LA ENTREVISTA DEL DOMINGO

Ernesto Talvi: “Las cosas que ha dicho Manini Ríos me meten miedo”

La decisión de la Corte Electoral sobre si el docente y abogado Robert Silva está o no habilitado para ser el candidato a la vicepresidencia por el Partido Colorado desvela por el momento al candidato Ernesto Talvi.

Ernesto Talvi, candidato a la Presidencia por el Partido Colorado. Foto: Leonardo Mainé
“Lo único que para mí no es negociable es lo de los 136 liceos, y creo que no habrá diferencias”, djo. Foto: Leonardo Mainé

Antes de iniciar un breve descanso tras la victoria del pasado domingo 30 de junio, el candidato colorado ya se puso como objetivo no solo armar un único programa de gobierno, sino comenzar la carrera para quedarse con el liderazgo de una eventual coalición.

-¿Cómo fue el proceso para definir al candidato a la vicepresidencia?

-Definimos un proceso. Primero, qué tipo de candidato quería. Tenía que cumplir cuatro condiciones, que fuera una persona de gran integridad y que fuera una persona enormemente capacitada para cumplir el rol de articulador porque al vicepresidente la Constitución de la República le asigna un lugar fundamental en la estructura política del país. No es el que está en el banco de suplentes esperando que el presidente se resfríe; es el presidente del Senado, por ende, el gran articulador entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo. Necesitaba una persona con esas características. Segundo, que fuera una persona que potenciara la fórmula, que realmente nos permitiera crecer con posibilidades para ir a competir a octubre por un lugar en el balotaje. Que fuera una persona aceptada por los otros sectores y que se respetara el mandato de la ciudadanía

-¿Allí es donde plantea cinco nombres?

-Fueron muchos más, porque no solo me pasaron nombres sino que en la gente descubrí...

-¿Cuántos fueron en total?

-Ni me acuerdo, pero, había por lo menos, diez o 12 que tenía. La gente volantea nombres, algunos son imposibles, pero la verdad que hay otros, de verdad digo, no se me habían ocurrido.

-En su círculo más íntimo hubo quienes consideraron -en un principio- que la definición de Luis Lacalle Pou de elegir a una mujer lo condicionó. Eso finalmente no ocurrió, pero, ¿lo tuvo en cuenta en algún momento?

-No, no pesó en lo más mínimo. Elegimos a Robert (Silva) y si tuviera que volver a hacerlo, lo volvería a hacer. Aún con las dificultades que se han generado (NdeR: los cuestionamientos constitucionales) porque ya sabía que esto podía ocurrir. Hice las consultas exhaustivas previas, teníamos la opinión contundente de varios constitucionalistas, administrativistas y exmiembros de la Corte Electoral y ministros, de que esto es perfectamente con arreglo a la Constitución.

Ernesto Talvi y Robert Silva. Foto: Leonardo Mainé
Ernesto Talvi y Robert Silva. Foto: Leonardo Mainé

-¿Pero lee la otra biblioteca? Por ejemplo, a Martín Risso que sostiene que el vicepresidente es un legislador más.

-Sí claro. Risso es un constitucionalista respetado y respetable, yo le tengo mucho aprecio pero, ¿sabés qué pasa cuando hay dos bibliotecas y acá están desbalanceadas? La enorme mayoría piensa que Robert está perfectamente habilitado.

-¿Considera que tendrá algún costo político haber designado a Silva cuando constitucionalistas advierten que no está habilitado?

-Ninguno porque la figura de Robert, si miraron las redes, generó una explosión de unanimidad en el afecto y en la consideración (...) Nos estamos sometiendo al veredicto de la Corte Electoral y diga lo que diga lo vamos a acatar. Esperamos que sea favorable, y en caso de que no, vamos a tener que nombrar a otra persona, pero yo no tengo un plan B.

-¿Es a todo o nada con Silva?

-En este momento sí.

-¿El Partido Colorado está embretado hoy con esta situación? En 2017 orgánicamente consideró que Raúl Sendic sí era un legislador más al cuestionar si era pertinente el cobro del subsidio.

-No, no está embretado porque nosotros sabíamos (...) El de Sendic es un caso completamente distinto. Se estaba, en fin, valorando la pertinencia o no de cobrar un subsidio de alguien que ya había sido electo como vicepresidente y ya estaba actuando en su calidad de vice.

-“Esta fue la charla entre un expresidente con un prepresidente”, dijo Sanguinetti en diciembre tras un encuentro con Lacalle Pou en Búsqueda. ¿Se apuró el expresidente al afirmar eso?

-Nosotros en aquel momento lo dijimos, y lo bromeábamos el domingo pasado. Nos daba la impresión de que se estaba dando el partido por perdido antes de jugarlo.

-Está dispuesto a disputarle el liderazgo opositor a Lacalle Pou, en un eventual gobierno de coalición. Ya lo ha dicho. ¿Cuál será su estrategia para ganarle?

Ernesto Talvi, candidato a la Presidencia por el Partido Colorado. Foto: Leonardo Mainé
Ernesto Talvi, candidato a la Presidencia por el Partido Colorado. Foto: Leonardo Mainé


-Tenemos primero que como esto es competencia y cooperación, cuidar la cooperación, o sea que cualquiera que sea la estrategia, a nuestros socios potenciales los cuidaremos.

-¿Se siente un “competidor cooperante” de Lacalle Pou, tal como él mismo lo señaló a El País?

-Bueno, lo de competencia y cooperación lo acuñamos nosotros para la interna de nuestro partido, así que sí. Somos competidores y cooperantes, totalmente de acuerdo (...) tenemos una excelente relación personal, él es mi contraparte y yo soy su contraparte, después él tendrá que tejer y bordar hacia adentro y nosotros tejer y bordar hacia adentro con muy poca dificultad.

-¿Compararon sus programas de gobierno?

-Sí, tenemos muchas similitudes.

-Pero, ¿ya encontraron las diferencias?

-Sí, hay diferencias.

-¿Dónde?

-Por ejemplo, en la propuesta de la seguridad social. Nosotros tenemos una propuesta articulada, completa, que básicamente toma como modelo la reforma vanguardista que está llevando a cabo el presidente (Emmanuel) Macron en Francia. Y el Partido Nacional, o el programa de Lacalle, básicamente plantea que va a haber una convocatoria a un cierto diálogo, no hay un planteo concreto. Tenemos diferencias políticas también. Nosotros hemos planteado que para incorporar a otros socios, queremos ver primero qué representatividad tienen, por ejemplo, Guido Manini Ríos que votó muy bien en la interna, no desconozco lo bien que votó, y me merecen respeto sus votantes, pero todavía no tienen ningún representante electo, vamos a ver en octubre.

-¿Qué no está dispuesto a negociar en un eventual acuerdo de coalición?

-Lo único que para mí no es negociable de verdad, es lo de los 136 liceos y en eso creo que no va a haber diferencias. También en la apuesta a poner en marcha que el campo sea el motor de la economía, darle viabilidad a la cadena agropecuaria agroexportadora.

Guido Manini Ríos. Foto. Gerardo Pérez
Guido Manini Ríos. Foto. Gerardo Pérez

-Manini dijo que usted es un “soberbio” porque deja afuera a Cabildo Abierto de un eventual acuerdo político. Sin embargo, Lacalle Pou, aún no lo descarta. ¿Cómo piensa negociar con el senador?

-Yo no soy partidario en esta primera etapa de incorporar a partidos que no tienen representación parlamentaria ganada en las urnas. (Edgardo) Novick no ganó representación parlamentaria en las urnas, nunca todavía, no tiene un programa completo, no tiene propuestas en todos los ámbitos, no tiene equipos completos, así que le falta todo. Son partidos que son unipersonales porque mañana si yo no estoy, y Robert toma la posta, el Partido Colorado sigue vivito y coleando. Mañana, si Cabildo Abierto pierde a su líder y el Partido de la Gente pierde a su líder, se terminó, no existen más. Entonces yo lo que digo, no le cierro la puerta a nadie, tampoco digo, vamos a esperar a octubre y veamos qué representatividad tienen. Ahora los que tenemos representatividad somos el Partido Colorado, el Partido Nacional y el Partido Independiente, y tenemos equipo, programa, proyecto y propuestas. Los demás todavía no la tienen. Si la tienen, veamos si son compatibles. Yo lo único que dije y vuelvo a reiterar es que las cosas que ha dicho Manini me resultan de un espíritu poco republicano y me meten miedo (golpeó la mesa), así de simple, así que ¿qué tiene de soberbia eso? ¿Dónde está la soberbia? ¿Qué, no puedo opinar? Así que el que opina, entonces salimos a calificarlo personalmente. Yo no lo califiqué a Manini personalmente, yo cuestioné sus dichos y sus posiciones, no digo que él es esto y lo otro. Ahí está su diferencia, su primera reacción es acusarme, así como acusó al presidente de canalla. ¿Cómo le vas a decir al presidente que es un canalla? Al presidente, se le debe respetar la investidura presidencial.

-¿Coincide con el senador Pedro Bordaberry en que el partido de Manini Ríos es corporativista y que responde solo a los intereses de la clase militar?

-No son buenos para la gobernabilidad. La fragmentación es mala para la gobernabilidad. Los partidos establecidos tienen historia, trayectoria, proyecto, programa y equipo que canalizan adhesiones y sentimientos de los electores, que son adentro de los cuales se producen cambios generacionales de la dirigencia. Son una garantía de estabilidad y calidad democrática y de gobernabilidad. Cuando uno termina fragmentando el sistema en un partidito acá, en un partidito allá, entonces hay que sentarse a una mesa. Con 18 personas no se puede gobernar el país, mirá lo que le está pasando a España, mirá lo que le pasó toda la vida a Brasil que tuvieron que salir a comprar votos para tener mayoría; le pasa a Israel.

-¿Usted considera que Manini comenzó su campaña desde el cargo como comandante en jefe del Ejército?

-Yo no lo puedo afirmar porque sería un atrevimiento.

“El proyecto de ciudadanos genera ilusión”

-¿A qué le atribuye la victoria electoral obtenida el pasado domingo 30 de junio?

-A que nuestro proyecto fue capaz de generar tres cosas muy importantes. Ilusión, porque hay un proyecto de país serio detrás. Un destino, un lugar al que queremos llegar a un pequeño país modelo. Propuestas concretas para tratar de llegar a ese destino. Un equipo formidable, político, profesional y técnico, para gobernar el país, eso es lo que da confianza. Lo segundo, que hubo una renovación total y completa de los cuadros políticos, técnicos y profesionales. Eso es Ciudadanos y así se constituyó. Y creo que hay una demanda de parte de la ciudadanía, por la renovación. El 65% de los que nos votaron, no habían votado al Partido Colorado en 2014. La mitad votó al Frente Amplio, la otra mitad al Partido Nacional. El Partido Colorado vuelve a ser un arcoíris que capta gente de todas las agrupaciones y eso, nos hace mirar con un enorme optimismo la elección de octubre a tal punto que siendo el partido que ha estado completamente alejado al poder -el único en 14 años- es el único que se ha logrado renovar completamente. Creo que va a ser visto por la ciudadanía como la gran opción de renovación. Hay tres partidos en igualdad de condiciones compitiendo por un lugar en el balotaje.

-¿De qué manera influyó en la victoria su participación en el debate televisivo junto al exprecandidato del Frente Amplio Óscar Andrade?

-Fue un gran empuje final, creo que el debate en cierto sentido ayuda a explicar la gran diferencia que conseguimos en la recta final porque mucha gente que no nos conocía, nos conoció. Sabíamos desde muy temprano que la conversión conocimiento-predisposición a votar era muy alta.

“Vamos a competir por un lugar en el balotaje”
Ernesto Talvi, candidato a la Presidencia por el Partido Colorado. Foto: Reuters

-¿A qué público enfocará ahora la campaña? ¿Irá tras los “moderados”?

-Bueno, tenemos un gran arcoíris. Hoy, el Partido Colorado, posinterna, es un Partido renovado y un Partido capaz de captar un gran arcoíris de votantes, exbatllistas, que en la interna decidieron volver a casa y frentistas desencantados que sienten que Ciudadanos representa un proyecto de país que les devuelve una ilusión, semejante a la que tuvieran con el Frente Amplio en el 2004. También blancos que no van a dejar de serlo, porque el Partido Nacional tiene una historia rica y linda como la nuestra, pero que de golpe sienten que el mejor proyecto que se le está presentando al país de transformación es este y que nosotros podemos liderarlo. Vamos a competir por un lugar en el balotaje y creo que va a quedar claro en las primeras encuestas que esto va a ser una carrera de a tres.

-¿Cómo seguirá ahora su campaña política?

-Bueno, ahora con el tema de la vicepresidencia espero que cerrado, vamos a trabajar rápidamente para plantear un programa único del Partido, es decir, Batllistas y Uruguay Batllistas tienen técnicos muy valiosos y tenemos que integrarlos al trabajo de los equipos. El desafío es que nuestro mensaje llegue a todos los estratos y no solamente al perfil de quien suele votar en la interna.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)