EXPRESIDENTE 

Mujica dijo que Argentina "está desquiciada" y que el sistema político debe "dialogar más"

José Mujica sostuvo que "lo que más precisa la Argentina es unidad, unidad con la diversidad, pero unidad", y agregó que “no es momento de peleas internas"

José Mujica. Foto: Estefanía Leal
José Mujica. Foto: Estefanía Leal - Archivo El País

El expresidente, José Mujica, se refirió este jueves a la crisis que se abrió en el gobierno argentino tras la derrota electoral del oficialismo en las elecciones legislativas primarias del domingo pasado. “La Argentina es maravillosa, los recursos que tiene, pero está desquiciada, y el sistema político debe dialogar mucho más. No hay democracia sin diálogo, y el diálogo significa bajar los decibeles, no putearse tanto por la prensa, y conversar más”, dijo en su columna matinal en Radio 10 (Argentina).

En ese sentido, Mujica sostuvo que “lo que más precisa la Argentina es unidad, unidad con la diversidad, pero unidad”. “No es momento de peleas internas, por el contrario, el compromiso muy grande”, reafirmó.

Por ese motivo, Mujica explicó que “el gobierno tiene que gobernar y gobernar lo mejor posible”, pero agregó que debe hacerlo “más en el mediano plazo” Argentina “precisaría un cónclave de gente útil, de todos lados, que se pase un mes tomando mate y discutiendo y no puteándose por la prensa”.

“Tiene que lograr una media docena de cosas centrales, como políticas de Estado que se mantengan en el largo de los años”, en ese sentido afirmó que debe “dialogar más” y que “después” sí, que hayan “todas las diferencias que quieran”.

Luego, Mujica mencionó a Uruguay como ejemplo y explicó: “Uruguay estuvo gobernado siempre por frentes, los que se llamaban partidos tradicionales, que son los dos partidos del origen de la patria, siguen vivitos y coleando, y siempre tuvieron algo así como una izquierda y una derecha en el mismo partido y con líos interiores, permanentemente. Pero ahí están, se mantuvieron”.

En ese sentido, dijo que aprendieron “que la gran desgracia de la izquierda en el mundo” es que las izquierdas “se dividen por ideas” mientras que las derechas “se juntan por intereses”.

“Las izquierdas tienen que aprender que tienen que encontrar caminos del medio, que hagan sustentable lo más importante que es la unidad. Porque desunidos no van a ningún lado. Desunidos son pueblo de la historia, son juguetes de la historia”, sostuvo.

“Hay que aprender a tener tolerancia interna y capacidad de negociación. Nuestras verdades son relativas y hay que negociarlas con la de los otros compañeros. No tiene vuelta. Si caigo en el tremendismo, rompo todo”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error