Impacto de la inmigración

Llegan 4.600 cubanos y colapsan los trámites

La regulación lleva demoras de casi un año y la Cancillería está reprogramando la agenda.

Cubanos hacen fila en Cancillería para tramitar visa. Foto: Captura de video
4600 cubanos quieren vivir en Uruguay VEA EL VIDEO

La puerta de la Cancillería uruguaya, esa que está sobre la calle Cuareim, amanece con una postal repetida: una treintena de ciudadanos cubanos hacen fila a la espera de un turno. La escena se reanuda de lunes a viernes, y eso que van cambiando los personajes y que la Policía los intimó a retirarse por "obstruir el paso en la vereda".

Todo sea por un documento, un simple papel que los habilita a trabajar y a tramitar la cédula de identidad. Pero quienes llegan hoy están recibiendo turno para el año que viene. ¿El motivo? En los primeros ocho meses de 2018 han ingresado a Uruguay, con la aparente intención de quedarse a vivir, unos 4.600 cubanos —la misma cantidad que había llegado desde que comenzó el siglo XXI. Y el sistema no da abasto.

Madeliane Marrero (43) está hace casi cinco meses en Montevideo, pero le fijaron la audiencia para marzo de 2019. Ayer, tras una nueva protesta en la puerta de la Cancillería, le adelantaron la fecha para noviembre aunque, le aclaró un funcionario de la cartera, "la agenda es inviolable y con seguridad el turno no será antes del año que viene".

Esta cubana había hecho todos los deberes antes de venir. Juntó dinero, se hizo un bolsillo falso por adentro del buzo para que los traficantes que la "ayudarían" a cruzar Brasil no le quitaran todos los ahorros, trajo su título de enfermera y se aseguró de averiguar que en el país había suficiente oferta laboral en su rubro.

Tan bien había hecho el plan que a los pocos días de haber llegado ya tenía asegurado un trabajo en una empresa de acompañantes de adultos mayores. Es que en un "país de viejos" en el que faltan unos 14.000 cuidadores, según estima el Ministerio de Desarrollo Social, no todos los días se ofrece para un cargo de este tipo una enfermera profesional que era catedrática en la universidad de Las Tunas, en el oriente de la isla caribeña.

¿Por qué vienen?

Pese a que Marrero era jefa en la Universidad y tenía una experiencia de dos décadas, su salario mensual era de US$ 40. Es decir, la migración cubana "es una cuestión económica, de oportunidad laboral, de confort y de proyección hacia el futuro", explicó la enfermera que, junto a otros compatriotas, volverá a manifestarse hoy en la mañana.

Resulta que en los últimos dos años comenzó a "correrse la voz" de que en Uruguay es fácil acceder a la documentación y de que "hay trabajo". Eso, sumado a sofisticadas redes de tráfico que hacen las veces de coyotes para guiar a los migrantes, ha incrementado la llegada de cubanos.

Las cifras de entrada y salida del país que registra la Dirección Nacional de Migración muestran que desde 2012 son más los cubanos que llegan que aquellos que se van. Pero, como lo evidencia la gráfica, el salto se da en 2017 y se duplicará al término de este año.

La mayoría de quienes están viniendo, como Marrero, lo hace solo o con algún conocido. La enfermera bromea que vino "con Dios", porque a los otros cubanos que la acompañaron los fue conociendo durante la travesía. Se trata de una "aventura" que comienza en Guyana, a donde pueden ingresar sin visa, luego el pasaje por tierra hacia el norte de Brasil (en medio de la selva), y en menos de cinco días la llegada a la frontera seca con Uruguay. Eso sí: en cada tramo, y entre las ciudades internas de Brasil, los traficantes les van sacando el dinero y hasta los engañan diciéndoles que desde Porto Alegre hasta Rivera o el Chuy les conviene tomarse un taxi.

Una vez en Uruguay, luego de haber regularizado su situación y habiendo ahorrado otra vez dinero, varios de los inmigrantes apelan a la reunificación familiar para traer a sus hijos. Ya que es "impensable" que los niños pequeños soporten la aventura del viaje.

¿Por qué el trámite?

Uruguay les exige a los cubanos una visa de ingreso. "Es una cuestión política, de acuerdo bilateral", explicaron desde Cancillería. Pero el respaldo económico que exige la visa, dificulta que estos inmigrantes accedan al país por la vía regular.

Es así que se enfrentan a la travesía vía Brasil, país que les permite circular unos días antes de ser detenidos, y una vez en la frontera uruguaya solicitan el refugio pese a no estar perseguidos. Ese estatus les facilita el ingreso y el comienzo de la regulación: primero renunciar al refugio y luego dar inicio a la residencia.

Pero la falta de recursos (humanos y económicos) en la Comisión de Refugiados hace que, ante el aluvión, se enlentezca la atención. De hecho solo 1.040 cubanos han podido iniciar este año el trámite de residencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)