ENTREVISTA

Pablo Mieres: “Queremos que el péndulo esté realmente en el medio”

Será el ministro de Trabajo y Seguridad Social del nuevo gobierno. Se define como de izquierda, deja su banca en el Senado por el Partido Independiente.

Pablo Mieres, futuro ministro de Trabajo y Seguridad Social. Foto: Leonardo Mainé.
Pablo Mieres, futuro ministro de Trabajo y Seguridad Social. Foto: Leonardo Mainé.

Sociólogo, abogado y docente universitario, Pablo Mieres tendrá que liderar la negociación entre el Pit-Cnt y las cámaras empresariales. Se propone instalar una “usina” de insumos técnicos para colaborar con el diálogo entre las partes. Sabe que el escenario económico es complejo para todos los integrantes de la economía. Pedirá “coherencia” entre la política económica y las bases para el diálogo tripartito. Piensa habilitar el debate por la reforma de la seguridad social con la participación de todos los involucrados, incluidos otros actores del gobierno.

-¿Cuáles son sus expectativas respecto al cargo de ministro de Trabajo y Seguridad Social que ejercerá desde el 1° de marzo?

- Hay distintas áreas. Sobre la negociación colectiva es generar confianza tanto con los trabajadores como con los empleadores; que sientan que el Ministerio y el ministro son confiables. Queremos que sientan que podemos ser garantía de acuerdos ecuánimes. Por otro lado, queremos generar desde la Dirección Nacional de Empleo y del Inefop ofertas de capacitación laboral eficaces. Es decir, queremos que haya una correlación positiva entre capacitación y recuperación del empleo. Además, trabajaremos para que se haga una reforma de la seguridad social. Creo que es un tema que no es de mi cartera, es algo mucho más general del gobierno. Desde el lugar que nos toca ayudar a que ese diálogo para la reforma llegue a buen puerto.

-Los consejos de salarios se van a mantener. ¿Va a continuar la normativa vigente sobre la negociación colectiva?

-Los únicos ajustes que se harán a la negociación colectiva tienen que ver la observaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En ese sentido, ya hay un proyecto de ley presentado por el actual gobierno que es una buena base para descansar. Las observaciones de la OIT hay que levantarlas y ajustar la normativa a los criterios generales de ese organismo internacional. No habrá otras modificaciones. Desde el punto de vista de los contenidos de los Consejos de Salarios no habrá cambios. La situación del país y los equilibrios macroeconómicos marcarán los límites de lo que se pueda acordar y cómo esas negociaciones ayuden a que el país salga adelante y así lograr el equilibrio entre salarios y empleo. Es el gran desafío.

-Los expertos en temas económicos advierten que se vienen tiempos duros. ¿Cómo será la próxima negociación colectiva ante dificultades económicas?

-Esto es un tema del equipo económico. Coordinaremos con ellos para que las negociaciones entre trabajadores y empleadores estén alineadas con los objetivos de la política económica, que tengan cierta coherencia. Habrá una coordinación como siempre hubo. Todo esto con la flexibilidad de que hay realidades diferentes y los contenidos pueden ser diferentes.

Pablo Mieres, futuro ministro de Trabajo y Seguridad Social. Foto: Leonardo Mainé.
Pablo Mieres, futuro ministro de Trabajo y Seguridad Social. Foto: Leonardo Mainé.

-¿En qué quedó aquella idea de que la negociación se hiciera de manera interna en las empresas?

-Las negociaciones van a ser por sectores y por rama de actividad. Habrá flexibilidad para atender las situaciones diferenciales porque en cada sector de actividad hay realidades empresariales y de los trabajadores que son distintas. En los Consejos de Salarios se sientan a negociar los delegados de cada rama de actividad de las empresas y los sindicatos más fuertes. El gobierno se tiene que hacer cargo de los débiles que son los que no tienen empleo o trabajadores que se desempeñan en pequeñas y medianas empresas que en general no hay organizaciones sindicales y también de los empresarios pequeños y micro que tienen dificultades.

-¿Con respecto a la forma en que se desarrolla la negociación, un rubro en que el Ministerio de Trabajo puede aplicar su iniciativa más allá de lo económico, tienen pensado desarrollar algunos cambios?

-En una mirada más ambiciosa y con tiempo, a mí me gustaría que el Ministerio se transformara en una usina de construcción de una batería de indicadores técnicos que fueran aceptados por empresarios y trabajadores. La idea es que sirvan para la negociación. Si la base de datos de cada sector o rama es legitimada, habremos dado un paso adelante en materia de madurez de las relaciones laborales.

-Entre esos insumos podría estar el índice de productividad. Durante 15 años de negociación colectiva se habló del tema pero nunca se concretó. ¿Cómo podría hacerlo usted?

-No puedo adelantar eso porque no lo tenemos elaborado. Creo que hay que desarrollar de manera muy fuerte una unidad de análisis e investigación sobre empleo y seguridad social que pueda desarrollar insumos para que las dos partes puedan contar con esa información.

-Trabajadores y empresarios tienen fuertes vínculos con el sistema político. ¿Es posible despolitizar la negociación?

-Eso no es posible. No hay forma. Lo que tenemos que hacer es lograr un ámbito de diálogo e intercambio aceptable, más allá de la visión ideológica. Otro desafío que tenemos es que hay una zona de confluencia de intereses. El intercambio entre sindicatos y empresarios no debe ser leído solo como una especie de inevitable pulseada, puede haber amplios espacios de negociación para que ambos juegan.

Pablo Mieres, futuro ministro de Trabajo y Seguridad Social. Foto: Leonardo Mainé.
Pablo Mieres, futuro ministro de Trabajo y Seguridad Social. Foto: Leonardo Mainé.

-En los hechos las dos partes van con todo su potencial a la mesa de negociaciones.

-Cada uno va a representar sus intereses, por eso el desafío es encontrar zonas liberadas en esa confrontación.

-Está previsto derogar el decreto que facilita la ocupación de los lugares de trabajo. ¿Cómo observa esta medida?

-En esto no hay dos discursos. Durante toda la campaña los que integramos la coalición del próximo gobierno dijimos que no estamos de acuerdo con el decreto que habilita las ocupaciones y que lo íbamos a derogar. Puede variar la solución jurídica, lo que no cambia es la decisión política. Así como este gobierno ha tenido un doble rasero, porque no ha permitido ocupaciones en oficinas públicas, pero ha permitido las ocupaciones en las empresas privadas, en el próximo gobierno la decisión jurídica es que no habrá ocupaciones en el sector público o privado. Eso lo sabe el Pit-Cnt, es una realidad.

-¿Con qué escenario se encontrará en el Ministerio?

-Será algo desafiante que se vuelve más complejo en tiempos de dificultades económicas. Tenemos escenarios para avanzar.

Una historia con efectos en diversos sectores

El Frente Amplio cuando llegó al gobierno en el año 2005 volvió a instalar la negociación colectiva. Si bien la primera ley sobre el tema surgió en el año 1942, fue el entonces ministro de Trabajo, Eduardo Bonomi, quien desarrolló un proceso que llevó a modificaciones en las normas y en la gestión de los Consejos de Salarios. Desde los empleadores se interpretó que, en general, la representación de los trabajadores tenía privilegios durante la negociación. De hecho, el diferendo culminó con un largo litigio dentro de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que culminó con un falló contrario a los intereses del gobierno uruguayo.

Durante los últimos 15 años el sindicalismo creció de manera permanente hasta llegar a los 400.000 afiliados a la central única. Mientras tanto, las distintas cámaras empresariales perdieron socios y posiciones estratégicas.

Ahora, Mieres se dispone a darle un cambio a esa lógica. Consultado sobre si con el cambio de gobierno se podría esperar que se apoyara a las empresas frente a los sindicatos, el futuro ministro fue enfático: “No. Nuestro objetivo es que el Ministerio sea visto como garantía para las dos partes, que el péndulo esté realmente en el medio y que no haya al respecto ninguna duda”, afirmó el futuro ministro Mieres a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados