Publicidad

Gobierno presentará resultado fiscal de la reforma jubilatoria

Esta semana que dará inicio a la primera etapa del funcionamiento de la comisión especial formada para tratar este tema, se está a la expectativa de la postura que tendrán los socios de la coalición.

Compartir esta noticia
Comisión especial de la Cámara de Senadores tratará el proyecto de reforma de la seguridad social. Foto: Estefanía Leal
Comisión especial de la Cámara de Senadores tratará el proyecto de reforma de la seguridad social. Foto: Estefanía Leal
Foto: Estefanía Leal<br/>

La discusión respecto a los próximos cambios al proyecto de ley que busca reformar la seguridad social se ha centrado en el “margen” que el gobierno está dispuesto a conceder. Pues se sabe que los socios del oficialismo -en particular Cabildo Abierto- pondrán arriba de la mesa nuevos ajustes para hacer en la Cámara de Senadores, donde ahora pasó a discutirse la iniciativa.

Sobre esto hay una metáfora que en los últimos días han usado algunos legisladores del Partido Nacional, cuya autoría corresponde al propio redactor de la reforma -el abogado Rodolfo Saldain-, que expresa a la perfección el ánimo del gobierno al respecto: debe cuidarse que no se eche “agua a la leche” en exceso, de tal forma que los objetivos centrales de la transformación -que en última instancia es asegurar la sostenibilidad del sistema- no terminen diluyéndose.

La concepción que tiene el Poder Ejecutivo al respecto también lo ha expresado con claridad el presidente Luis Lacalle Pou: creer que el proyecto no es perfectible es “pecar de soberbia”, declaró días atrás en conferencia de prensa al anunciar el término del trabajo de redacción. Pero esto no significa que se acepte todo cambio si eso conspira contra la “armonía” del texto o la “coherencia” de la reforma que se busca, como también ha explicado el presidente más de una vez.

Por eso, en esta semana que dará inicio a la primera etapa del funcionamiento de la comisión especial formada para tratar este tema, se está a la expectativa de la postura que tendrán los socios de la coalición, y especialmente la de Cabildo, que ya adelantó que espera que se introduzcan varios cambios que no fueron tomados en cuenta hasta ahora.

Pero también se sabe que la etapa de definiciones será la última, y que primero se recibirán las delegaciones, en un plazo escaso para el criterio de la oposición, que además entiende que deberían ser más las organizaciones invitadas a realizar los aportes.

“Si la idea es que en 40 días hay que discutir un proyecto de ley de este tamaño, eso es avasallar”, fue lo que dijo el presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, en una conferencia que dio el lunes pasado y que marcó a las claras la postura de la coalición de izquierda.

No obstante, en el oficialismo por ahora hay confianza en que la discusión no se saldrá de carriles, y que las inevitables negociaciones internas llevarán a buen puerto. “Esperamos una discusión fructífera y estamos dispuestos a escuchar todo tipo de propuestas”, señaló a El País el senador nacionalista Gustavo Penadés, que además presidente la comisión especial. “La idea es escuchar -remarcó-, aunque el margen de cambio es escaso”, y agregó que la meta sigue siendo que el Senado apruebe la reforma “este año”.

Gustavo Penadés. Foto: Francisco Flores.
Gustavo Penadés. Foto: Francisco Flores.
Gustavo Penadés. Foto: Francisco Flores.

El equipo de senadores que trabaja en el tema

La comisión especial de la reforma de la seguridad social es presidida por el senador nacionalista Gustavo Penadés y, por la coalición, la integran además los legisladores Sergio Botana, Carmen Asiaín, Jorge Gandini, Carlos Camy y Amin Niffouri (por el Partido Nacional); Raúl Batlle y Carmen Sanguinetti (por el Partido Colorado); y Raúl Lozano, por Cabildo Abierto.

Por el Frente Amplio estarán los senadores Alejandro Sánchez, Mario Bergara, Silvia Nane, Daniel Olesker, Óscar Andrade y Daniel Caggiani.

Proyecciones

Por lo pronto, este miércoles, el primer día en que los senadores de la comisión se reunirán para, ahora sí, empezar a tratar la iniciativa, comparecerá una delegación del Poder Ejecutivo, integrada por la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, el titular de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, Saldain y probablemente el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Isaac Alfie. Y para preparar y coordinar la exposición es que habrá hoy una reunión entre estos actores en la sede de la cartera de Trabajo.

Aunque no será lo único, lo que está resuelto es que en la visita al Senado se comunicará en detalle el “resultado fiscal esperado” con esta transformación, lo que incluye proyecciones de ingresos, egresos y “evolución de los salarios”, entre otros factores del sistema estatal. Es decir, ante los senadores se presentarán todos los cálculos del gobiernos -que fundamentan una sostenibilidad aproximada de unos 30 años- que no fueron incluidos en la iniciativa.

La razón de que en la exposición de motivos no estuviera esta información, según supo El País, se debió a una simple cuestión de tiempos, pues el Ejecutivo tenía el apuro de tener pronto el proyecto, con el aval de los líderes de la coalición, en la antepenúltima semana de octubre. De manera que no se “actualizaron” las proyecciones con los cambios más importantes, como por ejemplo el corrimiento de las generaciones que comenzarán a ser afectadas por la reforma en un régimen de transición -de comprender a los nacidos entre 1967 y 1971, pasó a involucrar a los nacidos entre 1973 y 1975.

Esto, de hecho es una de las críticas del FA, como adelantó a El País el senador Daniel Olesker: “No hay un solo número en el texto que pueda decir que esto es sustentable, por lo que tenemos decenas de números para pedir al gobierno”.

FA en contra por “proponerse trabajar más y ganar menos”

El Frente Amplio ya anunció que está en contra de esta reforma, y que saldrá a explicar sus razones en una gira. En diálogo con El País, el senador socialista Daniel Olesker, que forma parte de la comisión especial de la cámara alta, consignó algunas de ellas.

Para empezar, indicó que la oposición identifica aspectos “metodológicos y conceptuales”. En los primeros incluye la crítica que apunta a que la sociedad civil no fue suficientemente “escuchada”, al margen del espacio creado por la LUC para una comisión de expertos que hizo un informe de diagnóstico y otro de sugerencias. “No dieron ninguna bolilla” en ese ámbito a la oposición allí, dijo Olesker. En lo metodológico también está la falta de “información” o “estimación” numérica en el propio texto, que esté referido a la sustentabilidad financiera de la transformación.

Y luego está el plano conceptual, en el que Olesker lo resumió con este razonamiento: “Se propone trabajar más para ganar menos”. Pero también sostuvo que, según su cálculo, “hay una tendencia a que la gente cobre menos o que cobre lo mismo pero luego de más años de trabajo”. Todo esto implica un proceso de discusión que, si se termina este año, “será un prepoteo” por parte de la coalición, concluyó.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad