ENTREVISTA

Ernesto Talvi: Uruguay puede tener un rol mediador entre Argentina y Brasil

Futuro canciller impulsará “flexibilización” del Mercosur para permitir acuerdos bilaterales.

Ernesto Talvi. Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Al “heredero” de Jorge Batlle, el colorado Ernesto Talvi, se le iluminan los ojos cada vez que recuerda al fallecido expresidente. Hoy, tras culminar la campaña electoral, piensa que su partido superó la “penitencia” de la crisis de 2002 y está preparado para volver a ser gobierno.

Él ocupará un papel clave en la futura coalición, no solo como líder político, sino porque se desempeñará como canciller de la República.

En diálogo con El País, adelantó que apostará por un Mercosur “moderno” y “flexible”, consideró a Brasil un socio relevante en la estrategia de apertura al mundo y sostuvo que Uruguay podría mediar entre ese país y Argentina.

Esto último en referencia al clima de tensión que se prevé reinará en el bloque regional entre Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, y Alberto Fernández, que asumirá en Argentina el 10 de diciembre. Ambos ya cruzaron cuestionamientos y analistas locales no descartaron que ocurra una disputa comercial entre los vecinos.

El futuro canciller consideró que Uruguay podría cumplir un rol de mediador entre ambos países, garantizando un equilibrio dentro del Mercosur. “Nos relacionamos con Estados y no con gobiernos; no por afinidades, sino por intereses”, subrayó. Agregó que el rol de mediador “es el que Uruguay debe jugar como país pequeño”, tratando “de conjugar los intereses de los países de la región, que pueden confluir”. El objetivo, detalló, es que “no se terminen personalizando” los problemas, “ni que tengan un componente ideológico”.

Consultado sobre sus expectativas respecto al futuro gobierno argentino, Talvi señaló que Fernández “será pragmático” y descartó que puedan volver medidas proteccionistas que afecten a Uruguay como en el período kirchnerista previo. “No es allí donde hay que marcar las diferencias que podamos tener en otros terrenos, porque finalmente de lo que se trata es de vender nuestros productos al mundo”.

Ernesto Talvi fuera de la Casa del Partido Colorado. Foto: Fernando Ponzetto.
Ernesto Talvi fuera de la Casa del Partido Colorado. Foto: Fernando Ponzetto.

Con respecto al funcionamiento del Mercosur, Talvi dijo que levantará la bandera de “conseguir cierta flexibilidad pa-ra hacer cosas bilateralmente”, es decir, impulsar un cambio normativo que permita firmar tratados sin necesidad de tener el aval de todos los socios.

En referencia a Brasil, el líder colorado sostuvo que está en un proceso de apertura comercial que empezó “bastante antes” del actual gobierno. “Era un país muy cerrado, muy proteccionista. Y el sector privado brasileño llegó a la conclusión de que el aislamiento lo estaba perjudicando. (La expresidenta) Dilma Rousseff inició un proceso aperturista que está continuando hoy y quizás profundizando Bolsonaro”, analizó. Remarcó que esta postura del vecino del norte es “lo que explica” que el Mercosur “haya podido firmar un acuerdo con la Unión Europea, que se esté hablando con Corea y con Canadá”.

En un deseado “Mercosur más moderno”, Talvi sostuvo que Uruguay puede acompañar este proceso de apertura brasileño. Sin embargo, hizo notar que Brasil es un país con otros tiempos y otras pretensiones. “Brasil está llevando una política que vemos con buenos ojos. Aunque el ritmo que tiene es más lento para hacerlo como bloque que si lo hacemos individualmente. Ojalá podamos lograrlo”, expresó.

Según Talvi, en la medida que Brasil está avanzando hacia una mayor apertura comercial, el Mercosur podría estudiar iniciar negociaciones con Estados Unidos y con China. “Yo diría que después de 20 años de encierro, por primera vez estamos viendo la posibilidad de que el bloque sea como originalmente se concibió: como un regionalismo abierto”, sentenció.

Almagro y la OEA.

Talvi apoya la actuación del uruguayo Luis Almagro (canciller durante el gobierno de José Mujica) como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), aunque no quiso pronunciarse sobre si el gobierno debe respaldar su reelección. “Fue un secretario general atípico, casi un activista; pero un activista de causas que compartimos”, sentenció.

Además, no apoyó la creación de nuevas instituciones multilaterales como el Grupo de Lima -creado en 2017 para buscar una salida a la crisis en Venezuela, con la adhesión de 14 países (no Uruguay)-, en el entendido que la OEA es más representativa y puede hacerse cargo del tema. “Hay que fortalecer las instituciones que existen y no crear un grupo para atender cada circunstancia”, dijo.

Dos mitades.

Con “humildad” el economista aspira a demostrar que el Partido Colorado está en reales condiciones no solo de gobernar, sino de darle “gobernabilidad” a la coalición que liderará el blanco Luis Lacalle Pou, ya sea ocupando cargos en el gabinete o prestando votos en el Parlamento.

Es que el colorado es consciente de que su partido ha estado en “penitencia” desde la crisis de 2002 cuando gobernó Jorge Batlle y fue condenado en las elecciones posteriores.

Talvi también dijo que en su nuevo rol de miembro de la coalición de gobierno, apostará a “tender puentes” y “unir al país”, en el entendido que el Uruguay “está dividido en dos mitades prácticamente idénticas” por la escasa diferencia obtenida por el presidente electo respecto a Daniel Martínez.

Ernesto Talvi. Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Nin Novoa lo llamó para iniciar transición.

El proceso de transición ya empezó en la Cancillería de la República. El ministro de Relaciones Exteriores Rodolfo Nin Novoa se comunicó el viernes pasado con el colorado Ernesto Talvi, que será quien ocupe su lugar a partir del próximo año. Según informaron fuentes políticas a El País, Talvi y su equipo ya vienen trabajando hace días en temas relacionados a la Cancillería, por ejemplo, buscando a un eventual subsecretario de tiendas coloradas. El economista confirmó a El País que una vez que el presidente electo Luis Lacalle Pou y el actual mandatario Tabaré Vázquez se reúnan mañana en Torre Ejecutiva, comenzará a planificarse la transición por etapas en cada uno de los ministerios. Los colorados buscan acceder a cuatro carteras: dos que estarían en la órbita de Ciudadanos (Talvi) y otras dos a las que aspira acceder el sanguinettismo (Industria y Energía, y Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente). El Partido Colorado tendrá de ahora en más dos líderes: uno “institucional” que será el rol que ocupará el dos veces presidente y otro mucho más “político” que será desempeñado por Talvi, aseguró a El País el propio excandidato. “Sanguinetti va a jugar un rol de articulación muy importante en el Parlamento junto con otros parlamentarios de la coalición que van a tener un rol muy activo, pero es bueno y nos da tranquilidad que tenemos a alguien con experiencia cumpliendo ese rol”, señaló Talvi. El colorado sostiene que “está bastante claro” que el gobierno de la coalición “tiene que atender temas de manera urgente y a la vez tiene que construir un porvenir y cuando digo porvenir hay que hacer una transformación educativa integral, tenemos que hacer una modernización de nuestro sistema de protección social”. Paralelamente, el economista señaló que será necesario “poner en orden las finanzas del Estado, reactivar la economía y generar empleo”.

“Evo Morales generó el quiebre institucional”

Talvi prefiere hoy no hablar de “golpe de Estado” en Bolivia y considera que Evo Morales es responsable del quiebre institucional en el país: “El presidente en funciones organizó un fraude en una elección que ya carecía de legitimidad porque había un referéndum previo que lo inhabilitaba a ser reelecto por cuarta vez. Esto es una extraordinaria lección para nosotros: cuando se vacía de contenido al voto soberano, se abre una caja de Pandora. No fue un quiebre institucional que nació por combustión espontánea, hubo una sucesión de hechos atrás”, dijo quien será canciller del Uruguay a partir del próximo año.

“Evo Morales organizó un fraude electoral, documentado por la OEA en su informe. De hecho, lo reconoció implícitamente al volver a convocar a elecciones. El problema que se generó es que quien estaba convocando a nuevas elecciones y que tenía que designar a los miembros del Tribunal Electoral, era quien había organizado el fraude. Evo Morales debió haber renunciado a su cargo. No lo hizo y entonces se dio una circunstancia en la que entiendo fueron las Fuerzas Armadas las que le pidieron la renuncia”, agregó.

Con respecto al régimen de Nicolás Maduro, Talvi sostuvo que “en Venezuela no hay respeto por la dignidad humana. Se están violando los derechos humanos de los ciudadanos venezolanos sistemáticamente”.

“Gracias por confiar en mí”, mensaje a Batlle

El futuro canciller recuerda con nostalgia al extinto Jorge Batlle, de quien dice haber aprendido todo en la política. Al ser consultado por El País sobre qué le diría hoy al expresidente, contestó: “Le diría gracias Jorge por haber confiado en mí. Gracias por haberme permitido este honor de servir a la patria; creo que cumplimos”. Así lo recordó el actual líder colorado durante una entrevista en una de las salas de la Casa del Partido Colorado. Batlle lo eligió como su sucesor político. Ambos llegaron incluso a recorrer todo el país cuando el economista dirigía Ceres y tras su muerte -en 2016-, Talvi decidió junto a excolorados formar una agrupación dentro del partido a la que denominó Ciudadanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)