VIOLENCIA EN MONTEVIDEO

Aire de venganza en Las Acacias: vecinos temen más muertes tras asesinato de dos mujeres en balacera

Los vecinos del barrio Las Acacias creen que habrá más muertes por venganza después de la balacera donde murieron dos mujeres de 51 y 21 años, y otras tres personas resultaron heridas.

Patrullero policial en el barrio Las Acacias. Foto: Estefanía Leal
Patrullero policial en el barrio Las Acacias. Foto: Estefanía Leal

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El aire que se respira en las pocas cuadras que conforman el barrio Las Acacias es de venganza. Esa es la palabra que repiten los vecinos que hablan con la condición de que no se revelen sus identidades. Y la venganza deja huellas, explican, porque asesinaron a “gente inocente”, a la “madre de una bebé”. Y también porque fue asesinado un adolescente de 14 y otro de 15 quedó con muerte cerebral.

Pero el extremo de la violencia en Las Acacias llegó el miércoles con una ráfaga de disparos hacia una casa ubicada en Juan Acosta y Possolo. Todo pasó a una hora en que los comercios que están ubicados allí habían cerrado sus puertas.

Entre las 18 y las 19 horas los vecinos escucharon más de 30 tiros. Y a las balas les siguió el caos.

Cinco personas heridas tuvieron que ser trasladadas a distintos centros asistenciales para que los médicos pudieran salvar sus vidas. Pero con dos de ellas no hubo caso.

Una mujer de 21 años murió esa misma noche. Otra de 53, madre de la joven, falleció durante la madrugada. Otras tres personas continúan internadas.

La Policía Científica encontró decenas de casquillos producto de la balacera.

Un día después.

Un comerciante de la zona cuenta a El País que estaba a cuatro cuadras de donde ocurrió el ataque y que al sentir los disparos, de los que dice ya reconocer el sonido, atinó a resguardarse contra una columna del alumbrado público.

“Pasó una moto y comenzó a disparar para la casa. Atrás venía un auto e hizo lo mismo”, cuenta.

A menos de 24 horas de la balacera, un patrullero con dos policías está parado en la esquina del hecho. En la vereda de enfrente un grupo de personas los mira fijo, en un aparente duelo de miradas. Esas personas se incomodan, también, con la presencia de la prensa. Pero fuera de esa esquina el barrio pareciera querer contar, al menos algo de lo sucedido, y de cómo es que vienen viviendo en los últimos tiempos.

“Fueron a buscar a uno que estaba ahí y tiraron contra todo”, dice un vecino. Cerca de él, una vecina lamenta la muerte de la joven de 21 años y augura que en el barrio va a correr más sangre.

“Fue un ajuste entre ellos, pero la nena (por la joven de 21 años) tenía un bebé y no tenía nada que ver, y entonces esto no va a quedar así”, asegura.

Patrullero de la Policía durante un operativo. Foto: Estefanía Leal
Patrullero de la Policía durante un operativo. Foto: Estefanía Leal

Otro vecino señala que en la esquina de Acosta y Possolo viven “como 13 hermanos” y que en ese lugar estaba quien sería el destinatario de las balas que terminaron con la vida de “dos inocentes”.

“Hay uno que quemó todo y quieren la cabeza de él. Nosotros ya los conocemos; se criaron acá”, dice otro vecino, y en la misma sintonía que las otras personas augura que la situación y la muerte de las dos mujeres podría ser vengada.

Otra muerte.

Pero la balacera en Acosta y Possolo no fue el único hecho violento con el que tuvo que convivir el barrio en los últimos días. En la esquina de Salustio y Torricelli, a pocas cuadras de donde se sintió la ráfaga de disparos el miércoles, asesinaron a un adolescente.

“Mataron a un botija que no tiene nada que ver; quizá estaba uno al lado del que sí (pudo haber hecho algo), y pasó eso”, dice un comerciante.

Este asesinato ocurrió el miércoles 13. El adolescente estaba junto a otras personas, de unos 20 años, cuando dos delincuentes en moto dispararon.

“Yo sentí el ruido, salí y el botija estaba tirado. Pobre Kevin, no tenía nada, pero nada que ver”, lamenta un hombre que se encontró con la escena del crimen.

Entre los vecinos de Las Acacias los rumores corren de calle a calle y a los distintos episodios de las últimas semanas -el asesinato de Kevin y la balacera del miércoles- suman el caso de un adolescente con muerte cerebral a causa de un disparo.

Algunas personas del barrio, además, cuentan que en la mañana de ayer volvieron a sentir tiros en la zona, aunque no se reportó ningún herido.

Fuentes de la Jefatura de Policía de Montevideo dijeron a El País que se está trabajando intensamente en el esclarecimiento de los hechos y que se están recogiendo elementos, en conjunto con Fiscalía, para dar con los autores de la balacera del miércoles.

Los vecinos, en tanto, están seguros de que el destinatario de los disparos “está escondido” y dicen que todo comenzó por “alguna deuda por la droga”.

Otro residente de Las Acacias asegura que el barrio es tranquilo y que “por la culpa de uno que se mandó macanas están matando a gente inocente”.

Quienes viven allí dicen no tener miedo de que les hagan algo a ellos, porque es un problema entre “dos bandas”. Aunque se protegen, sí, de “alguna bala perdida”.

“Yo, por ejemplo, espero el ómnibus acá”, dice uno que está colocado justo atrás de un árbol. “Con nosotros no se meten, pero nunca sabes por dónde puede venir una bala perdida”, agrega.

Los vecinos coinciden en que en la zona hay patrulleros todos los días, pero advierten que igual “los cambios de guardia” de los policías son aprovechados muchas veces por los delincuentes para atacarse entre ellos.

“Nos duele”, dijo González

El director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, Santiago González, se refirió a la balacera ocurrida el miércoles en Las Acacias. “Es muy difícil para la Policía prevenir que una persona vaya a matar a otra. Lo lamentamos muchísimo, por supuesto. Nos duele”, dijo en rueda de prensa. También destacó que “hay presencia policial en todos los barrios”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados