ENTREVISTA

Bauzá: “Cuando me presento a una elección es para ganar y tengo que estar preparado”

El nombre de Sebastián Bauzá era manejado por varios dirigentes blancos para encabezar la candidatura a la Intendencia de Montevideo. Sin embargo él la rechazó. "Trabajo en lo que me preparé", dice.

bauza
Sebastián Bauzá.

Sebastián Bauzá fue designado por el presidente electo Luis Lacalle Pou para ocupar el cargo de la Secretaría de Deportes en el gobierno que ingresará el 1° de marzo de 2020. Sin embargo, siempre se manejó su nombre para ser el candidato de la coalición por la Intendencia de Montevideo. Su negativa generó malestar en el entorno de Lacalle Pou.

— ¿Mantiene su posición vinculado a la candidatura de la IMM?
— Nunca fui candidato a intendente.

El sábado en La Paloma varios dirigentes del entorno del futuro presidente me dijeron que su ingreso al sector sí estaba matizado con esa posibilidad y manifestaron una cierta molestia con su posición.
—Tú estuviste en la campaña y siempre Luis (Lacalle Pou) me presentó como referente del deporte. Aparte las charlas que yo tuve con Luis mano a mano siempre fueron lo mismo. Ser un buen candidato a la Intendencia para muchos puede ser un orgullo. Pero la verdad es que Luis no me vino a buscar para ser candidato a intendente. Algún dirigente político podría tener la ilusión de que yo aceptara porque no sabía cuáles habían sido los diálogos con Luis. Pero Luis sabía cuál era mi problema y por qué ingresé a la política. Ingresé por un pedido de Luis y porque trabajé para que él asumiera como presidente.

— ¿Él se lo planteó?
— Por supuesto que sí y yo le dije que no. Que la verdad que no me interesaba. Primero por lo que es mi laburo, por mi empresa y porque no estoy preparado. Sí me lo planteó, por supuesto, pero nunca le dije: “Lo voy a pensar”. Siempre fue negativo. Él lo sabe. Y aparte Luis siempre me respetó la posición. Que la otra gente pensara que yo iba a ser candidato porque me veía para ser candidato, es otra cosa.

— ¿Le llamó la atención que no lo mencionara en La Paloma?
— La verdad que no. La verdad que no me di cuenta. En la charla que tuve con Luis él lo entendió. No sé cuál es el tema, no hay enfrentamiento para nada. Jamás Luis me lo dijo. Él lo sabe y los primeros días de diciembre cuando él me designa director de Deporte lo hablamos, por dónde quiere él que yo trabaje y todas estas reuniones.

— ¿Cuándo fue la última vez que se lo planteó?
— Es más. Él me dijo: “Lo tuyo lo tengo resuelto”. Fue después de nombrar los ministros y fue la charla que tuvimos en el mano a mano.

— ¿Él anuncia el gabinete y lo llama devuelta para ofrecerle?
— Fue después de nombrar los ministros que me llama por el deporte. Y ahí hablamos de cómo hay que encarar el deporte, la relación que tendrá con (Pablo) Mieres, con la educación y todo. Pero él sabía siempre que yo no me había preparado para ser candidato a intendente.

— El ofrecimiento para la IMM, ¿cuándo fue? ¿En la campaña o después de ganar?
— Al principio. A ver qué me parecía, lo hablamos y a veces salía el tema. Y me preguntaba si seguía incambiado el tema (del ofrecimiento a ser candidato a la IMM) y yo le decía que sí. "Ta, ta, te respeto” —decía— y chau.

— Me dicen desde el entorno del presidente electo que luego de ganar le plantean nuevamente la oferta.
— El día que me confirma en deportes… Puede ser que me haya plateado de vuelta si el tema de la intendencia estaba incambiado. “Sí, está incambiado”, dije y nada más. Eso puede ser. Pero el llamado que me hace es para trabajar en deportes. No para decir: “Vamos organizar el tema de la candidatura”, porque sabía siempre que yo no lo iba a aceptar.

— En estos días dirigentes blancos han insistido nuevamente porque consta que necesitan un candidato.
— Sí, claro. Pero no he cambiado. Pero hay varias razones. Lo que pasa es que los que me conocen, que trabajaron conmigo todo este año, los técnicos, sabían cuál era mi pensamiento y por qué no lo acepté. Te puedo asegurar que ser candidato a intendente no es cualquier cosa. Es una decisión de vida. De alguna manera, cada vez que jugué a algo, jugué para ganar. En la época mía de deportista, hasta cuando fui presidente de Bella Vista, de la AUF. Cuando me presento a una elección es para ganar y tengo que estar preparado. Y no es una decisión ni de dos meses ni de tres meses. En todo el año, para lo que yo me preparé es para el deporte, porque fuera de que fui presidente de la AUF mi trabajo también fue salir con Pablo Da Silveira en los temas de educación, en los temas con (Pablo) Bartol para trabajar en lo relativo a este tema. La verdad. Tal vez la diferencia está en que yo no soy un político de carrera. Siempre consideré que Luis me vino a buscar como técnico.

— Quizás tenían la expectativa de hacerlo cambiar de opinión.
— Claro, pero cuando lo mío es no, es un no pensado. Si me dan un cargo de AFE no lo agarro, trabajo en lo que me preparé y estuve toda la vida. Las veces que hablé con Luis siempre fueron muy transparentes conmigo, yo también con él. Una relación espectacular. Me sentí muy cómodo y me siento muy cómodo por la confianza y porque de alguna manera te protege y entiende. Yo no creo que esté molesto conmigo, pero no sé.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados