100 AÑOS DE ELECCIONES: 1999

100 años de elecciones: cuando Jorge Batlle alcanzó la Presidencia en la segunda vuelta

El éxito en la quinta postulación tras larga carrera política.

Jorge Batlle. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Las primeras elecciones con balotaje, realizadas entre octubre y noviembre de 1999, determinaron el triunfo de Jorge Batlle, uno de los dirigentes políticos de más extensa trayectoria del país, que alcanzaba así la Presidencia en su quinto intento.

Jorge Batlle, que había sido elegido diputado por primera vez en 1958, contaba con una larga prosapia: era hijo de Luis Batlle Berres, presidente de la República entre 1947 y 1951 e integrante del Consejo Nacional de Gobierno entre 1955 y 1959; sobrino nieto de José Batlle y Ordóñez, presidente en dos oportunidades, entre 1903 y 1907 y entre 1911 y 1915, y sobrino bisnieto de Lorenzo Batlle, presidente entre 1868 y 1872. En su carrera, se había postulado a la Presidencia sin éxito en 1966, 1971, 1989 y 1994.

En 1999, por fin, gracias al apoyo oficial del Partido Nacional, el líder de la lista 15 logró imponerse en la segunda vuelta electoral a Tabaré Vázquez, quien se postulaba nuevamente por el Encuentro Progresista-Frente Amplio.

De acuerdo con el nuevo sistema electoral aprobado en 1996 (ver aparte), el 24 de abril se realizaron elecciones internas en los partidos. Entre los colorados, Batlle sumó 55,1% de los votos, contra 43,9% de Luis Hierro López, que sería su candidato a vice. En el Encuentro Progresista, Vázquez sumó 82,4%, contra 17,6% de Danilo Astori. La fórmula se completó, como en 1994, con Rodolfo Nin Novoa.

El Partido Nacional, en tanto, tuvo cinco precandidatos: el expresidente Luis Alberto Lacalle resultó el vencedor con 48,2%, contra 32,2% de Juan Andrés Ramírez, 10,9% de Alberto Volonté, 8% de Álvaro Ramos y 0,7% de Alem García. La fórmula presidencial blanca quedó integrada por Lacalle junto a Sergio Abreu.

En el Nuevo Espacio no hubo contienda interna y Rafael Michelini volvió a ser el candidato, acompañado por Pablo Mieres.

La carrera electoral continuó el 31 de octubre, con la primera vuelta presidencial y elección legislativa (en cambio, no se votó a intendentes y juntas departamentales, cuya elección quedó para el año siguiente, tal como establecía la reforma constitucional). El Encuentro Progresista se convirtió ese domingo en el partido más votado del país, con el 40,1% de los sufragios. Eso le aseguró la mayoría relativa en el Parlamento por primera vez en la historia, con 12 senadores y 40 diputados. Entre esos senadores se encontraba el dirigente tupamaro José Mujica, cuya popularidad ya crecía.

El Partido Colorado alcanzó 32,8%, en tanto el Partido Nacional sumó 22,3%, su menor porcentaje histórico. El Nuevo Espacio, por su parte, llegó al 4,6%.

Durante el mes de octubre la campaña continuó aunque ya con solo dos fórmulas en contienda: Jorge Batlle-Luis Hierro y Tabaré Vázquez-Rodolfo Nin Novoa.

Un hecho clave fue el respaldo anunciado por el Partido Nacional en su conjunto a la candidatura de Batlle (ver aparte).

Para la instancia del balotaje, buena parte del debate de campaña giró alrededor de la propuesta de la izquierda de introducir el impuesto a la renta de las personas físicas (IRPF). Crónicas periodísticas señalaron entonces que el propio Batlle decidió poner el acento en ese aspecto, ya que consideraba que la iniciativa determinaría un impopular aumento de impuestos. Desde el Encuentro se respondió que el país necesitaba “un gobierno serio” y no “un shock o propuestas extravagantes” como las que a juicio de la izquierda impulsaba su rival.

Finalmente, en la segunda vuelta del 28 de noviembre Batlle alcanzó 54,1% de los votos, con un total de 1.158.708, que lo convirtieron en el candidato más votado hasta entonces en la historia de las elecciones uruguayas. Se estimó que nueve de cada diez votantes blancos siguieron la exhortación del Directorio y respaldaron al líder de la lista 15.

Vázquez, en tanto, sumó un 5% más, en gran medida con apoyos provenientes del Nuevo Espacio, cuyo líder Rafael Michelini se pronunció en su favor aunque la postura oficial del partido fue dejar en libertad de acción a sus votantes.

La tragedia de Paso Pache paralizó la campaña
Tragedia de Paso Pache. Foto: Archivo El País

Foto: Archivo El País. 

La campaña rumbo al balotaje de 1999 tuvo una pausa penosa cuando el 6 de noviembre de 1999 volcó un ómnibus que transportaba a militantes colorados que habían asistido al acto de Jorge Batlle en la Piedra Alta de Florida: hubo 19 fallecidos y 26 heridos, en la mayor tragedia vinculada a unas elecciones uruguayas.

Cuando regresaba a Montevideo, el vehículo se accidentó sobre el puente de paso Pache sobre el río Santa Lucía, en el km 66 de la ruta 5, y terminó cayendo por un barranco de unos 15 metros.

El Partido Colorado decidió de inmediato suspender la campaña durante tres días en señal de duelo. El Encuentro Progresista resolvió hacer lo mismo como muestra de respeto.

Un monumento recordatorio fue inaugurado en el lugar en 2002.

En 2012, la Justicia condenó al chofer y propietario del ómnibus porque el vehículo no estaba en condiciones adecuadas, al Partido Colorado por su contratación y al Ministerio de Transporte y Obras Públicas, que debía “velar por el estado de la ruta” y controlar al vehículo, a pagar indemnización a familiares de las víctimas.

El Partido Nacional decidió apoyar a Batlle
Lacalle Herrera. Foto: Archivo El País

Foto: Archivo El País

La candidatura de Jorge Batlle tuvo el apoyo oficial del Partido Nacional para el balotaje del 28 de noviembre de 1999, lo cual le permitió alcanzar el triunfo.

El 9 de noviembre de aquel año, el Directorio blanco resolvió “exhortar” y “convocar” a sus adherentes a votar por Batlle en la segunda vuelta.

La decisión fue tomada por unanimidad. En los días previos, el excandidato presidencial blanco de 1994 Juan Andrés Ramírez declaró que no descartaba apoyar al Encuentro Progresista, pero finalmente no se concretó.

Para brindar ese respaldo, el Partido Nacional reclamó a Batlle un acuerdo programático, que entre otros puntos contenía: mejorar los salarios de docentes, policías y militares; rebajas de impuestos y tarifas; reducción del gasto público; rebajas de aportes al BPS “que graven al trabajo nacional”; disminuir las tarifas públicas para los sectores productivos; fortalecer el presupuesto de la educación hasta que alcanzara el 4,5% del PBI; aumentar al presupuesto del Poder Judicial y bajar el del Poder Legislativo; convocar al diálogo social entre empresas y trabajadores.

Además, Lacalle emprendió una gira por todo el país para explicar a los militantes blancos las razones de su apoyo a Batlle, un decisión trascendente teniendo en cuenta la rivalidad histórica entre las divisas tradicionales.

Resultado de las elecciones de 1999
Resultado de las elecciones de 1999
Una reforma constitucional para el balotaje

El nuevo escenario surgido de las elecciones de 1994, que mostraron tres partidos con similar peso en las urnas, determinó que colorados y blancos, con respaldo inicial de algunos dirigentes del Frente Amplio (pero la oposición de Tabaré Vázquez), impulsaran en 1996 una reforma constitucional para cambiar el sistema electoral uruguayo. De esa forma se introdujeron las primarias para elegir un candidato presidencial único por partido, la segunda vuelta electoral o balotaje y la separación en el tiempo de las elecciones nacionales y departamentales.

Luego de una serie de negociaciones y debates, la reforma se aprobó por una leve mayoría en un plebiscito realizado el 8 de diciembre de ese año: 50,4% votó a favor.

A partir de 1999, para alcanzar la Presidencia de la República un candidato debe lograr la mitad más uno de los votos válidos en la primera vuelta electoral, que se cumple el último domingo de octubre. Si no alcanza esa cantidad, el cargo se decide el último domingo de noviembre entre los candidatos de los dos partidos más votados en la primera ronda. En esa primera vuelta, además, se adjudican las bancas parlamentarias según el sistema de representación proporcional, un aspecto en el cual no hubo modificaciones.

Las primeras internas simultáneas en los partidos tuvieron lugar el 24 de abril de 1999, con una participación de 53,7%. El voto en esta instancia no es obligatorio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error