CAEN PELIGROSOS CRIMINALES

"Os Manos", la banda narco en estado de guerra que quería tomar Tacuarembó

Ambas Policías, de Tacuarembó y Rivera, unieron sus fuerzas y prepararon un operativo para frenar el avance de una de las partes de “Os Manos” en Uruguay.

"Os Manos", la banda tenía drogas, armas y un auto. Foto: Ministerio del Interior
"Os Manos", la banda tenía drogas, armas y un auto. Foto: Ministerio del Interior

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Esta vez no se trató de una guerra entre dos bandas. Esta vez la violencia, la muerte y las amenazas se sucedieron dentro de una de ellas. Pero para llegar a esa conclusión, los investigadores policiales tuvieron que hilvanar distintos hechos.

El primero, ocurrió el 4 de abril. En horas de la tarde dos delincuentes llegaron en auto hasta el asentamiento La Colina, ubicado al sur de la ciudad de Rivera. Se bajaron y caminaron entre las calles de polvo para cumplir una orden. En una casa de chapa, fumando y recostado contra una moto, encontraron el objetivo: un hombre de 43 años con varios antecedentes penales.

Los dos delincuentes lo obligaron a arrodillarse y luego simplemente uno de ellos apretó cuatro veces el gatillo para que las balas hagan el resto del trabajo. Luego los hombres recorrieron las mismas cuadras por las que habían llegado, pero en vez de a pie usaron la moto de la víctima. Una vez fuera del asentamiento abandonaron la moto y se subieron al auto que los esperaba.

La primera hipótesis de los investigadores policiales de Rivera fue que el homicidio había sido a raíz de una disputa de territorio por la venta de droga entre las tres bandas criminales que operan en la cuidad: “Bala na Cara”, “Os Manos” y “Los Taura”. Sin embargo, poco después se sorprenderían.

A los pocos días del crimen ocurrió el segundo hecho. Un video, que comenzó a circular por redes sociales mostraba a tres delincuentes encapuchados y armados hablando en portugués y diciendo que en apoyo a “Paulinho” iban a “tomar” la ciudad de Tacuarembó. Las imágenes alertaron a los investigadores de Rivera e inmediatamente se comunicaron con sus pares de Tacuarembó. El enfrentamiento entre estas bandas parecía haberse extendido desde la frontera del país hacia el centro. “Paulinho”, a quien nombran en el video, es un reconocido delincuente recluido en la cárcel de Carancho (Rivera) e integrante del grupo “Os Manos”.

Vínculo

Tras el video, la Policía de Rivera tomó contacto con efectos policiales de Santana do Livramento porque tenían sospechas que el crimen ocurrido el 4 de abril y el video estaban relacionados. Los trabajos de inteligencia demostraron que no se trataba de un conflicto entre las bandas, sino de una disputa interna de una de ellas. “Os Manos”, indicaron a El País fuentes policiales, se había partido a la mitad y los dos grupos estaban peleando por un territorio al sur de Brasil y otro al norte y el centro de Uruguay.

La investigación pudo determinar que los delincuentes iban a ir en un auto a Tacuarembó para instalar allí el negocio de la droga. Ambas Policías, de Tacuarembó y Rivera, unieron sus fuerzas y prepararon un operativo para frenar el avance de una de las partes de “Os Manos” en Uruguay. En el centro de la ciudad de Tacuarembó, detuvieron a los delincuentes e incautaron 1 kg de pasta base y un revólver. Un día después, la Policía de Rivera llevó adelante ocho allanamientos. Uno de ellos fue en la casa donde se había grabado el video en el que amenazaban con “tomar” Tacuarembó. Allí detuvieron a dos personas.

La Policía logró, en base a las armas incautadas en los allanamientos, probar su teoría. El hombre de 43 años había sido asesinado por una de las personas que aparecía en el video. Este homicida y su cómplice fueron condenados a ocho años de penitenciaría por el crimen y las amenazas. Pero la investigación aún no terminaba. Había algo más por resolver.

La Policía sabía que alguien estaba haciendo de “nexo” entre los delincuentes de Brasil y los de Uruguay. Esta persona se encargaba de recibir la droga que entraba por Brasil, guardar armas y recibir la plata por la venta de los estupefacientes. Se trataba de una mujer que vivía del lado norteño.

La Policía Civil de Santana do Livramento logró ubicarla y realizaron allanamientos para detenerla. En su casa estaba el revolver que se usó en el video en que los delincuentes brasileños realizaron la amenaza. También estaba el auto que se usó para trasladar a los sicarios al asentamiento La Colina y cumplir la orden de matar al hombre de 43 años.

El delincuente que asesinaron

“Peligroso” y dedicado a la droga

El hombre de 43 años que fue asesinado de cuatro disparos en la puerta de su casa, ubicada en el asentamiento La Colina, era un “peligroso delincuente”. Según explicaron a El País fuentes cercanas a la investigación, esta persona se había instalado en el asentamiento y pretendía hacerse del negocio de la vente de estupefacientes del lugar. “Se dedicaba a regentear personas para trabajar en su boca”, confió a El País una fuente policial. De esa manera generó un conflicto interno entre la banda criminal “Os Manos”. El delincuente, agregó la fuente, “si tenía que secuestrar al hijo de alguna consumidora que no pagaba las deudas con él, lo hacía”. A los dos días del crimen la Policía detuvo a dos personas: un menor de 16 años y un mayor, de 20 años. Según las fuentes estas personas trabajaban para la “boca” de este a delincuente. El menor fue condenado por la autoría de una infracción grave a la Ley Penal tipificado como un delito de asistencia a la actividad delictiva, y se encuentra cumpliendo una medida socioeducativa no privativa de libertad. El otro fue enviado a prisión preventiva a la espera de una acusación fiscal final, por el mismo delito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados