FRONTERA

Botana presentó proyecto que busca “convertir en comerciantes a quienes hacen contrabando”

Se crean "Patentes de Introducción Fronteriza" que permitirán ingresar mercadería para ser comercializada y vendida en zonas fronterizas y busca traer a la legalidad a quienes no lo estaban.

Sergio Botana. Foto: Francisco Flores
Sergio Botana. Foto: Francisco Flores. Foto a

El senador nacionalista Sergio Botana presentó este jueves en Comisión de Hacienda un proyecto de ley que crea la “Patente de Introducción Fronteriza como medio de introducción de mercaderías al país para su comercialización o consumo dentro de las zonas fronterizas que establezca el Poder Ejecutivo”.

Los beneficiarios de este mecanismo serán los comercios formales de los departamentos o zonas de los departamentos que el Poder Ejecutivo determine, además de “los ciudadanos nacionales que al momento de la promulgación de la presente ley y de modo comprobable se hayan dedicado al comercio informal transfronterizo a escala de supervivencia y/o sustento de su núcleo familiar”.

El legislador aclaró especialmente que el régimen no aplicaría a personas que deseen cruzar la frontera y hacer un surtido, por ejemplo. “Está dirigido a los comercios que aportan y abre la puerta a que se puedan incorporar aquellos que hayan hecho comercio ilegal”, dijo a El País.

La patente autoriza la introducción de mercaderías por hasta un valor de 15 BPC por viaje ($ 73.050 a valores 2021) con una frecuencia de hasta 3 veces por semana. El valor mensual no podrá exceder las 90 BPC mensuales ($ 438.300 a valores 2021), agrega el texto.

Botana dijo a El País que esto no busca legalizar el contrabando, sino “convertir en comerciantes a quienes hacen contrabando”. “No se pretenderá matar a quienes hicieron contrabando, sino legalizarlos. Si porque un día incurrieron en la figura del contrabando nunca más van a poder trabajar legalmente, estaríamos creando otra categoría de uruguayos”, sostuvo.

Además, afirmó que el beneficio será también para comercios ya instalados en zonas de frontera, que actualmente compiten con contrabandistas, y para los importadores. Otro beneficio, acotó el senador, será para la Dirección General Impositiva (DGI) que comenzará a recaudar por este comercio fronterizo que hoy ya ocurre pero fuera de toda norma y sin pagar ningún tributo.

El proyecto de ley prevé que se cree una lista de mercaderías autorizadas en la que se excluirá específicamente los medicamentos, armas, sustancias peligrosas, carnes, frutas y verduras que se produzcan en los departamentos o zonas beneficiarias del régimen.

Tampoco se aplicará a mercaderías gravadas por el Impuesto Específico Interno, por lo que combustibles y cigarrillos, dos de los productos de mayor ingreso en la frontera, también estarán fuera.

Las mercaderías que se ingresen deben ser consumidas o utilizadas en zonas fronterizas, donde rija el sistema y el control, dijo Botana, estará a cargo de la Dirección de Aduanas. “A esos efectos se implementarán los debidos controles aduaneros, sanitarios y demás correspondientes”, dice el proyecto.

“La idea de este proyecto de ley es crear un mecanismo automático de eliminación de inestabilidades económicas y sociales. Con el sistema que se crea la adaptación es automática y permanente. Las diferencias de precios que ofrecen los comercios se moderan. No hay que esperar lentas decisiones burocráticas producidas siempre tarde. El fronterizo dejará de vivir el sobresalto permanente. Su empleo será más constante. También, el comercio ilegal perderá su razón de ser”, señala el texto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados