ACUSACIÓN

Partido Nacional envía caso de edil de Soriano a Comisión de Ética

El dirigente fue acusado por una edila de su departamento de haberla “espiado” mientras se duchaba. Él asegura que fue “solo una broma”.

Sede del Partido Nacional. Foto: archivo El País.
Sede del Partido Nacional. Foto: archivo El País.

Las autoridades del Partido Nacional analizan la situación del edil de Soriano Israel Acuña, tras ser denunciado a la interna por haber “espiado” a una compañera mientras esta se bañaba en el marco de un congreso en Paysandú.

El presidente del directorio, Pablo Iturralde, dijo a El País que habló con los dos involucrados para escuchar ambas versiones. La edila que denunció haber sido violentada le comentó que en momentos en que se estaba duchando “vio una mano que se le metía por la ventanilla, donde se vio desnuda a sí misma”. “Yo le informé al edil involucrado que pasaríamos el caso a la Comisión de Ética, con ambas versiones, pero también le di mi opinión personal sobre el caso y que entendía que debía dar un paso al costado, presentando la renuncia”, comentó Iturralde a El País.

Además, dirigentes del grupo Aire Fresco, al que pertenece el edil, ya decidieron pedirle la renuncia al sector.

El hecho sucedió el viernes 22 durante un congreso de ediles convocado por el Partido Nacional en la ciudad de Paysandú. Los blancos organizaron esa actividad para confraternizar e intercambiar sobre la realidad política de cada departamento, así como también definir líneas de acción conjuntas.

Los concurrentes se hospedaron en cabañas y hoteles. Además de las actividades políticas, los ediles compartieron instancias de esparcimiento como almuerzos y cenas.

Fue justamente antes de una de esas instancias que ocurrió el episodio. En uno de los lugares donde se hospedaban los ediles de Soriano, Acuña habría espiado a través de una ventana a una colega y compañera de bancada mientras se duchaba, informó el portal local de noticias Agesor.

El País no logró contactar a la denunciante. Sin embargo, varias fuentes blancas al tanto del episodio, y que estaban en el congreso, dijeron que el edil grabó a la mujer con su celular mientras estaba desnuda bañándose.

Según contó la mujer a algunos compañeros, se percató del hecho e inmediatamente denunció el episodio. Acuña le entregó su teléfono para que borrara las imágenes.

Luego la edila mantuvo contacto con las autoridades blancas, quienes analizan el tema. La bancada de ediles de Soriano evalúa incluso presentar una denuncia penal por el episodio.

La versión del implicado

Israel Acuña integra el grupo Aire Fresco, la lista más votada entre los blancos dentro del sector Todos hacia Adelante. El blanco dio su versión de lo ocurrido y aseguró que está “muy tranquilo” porque solo fue “una broma” de la que “se están agarrando” para lapidarlo, dijo Acuña en conversación con El País.

“Estábamos compartiendo la actividad con los compañeros. Con ella (la denunciante) somos compañeros de lista de hace mucho tiempo, hace más de un año. Tenemos una confianza y durante este año fortalecimos la confianza”, comenzó relatando el blanco.

“Soy una persona de hacer bastante bromas, de chivear. Es mi estilo realmente. En determinado momento llegamos al cuarto y subimos a las habitaciones. La de ella estaba pegada a la mía. Yo me entro a bañar, y escucho que en la pared pegada las compañeras estaban con música y duchándose. Yo, que soy de bromear, saco la mano para afuera por la ventana y digo: ‘Foto’. Eso fue todo lo que dije. Cuando digo ‘foto’ escucho el escándalo, los gritos, me patea la puerta. Salgo, y como estaba por bañarme, salgo en calzoncillo”, continuó el edil de Soriano.

El dirigente de Aire Fresco aseguró que en ese momento se sorprendió por la reacción de su compañera. “Le dije que no podía creer. Que había sido una broma. Fui y agarré el celular que estaba enchufado y se lo di para que viera que no había fotos. Que simplemente hice una broma y le pedí disculpas, porque no pensé que se lo fuera a tomar así. No era para hacer el escándalo ese”, agregó.

Luego decidió llamarla para tratar de arreglar y conversar de lo ocurrido pero la mujer no lo atendió, según dijo. Fue allí que se comunicó con la compañera de cuarto, otra edila del Partido Nacional. “No te va a atender. Está muy alterada”, le dijo la mujer a Acuña. “Hablá con ella porque yo no puedo quedar mal, que entienda que es una broma”, le acotó el edil blanco. Su correligionaria le pidió tiempo para hablar horas después cuando pasara el episodio.

Acuña optó por no bajar a la cena, porque se sentía algo mal, y decidió quedarse en su habitación. Tenía dolor de garganta, remarcó.
Al otro día a la mañana lo llamaron tres compañeros blancos a preguntarle qué había ocurrido. “Les conté lo mismo que te estoy narrando a vos”, dijo Acuña. “Gracias a Dios he tenido varios llamados apoyándome. El que me conoce sabe que soy así. Soy un tipo súper simpático y para nada tuve mala intención”, insistió.

En la mañana del sábado, Acuña dijo que le envió un mensaje a su compañera pidiéndole disculpas. “Le puse: ‘La verdad, no pensé que lo fueras a tomar tan mal y a veces las cosas se malinterpretan. Fue una broma, te conozco, pero nunca pensé que reaccionarías así. ¿Te parece que podría arriesgar tanto?’”.

Acuña dijo que su teléfono está “abierto para pericia para desmantelar todas las mentiras”, y aseguró que no tiene pensado renunciar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados