%, algo más de 25.000 adhesiones. Anoche mismo ya expresó su respaldo a Lacalle para la segunda vuelta, y el candidato blanco le retribuyó al mencionarlo como parte de la coalición.

Luis Lacalle Pou (Partido Nacional)
Luis Lacalle Pou habla en entrevista con El País. Foto: Leonardo Mainé

Y el ganador de la noche es el candidato del Partido Nacional, que logró el puntaje más alto entre las distintas proyecciones de las consultoras y consiguió una bancada parlamentaria propia de peso. Y, sobre todo, Luis Lacalle Pou gana al haber recibido el respaldo inmediato de sus cuatro potenciales compañeros de coalición. Especialmente de Guido Manini Ríos, que habiendo sido el más reticente durante la campaña, ya explicitó su apoyo al que competirá en noviembre en representación de la oposición. Además, dentro del Partido Nacional, el sector Todos consigue una amplia mayoría por sobre Alianza Nacional, de Jorge Larrañaga, y Todos por el Pueblo, de Juan Sartori. De modo que el panorama de Lacalle es alentador de cara a noviembre, a menos que el pronunciamiento de Talvi y Manini no se traslade a sus votantes.

Guido Manini Ríos (Cabildo Abierto)
Conferencia de Guido Manini Ríos, candidato presidencial por el Partido Cabildo Abierto, en ciclo de Almuerzos de Trabajo de ADM. Foto: Leonardo Mainé.

El batacazo lo dio en las internas, cuando se vio por primera vez su poderío real, pero Guido Manini Ríos también se lleva luz verde en esta elección tras consolidar el apoyo de un 11% de la población, según los datos disponibles. Manini se queda con buena parte de los votos que pierde el Frente y se ubica casi a la par de Ernesto Talvi a la hora de negociar con Lacalle. Consigue entrar al Parlamento con tres bancas en el Senado y unos 11 diputados, volviéndose así un actor sumamente relevante en eventuales alianzas, más allá de la futura coalición. Manini se la jugó anoche al darle su apoyo a Lacalle y quizás hubiese sido más estratégico sentarse a plantear condiciones. Sin embargo, en diálogo con periodistas deslizó que la vehemencia de su respaldo estará sujeta a que se modifique el Código del Proceso Penal.

César Vega (Partido Ecologista)
César Vega, candidato a presidente por el Partido Ecologista Radical Intransigente. Foto: Francisco Flores

La otra fuerza que a partir de ahora tendrá representación parlamentaria es el Partido Ecologista Radical Intransigente, el PERI, del ingeniero agrónomo César Vega, que figuraba como candidato presidencial, pero apuntaba todas sus baterías a conseguir un lugar en la Cámara Baja. En la elección pasada el PERI se quedó con la ñata frente al vidrio, a pocos decimales de entrar al Parlamento. En esta oportunidad los ecologistas no solo logran la diputación de Vega sino que, además, se meten quintos en el mapa de fuerzas, por debajo de Cabildo Abierto, por encima del Partido de la Gente y del Partido Independiente. Al cierre de esta edición, el PERI reunía el 1,4% de los votos. Anoche Vega se desligó de la coalición opositora y anunció que en noviembre votará anulado, dejando a sus votantes en absoluta libertad de acción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)