FEMICIDIO

A prisión el hombre que mató a niña de 4 años en Rivera

Confirmaron abuso sexual; la madre también fue a la cárcel.

Juzgado de Rivera. Foto: Archivo El País
El crimen conmocionó la ciudad de Rivera en la tarde de ayer. Foto: Archivo El País

La población de Rivera se vio ayer otra vez conmovida al enterarse de un nuevo caso de homicidio y violación de una menor de edad. Esta vez la víctima fue una pequeña de 4 años, Ana Clara Da Silva Palombo.

Su padrastro, un hombre de 31 años, la golpeó con tal agresividad en el abdomen que terminó provocándole lesiones que exigieron su internación en un sanatorio privado, el pasado jueves.

Los médicos que la atendieron resolvieron de inmediato el traslado de la niña a Montevideo pero a mitad de camino, entre Durazno y Sarandí Grande, se comprobó su fallecimiento.

El padre de la niña, enterado del fatal desenlace, denunció ante la Fiscalía la “sospecha de malos tratos de parte del padrastro”, dijo a El País el coordinador de Jefatura de Rivera, Riber Aquines.

Ana Clara Da Silva Palombo. Foto: Facebook
Ana Clara Da Silva Palombo. Foto: Facebook

De inmediato, la policía procedió a la detención del padrastro, Jonatan P., y en la mañana de ayer también fue detenida la madre de la niña, Gimena D., de 26 años. El colectivo Mujeres de Negro publicó en Twitter sus condolencias e inscribió como causa que “el padrastro tras discutir con su mamá se desquitó” con la niña.

Las sospechas de que la víctima era agredida desde tiempo atrás terminó comprobándose por más de una vía.

La autopsia determinó que la niña murió por consecuencia de lesiones ocasionadas por golpes violentos, y también confirmó que había sido víctima de abuso sexual.

A pedido de la fiscal Valentina Sánchez, a últimas horas de la tarde de ayer la jueza de séptimo turno de Rivera, Olga Isabel Belé, formalizó a los dos sospechosos y estableció como medida cautelar la prisión preventiva por 180 días del padrastro y la madre de la niña asesinada.

Contra el hombre, el juicio se sustanciará por la comisión de varios delitos: homicidio muy especialmente agravado, reiterados casos de abuso sexual y violencia doméstica.

En relación a su pareja, la madre de la niña, se reunirán las pruebas que determinan que fue cómplice de las acciones de su pareja, tanto del homicidio como del ejercicio de violencia doméstica agravada por ir en contra de una niña, y asimismo por haber omitido los deberes inherentes a la Patria Potestad.

La pareja que ya está en prisión tiene un hijo en común, que, según las autoridades, quedó al cuidado de familiares.

Mientras en la tarde de ayer se desarrolló la reconstrucción del caso, instancia que no tuvo lugar en el domicilio en donde ocurrieron los hechos sino en dependencias de la Jefatura policial de Rivera, decenas de personas, incluidas allegados a la familia afectada, manifestaron su indignación. Lo mismo ocurrió frente a las oficinas judiciales, lo cual obligó a establecer un vallado y cortar las calles.

A pesar del clima de dolor y consternación, de rabia e impotencia, solo se rompió un vidrio de una de las puertas de ingreso al juzgado.

En mayo del año pasado, la Justicia riverense había condenado a dos jóvenes de 22 y 23 años a 45 años de prisión, 30 de cárcel más otros 15 de medidas de seguridad eliminativas, como autor y coautor de la violación y posterior asesinato de la niña Valentina Walter, justo el día en que cumplía nueve años.

Aquella sentencia fue por homicidio muy especialmente agravado por sevicia, por haber sido cometido para tapar un delito previo (es decir, la violación) y por femicidio.

Conocida el fallo judicial, la fiscal Verónica Bujarín dijo: “Para todos fue algo muy doloroso este juicio. No me había dado cuenta cuánto nos había afectado. Por eso luchábamos por la sentencia de condena”.

Otro caso que conmovió a Rivera se conoció en 2016; fue el de un hombre de 56 años que violaba a su hija desde los 6 años de edad, y la dejó embarazada dos veces: a los 13 y a los 15 años.

En Uruguay no existen trabajos de campo que permitan conocer los datos de la realidad del abuso infantil, pero en aquella fecha los números de Rivera ya asustaban.

Desde el año 2014 se habían reportado 83 víctimas de abuso sexual, a niños y adolescentes, sometidos a prostitución infantil o explotación sexual. Del total de menores sometidos a abusos, 68 eran niñas y 15 eran niños.

Desarticulan doce bocas de droga

Doce bocas de drogas fueron desarticuladas por la Policía tras varios allanamientos en Tacuarembó y Rivera. La “Operación Pejerrey” se cumplió con la realización de 15 allanamientos simultáneos en distintos barrios. Como resultado de las intervenciones se logró la detención de 17 personas (8 mujeres y 9 hombres, entre quienes hay un menor de edad). Se incautó 5 vehículos automotores, 7 motos, 2 bicicletas, televisores, equipos de música, 3 revólveres, 10 cuchillos, 3 balanzas de precisión, títulos de propiedad de muebles e inmuebles, equipamiento para gimnasio, celulares, dinero y drogas. De los detenidos, 6 son poseedores de antecedentes penales, (2 por delitos relacionados a drogas). Participó de esta operación personal de la Dirección de Información Táctica, Unidad de Investigaciones de Zona I, Grupo de Respuesta Táctica, y Unidad de Respuesta y Patrullaje de la Jefatura de Tacuarembó

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados