MISIONES OFICIALES 

Contadora ingresó a la Senaclaft porque "fue recomendada por el doctor Toma", dijo su ex jefe

"La Senaclaft no fue consultada ni tuvo ninguna actuación en ninguna investigación relacionada con los juicios de Roma ni los de Aratirí”, agregó Daniel Espinosa. 

Toma en Roma el 12 de diciembre pasado en el partido entre la Roma y Wolfsberger. Foto: Captura
Toma en Roma el 12 de diciembre pasado en el partido entre la Roma y Wolfsberger. Foto: Captura

El extitular de la Secretaría Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo (Senaclaft), Daniel Espinosa, visitó este miércoles la Torre Ejecutiva para declarar en el marco de la investigación administrativa que puso la lupa en las misiones oficiales que el exsecretario de la Presidencia Miguel Ángel Toma compartió con una contadora de dicha secretaría, tanto a Estados Unidos como a Italia.

A la salida, en rueda de prensa, Espinosa dijo: “Lo único que me interesa aclarar es que reafirmé lo que ya declaré a algunos medios de prensa. La Senaclaft no fue consultada ni tuvo ninguna actuación en ninguna investigación relacionada con los juicios de Roma ni los de Aratirí”.

La contadora acompañó a Toma en cinco misiones oficiales: dos a Roma, por audiencias del Plan Cóndor, y tres a Washington, por el juicio de la minera Aratirí.

Espinosa, además, comentó cómo se dio la contratación de la profesional. “La designación de la contadora fue realizada por las jerarquías de Presidencia a título personal y esos juicios se manejaban de forma reservada, por lo tanto la Senaclaft no tuvo conocimiento”. “No nos rendían cuentas ni tuvimos conocimiento de las actuaciones realizadas”, agregó.

Espinosa dijo que entre 2018 y 2019 la secretaría que lideraba “precisaba funcionarios” dado que “Uruguay estuvo sometido a una evaluación internacional muy seria que podía terminar muy mal para el país”, motivo por el cual se había solicitado más personal. Se refirió de esta manera a la evaluación a la que el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat) sometió al país. 

“Ingresaron varios contadores. Algunos de DGI, otros particulares, y en el caso de la contadora fue recomendada por el doctor Toma”, afirmó.

“La contadora ingresó a Senaclaft, trabajaba en Senaclaft, con un contrato de adscripción a la secretaría de Presidencia”, profundizó. Dijo además que la contadora tenía “sus tareas diarias en Senaclaft” pero que su “tarea en los juicios, en las misiones oficiales, no dependía” de esta secretaría.

Este miércoles la contadora concurrió a la Torre Ejecutiva para declarar nuevamente por su rol en esos viajes al exterior. Uno de los focos de la investigación está puesto en determinar si la hoy exfuncionaria de la Senaclaft tenía los conocimientos, competencias y experiencia como para que Toma la solicitara para integrar la delegación.

Contadora de la Senaclaf compareció a la Torre Ejecutiva. Foto: Francisco Flores
Excontadora de la Senaclaf compareció a la Torre Ejecutiva. Foto Francisco Flores

Ayer fue el turno del propio Toma, quien compareció ante un tribunal de la Presidencia que le tomó declaraciones durante más de seis horas. 

Este miércoles El País informó que las 14 misiones de Toma y sus asesoras costaron a la pasada administración un total de US$ 164.000. El gasto se discrimina de la siguiente forma: US$ 93.000 en pasajes y US$ 71.000 en viáticos, según documentos oficiales a los que accedió El País. 

Miguel Ángel Toma. Foto: Leonardo Mainé
Miguel Ángel Toma el martes en la entrada de la Torre Ejecutiva. Foto: Leonardo Mainé
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error