Perfil

Carolina Cosse, una ingeniera en busca de la ecuación para 2019

De carácter fuerte, le gusta armar equipos, escucha música tropical y tuitea.

Cosse aspira a que el Congreso del FA la proclame en diciembre como precandidata. Foto: F. Ponzetto
Cosse aspira a que el Congreso del FA la proclame en diciembre como precandidata. Foto: F.ernando Ponzetto

Es amante de las matemáticas y como tal, calcula. Mide cada una de las palabras que usa y antes de responder instantáneamente las preguntas, se queda unos segundos reflexionando y después contesta. "Soy ingeniera, pero no soy automática", se autodefine la ministra de Industria Carolina Cosse.

Su nombre está en la lista de los precandidatos del Frente Amplio para las elecciones de 2019, junto al del intendente Daniel Martínez, el del secretario general del Sunca Óscar Andrade y el ministro de Trabajo Ernesto Murro. Cosse es feminista y la única mujer en la carrera presidencial.

Vestida con una blusa color rosa, en la mesa de reuniones contigua a su despacho a esta mujer de 56 años la espera un menú light. Son las tres de la tarde y no almorzó. Para afrontar el resto del día opta por una manzana y un té. Pero asegura tener una dieta saludable con proteínas, verduras y frutas, y que como a muchos uruguayos "le encanta" comer un asado.

A pesar del poco tiempo que le deja su actividad, la ministra se define como una "buena cocinera" y los fines de semana, en su casa de Punta Carretas, suele hacer verduras o carne a la parrilla.

Su imagen es importante para ella y se esmera por cuidarla desde "chiquita". "Tengo una buena maestra", dice entre risas en referencia a su madre, a quien defi- ne como "muy coqueta". Cosse la observaba maquillarse antes de ir a trabajar y cuando creció, comenzó a imitar esa conducta. Solo no se pinta los fines de semana, cuando está en su casa en "ojotas".

Es la única hija de un matrimonio de "clase media-baja" conformado por el actor Villanueva Cosse y Zulma Garrido, una profesora de historia. Se crió en el límite entre Villa Española y la Curva de Maroñas con su madre y abuela. Recuerda su infancia como "muy feliz".

Fue a la escuela y al liceo públicos del barrio hasta tercer año. Su madre le tenía "terror" a las matemáticas y cuando ingresó a Secundaria se preguntaba cómo le iría en esa materia. Pero el gusto por los números lo aprendió de una maestra de segundo grado que para enseñarles el principio de Arquímedes —el cual afirma que un cuerpo total o parcialmente sumergido en un fluido en reposo experimenta un empuje vertical hacia arriba igual al peso de la masa del volumen del fluido que desaloja— llevó dos bollones, uno lleno de bolitas de cristal y otro lleno de agua. En ese momento no sabía que se iba a dedicar a la ingeniería.

Ya en Secundaria su vocación estaba más clara. Mientras estudiaba daba clases particulares de matemáticas en la cocina de su casa "para hacer unos pesos". La carrera de ingeniería eléctrica le llevó nueve años, mientras cursaba se casó y tuvo dos hijos, que hoy tienen 35 y 36. Primero dio clases en academias y luego se desempeñó como docente en la Universidad de la República.

Su primer contacto con la política fue al final de la dictadura, en 1983, cuando se afilió a la Unión de Jóvenes Comunistas. De chica en su casa se hablaba de política, su abuelo era comunista y a pesar de haber fallecido cuando ella apenas tenía cuatro años, lo recuerda como un "referente".

Después se vinculó al Centro Artiguista por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Cadesyc) del Movimiento de Participación Popular, donde conoció al expresidente José Mujica.

En los últimos 11 años hizo una carrera política vertiginosa: en 2007 asumió como directora de la División Tecnología de la Información de la Intendencia de Montevideo. En 2010 fue nombrada presidenta de Antel y en marzo de 2015 fue designada como ministra de Industria.

Se caracteriza por armar equipos de trabajo y considera que esa es una de sus fortalezas. Co-mo ejemplo, menciona una polémica obra que fue objetada por el Tribunal de Cuentas: el Antel Arena. Cosse recalca que el proyecto no fue una decisión personal sino muy estudiada. "Hubo un equipo enorme de Antel conversando del tema antes de tomar una resolución, por eso cuando hablo aparece esa firmeza, porque ya le dimos para adelante y para atrás", recordó.

En la interna del FA Cosse proyecta una personalidad fuerte, lo que admite, aunque asegura que no es inflexible o intolerante. "Carácter fuerte no es hablar fuerte, me siento muy acompañada en las definiciones", señaló.

Como ingeniera, "trabaja con la realidad" y opta por la cautela en sus apariciones públicas. "No me gusta anunciar algo si no está andando", afirmó.

Ritmo.

A pesar de las largas jornadas en el ministerio, Cosse se hace tiempo en la mañana para su rutina de natación. Pero además asiste a clases de piano desde el 2014, cuando sintió la necesidad de "estudiar algo". "No encontraba qué cosa estudiar y dije por qué no piano. Había aprendido guitarra cuando tenía 15 años. Ya tenía un leve conocimiento de la música", señaló.

Le gusta escuchar música, pero no solo el género clásico. También el rock, la tropical, el candombe y la murga. "Hay cosas para bailar que me gustan", confesó la ministra.

Desde que su nombre se maneja como precandidata, Cosse asumió un más alto perfil en las redes sociales. "Soy de aproximaciones sucesivas, al principio no lo usaba mucho al Twitter ahora lo tengo más incorporado", dijo.

En general trata de ser "medida" a la hora de opinar en redes sociales "por un tema de respeto", prefiere no discutir en Twitter y sí hablar "cara a cara".

Todos los días usa esa red social y en las últimas semanas se dirigió directamente al otro precandidato, el intendente Daniel Martínez, tras un desencuentro por el Antel Arena, cuando la comuna analizaba multarlo por vender entradas a espectáculos sin habilitación. Tras una conversación privada, el asunto se resolvió. La máxima de Cosse es: "No me importa ganar una discusión, lo que me parece bueno es colaborar a construir algo". Carolina Cosse

Se sintió discriminada por ser mujer

A la hora de contestar si es feminista, la ministra de Industria Carolina Cosse no titubea. "Me parece que es bueno para todos nosotros que mujeres y hombres tengamos las mismas oportunidades", señaló al ser consultada por El País.

Como ingeniera, ella vivió en su propia piel alguna situación de discriminación por ser mujer o machismo. "Millones de pequeñas cosas me han pasado como a todas nosotras, pero uno sigue para adelante y llega un momento que sí tenés que admitir que pasa. En reuniones técnicas que sos la única ingeniera y que no te miran a vos cuando hacen la pregunta, 87 veces, pero cuando la que da la respuesta es uno no tienen más remedio que mirarte", explica. En el ámbito universitario no sintió esa discriminación: "En la Facultad debo decir que no hay discriminación, quizás se pasan para el otro lado y te tratan como un varón".

"Si tuviera la oportunidad de ser candidata haría foco en seguridad"
Carolina Cosse. Foto: Fernando Ponzetto

—¿Cómo es la relación con el intendente Daniel Martínez luego de un desencuentro que protagonizaron por la venta de entradas para el Antel Arena?

—La relación con Daniel Martínez es muy buena y es de hace mucho tiempo, cuando era presidenta de Antel trabajábamos juntos. Ahora yo como ministra y él como intendente tenemos muchos proyectos en común. Lo que yo respondí a un tweet es que lo que pasó no tenía nada que ver con la interna del Frente.

—¿No hay "celos ingenieriles" como dijo en su momento la vicepresidenta Lucía Topolansky a radio Del Sol?

—La verdad que no.

—¿Cuándo piensa oficializar la candidatura?

— Calma, no soy yo la que oficializa nada. Es el Frente que decide.

—¿Dejará el ministerio cuando eso suceda?

—Primero dejaré el ministerio si el presidente me lo pide en cualquier momento. Todos hablamos con él sobre esto hace ya meses y yo considero que es incompatible hacer campaña con ser ministra. Cuando haga campaña voy a renunciar si el presidente (Tabaré) Vázquez no me saca antes.

—¿Ahora no está haciendo campaña entonces?

—Ahora estoy trabajando. Lo que pasa es que ustedes recién se dan cuenta de que los ministros vamos a un comité porque nos invitan; eso es siempre así.

—¿Es cierto que tiene el apoyo del presidente Tabaré Vázquez para presentarse como precandidata?

—No me meto con trascendidos de prensa.

—¿A quién admira más a Vázquez o a José Mujica?

—Son personas incomparables, porque son los dos grandes hombres muy diferentes.

—¿Con qué se identifica de Vázquez?

—No sé con qué me identifico, porque eso sería asumir que yo tengo características de él y soy muy respetuosa. Le tengo un profundo respeto, creo que es un gran presidente y es un hombre de Estado, que siempre está obsesionado con el bienestar de la gente.

—Ha dicho en varias entrevistas que la filosofía de Mujica la cautivó. ¿En qué la aplica?

—Cuando definimos el plan Universal Hogares en Antel (servicio de acceso a Internet de un giga sin costo mensual), ahí la apliqué. Cuando definimos que era sobre fibra óptica ahí la apliqué y me vinieron a preguntar si elegíamos hogares según algún criterio para hacer la fibra al hogar y dije: hogar por hogar. Para que le llegara a todos la política y de la mejor manera, y ahí siento que puse en práctica su filosofía.

—¿Cómo es la relación con Mujica? ¿Es de ir a su chacra en Rincón del Cerro?

—Es una relación normal. A veces voy a la chacra. Tanto Mujica como Lucía Topolansky son personas incomparables, ella es una gran mujer. Siempre que la escucho hablar es una fuente inagotable de ideas y de iniciativas, porque todo lo que agarra lo quiere transformar. Teje redes, teje crecimiento, Lucía es grande. Me inspira mucho porque es una compañera muy valiosa.

—¿Se siente capacitada para ser parte de la fórmula del Frente Amplio?

—Sí. Yo creo que tengo una idea de cómo viene el futuro y creo que se necesitará muchísimo foco y claridad en las directivas políticas y una gran capacidad de construir muy buenos equipos.

—¿En qué hará foco?

—Si tuviera oportunidad haría foco en seguridad, oportunidades y construir para el futuro del Uruguay.

—¿Cuál es el diagnóstico que hace de la seguridad y a qué apunta?

—Se ha hecho mucho en seguridad y creo que se ha complicado mucho. Las dos cosas al mismo tiempo. Se ha complicado el tejido social por fenómenos nuevos. Que se ha hecho mucho y queda mucho por hacer, porque es la era de la multidisciplina. La seguridad para mí es un tema que tiene que ver con trabajo, con vivienda, con salud, con desarrollo social, con el castigo al delito también. Pero tan importante como reprimir el delito es trabajar en equipo muy coordinado para prevenir, porque no tienen que llegar los jóvenes a esa zona del delito. Porque después que llegan es muy complicado.

—El senador Pablo Mieres dijo que la inauguración del Antel Arena se parece a un acto de campaña con fondos públicos. ¿Qué responde a esa crítica?

—Eso lo dice alguien que está en campaña.

—¿Por qué hay tanto secretismo con el Antel Arena?

—No es verdad que hay secretismo.

—Se declara reservada un montón de información

—Es normal y prevé la ley que los organismos declaren las cosas reservadas. La información de los costos se sabe y está en las versiones taquigráficas de la Comisión de Industria en el Parlamento. Sucede que hay contratos que tienen cláusulas de confidencialidad, porque Antel ha negociado con jugadores a nivel mundial y ha logrado buenas condiciones.

—¿El exvicepresidente Raúl Sendic se debería presentar como candidato al Senado?

—Creo que este proceso ha sido doloroso. Si tuviera que aconsejar, aconsejaría un período de reflexión, un período de estudio (…) Creo que era Raúl Sendic padre que decía el que se precipita se precipita.

—Trabajó para Venezuela. ¿Qué piensa del hecho de que miles de personas están emigrando por las malas condiciones de vida?

—Estoy totalmente convencida de la autodeterminación de los pueblos y como ministra no me parece bien opinar de cuestiones internas de otro país. Me duele que tenga tantos problemas Venezuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)