EDUCACIÓN

Prohibición de tapabocas contra la LUC alentó debate sobre laicidad: esto dijo Da Silveira

La resolución del Consejo de Educación Secundaria (CES) de prohibir el uso de estos tapabocas en centros educativos despertó polémica en redes sociales y a nivel político en los últimos días.

Pablo Da SIlveira, este lunes en conferencia de prensa. Foto: Francisco Flores
Pablo Da SIlveira en conferencia de prensa. Foto: Francisco Flores - Archivo El País

El Consejo de Educación Secundaria (CES) resolvió el pasado 17 de junio que queda "terminantemente prohibido el uso de tapabocas con la leyenda #EducarNoLUCrar, en todos los liceos públicos y dependencias del país o cualquier otra expresión que violente el principio de laicidad".

La prohibición del uso de estos tapabocas, cuya iniciativa y venta fueron impulsados por la Federación Nacional de Profesores de Secundaria (Fenapes), despertó polémica en redes sociales y a nivel político en los últimos días, y tuvo un nuevo capítulo este lunes con la postura del ministro de Educación y Cultura, Pablo Da Silveira. 

Tras esta resolución, Javier Iglesias, presidente de Fenapes, declaró este lunes a El Observador que están esperando un informe jurídico de Fenapes para tomar una decisión. Mientras esa definición no suceda, le dijeron a sus asociados que no pueden recomendar su uso porque "hay una reglamentación vigente y podrían exponerse a sanciones".

Este lunes de tarde, el ministro Da Silveira opinó sobre este episodio. A través de su cuenta de Twitter aludió a este conflicto al destacar que un docente "está en situación de superioridad psicológica, funcional y simbólica respecto de sus alumnos. Por eso debe autolimitarse en lo que dice y en lo que hace. Cuando ese ejercicio de responsabilidad profesional se aplica a las ideas y opiniones, lo llamamos 'laicidad'".

Tapabocas contra la LUC. Foto: @FenapesUruguay
Tapabocas contra la LUC. Foto: @FenapesUruguay

Quien criticó la resolución del CES fue Edison Lanza, relator especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de DDHH, al señalar que "al parecer Uruguay está transitando un camino que bordea la censura", al entender que "'prohibir terminantemente' a docentes y estudiantes adolescentes expresarse sobre temas de interés público, es impedir el derecho de expresar demandas e ideas; proselitismo es otra cosa", tuiteó el viernes pasado en su cuenta de Twitter.

Al otro día, el periodista Gerardo Sotelo, director de los medios públicos, le respondió en la misma red social al señalar que el artículo 58 de la Constitución "prohíbe el proselitismo 'de cualquier especie' en la función pública. Buscar prosélitos contra un proyecto de ley, indubitablemente, es una de ellas. El (articulo) 58 busca garantizar la neutralidad del espacio público, sin la cual no hay libertad de expresión posible", indicó.

Sin embargo, el intercambio no quedó allí. Lanza le retrucó a Sotelo que "ningún principio es absoluto; menos cuando se interpreta para anular un derecho fundamental como la libre expresión del pensamiento. Estamos clausurando debate e intercambio sobre asuntos de interés público en centros educativos. Ley es expresión de democracia; no de partidismo", remarcó.

Sotelo continuó con la disputa al señalar que con esta medida "estamos clausurando el proselitismo, y eso porque hay una norma constitucional que, sabiamente, resguarda la neutralidad de lo público. Estamos consagrando los principios de la educación laica, es decir, libre, porque impide toda forma de dogmatización", afirmó.

Además, Sotelo ironizó: "Lo que no deja de sorprenderme es tu cambio de actitud. Cuando el presidente (Tabaré) Vázquez escrachó al colono, yo te hice llegar la denuncia y me dijiste que, habiendo instancias institucionales locales, tú no podías pronunciarte. Quizás esa disposición fue luego derogada y no me enteré".

En tanto, Lanza tomó el guante y dijo que se había "pronunciado" en su cuenta de Twitter cuando ocurrió el choque entre el colono Gabriel Arrieta y el expresidente el 19 de febrero de 2018 a la salida del Ministerio de Ganadería", y apuntó nuevamente al destacar: "En este caso habrás visto que cuatro otros Relatores de ONU también señalaron graves violaciones de DDHH en LUC. No soy yo quien manipula principios fundamentales...".

Casi al mismo tiempo que sucedía este cruce, quien también opinó al respecto fue el diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP) Sebastián Sabini, que citó un tweet del ministro de Trabajo, Pablo Mieres, que decía: "Tienen todo el derecho de hacerlo fuera de los centros educativos. En las aulas y valiéndose de una situación asimétrica con respecto a sus estudiantes, no corresponde y viola la laicidad". A lo cual, Sabini respondió: "Liberales defendiendo la censura", que despertó la respuesta de Sotelo, que afirmó en la misma red social: "Liberales defendiendo la libertad, es decir, enfrentando el proselitismo dogmatizador en la enseñanza. Varios siglos de lucha y, en Uruguay, al menos uno de conquistas".

Asimismo, el intercambio siguió con palabras más subidas de tono, cuando Sabini le retrucó: "¿Qué dogmatismo? No sea burro. Están expresando su opinión, cosa que los liberales de antes defendían", y Sotelo le respondió: "No se ponga agresivo sólo porque está lejos. Refute ideas con ideas".

Este lunes de tarde, el ministro Da Silveira opinó sobre este episodio. A través de su cuenta de Twitter aludió a este conflicto al destacar que un docente "está en situación de superioridad psicológica, funcional y simbólica respecto de sus alumnos. Por eso debe autolimitarse en lo que dice y en lo que hace. Cuando ese ejercicio de responsabilidad profesional se aplica a las ideas y opiniones, lo llamamos 'laicidad'".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error