ONG CONTRA EL ABUSO A LOS HIJOS

Un país en "guerra conyugal"

Cientos de niños quedan rehenes de las peleas entre sus padres en los estrados judiciales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Día del niño. La agrupación "Todo por nuestros hijos" se congrega cada mes de agosto ante la SCJ con regalos que no llegan a destino. Foto: Francisco Flores.

Las demoras en los juzgados de Familia para decidir el régimen de visitas; cuál de los progenitores debe quedarse con la tenencia de los niños una vez que la pareja se separa; los "múltiples casos en los que el niño se ve involucrado en largos procesos judiciales", llevaron a que se creara la organización sin fines de lucro Stop Abuso. La misma fue inscripta formalmente en el Instituto Nacional de Derechos Humanos hace un año, a pesar de que los integrantes venían trabajando en el tema desde hace casi cuatro años.

Stop Abuso está conformada por un grupo de profesionales, entre lo que se encuentran abogados, asistentes sociales y psicólogos, así como padres y familiares de los niños.

"El objetivo es defender los derechos de los hijos, ante las situaciones de extrema gravedad que se están dando en Uruguay con los niños luego de divorcios o separaciones conflictivas entre los padres", expresó Nita Próspero, psicóloga e integrante de la organización.

Según cuenta, una vez que la relación de los padres llega a su fin, en muchos casos los hijos pasan a ser rehenes de esa situación y "se les quita la posibilidad de vincularse de igual manera con ambos padres, a ser protegidos, educados y enriquecidos con ambas familias y sus contextos".

Por esa razón es que la organización busca acercarse y ayudar "a aquellos que están transitando por una situación de esas características y que se encuentran muchas veces sin rumbo y perdidos al momento de generar acciones que subsanen el problema", indicó Próspero.

La organización presentó una carta ante la Suprema Corte de Justicia, alertando sobre todos esos casos y afirmando en la misma "que los niños están siendo manipulados, explotados, convencidos y obligados a decir y hacer cosas que no son su real sentir, por la lealtad que sienten hacia el adulto que ostenta su tenencia, por temores amenazas y presiones", reza la misiva.

"Estamos ante una verdadera guerra conyugal en la que los hijos son los que más sufren", indicó Próspero.

Según su relato, recibe un promedio de cuatro llamadas por día con distintos casos. "Algunas veces nos escriben a nuestra página de Facebook también, y no son únicamente los padres que se contactan, también hay tías, abuelas y muchas veces me llega el reclamo a través del abogado que está llevando la causa".

Casos.

Andrés Pereira comenzó a formar parte de la organización luego de haber vivido un caso similar con su hija. "Yo tenía un régimen de visita muy amplio, el cual era violado por la mamá", explicó. De acuerdo a su relato, lo que él solicitaba era poder retirar a su hija del colegio, pero la madre de la niña se lo negaba, por lo que el padre comenzó un juicio que demoró más de dos años y medio antes de tener una resolución. "Terminé ganando el juicio luego de una instancia de apelación a la Suprema Corte de Justicia, que me dio la razón", expresó Pereira.

Pero todo ese largo proceso que llevó desde el comienzo del juicio hasta la resolución, influyó en su hija y provocó que la niña se distanciara de su padre. "Comenzó a rechazarme injustificadamente", indicó.

Según explica, esa separación se logra a través de las denuncias falsas. "Muchas veces se utilizan denuncias falsas, para lograr el alejamiento del niño de una parte de la familia o generalmente del padre, debido a que en Uruguay casi el 90% de las tenencias de los niños se concede a las madres", dijo Pereira. Esas denuncias, según cuenta, pueden ser sobre abuso, violencia, o de cualquier otra índole más grave. "De esa forma el juez automáticamente suspende las visitas, por lo que allí se produce el alejamiento y comienzan los periplos en la justicia para revertir esa situación, lo que puede llevar años", puntualizó el hombre.

Otra situación similar es la que le ocurre a Adrián Provenzano, que hacía siete meses que no podía ver a sus hijas por las denuncias "falsas" que le realizó su ex mujer, lo que provocó que estuviera alejado todo ese tiempo.

"Yo me separé hace un año y siete meses y la jueza me fijó un régimen de visita y una pensión para mis hijas. La primera visita que teníamos programada no ocurrió debido a que la madre incumplió con lo que había estipulado la jueza. Y a partir de ese día comenzaron las denuncias falsas. Ya van 6 denuncias que hace la madre contra mí, lo que provoca que la jueza suspenda las visitas por 60 días y genera el alejamiento de mis hijas, no solo de su padre sino de toda la familia que hay a su alrededor: de sus tíos, sus abuelos, y sus hermanastras, que están esperando verlas", contó Provenzano.

Según explica recién el viernes pasado pudo verlas luego de haber ido a la escuela a visitarlas. "Mi hija más chica le pidió a la directora que si llegaba a venir de nuevo, por favor le volviera a avisar", contó el padre emocionado.

Los casos como los de Pereira y Provenzano se repiten constantemente, sostiene Nita Próspero.

"Actualmente tenemos algunos casos gravísimos en los que estamos interviniendo". Uno de ellos es el caso de dos niñas de Florida que están desaparecidas, y su madre tiene pedido de captura. "El padre hace tiempo que las está buscando, y decidió comenzar a llamar a las escuelas y las encontró. Se comunicó con la Policía, pero desde allí les informaron que no tenían móviles por lo que no podían ir, aun habiendo un pedido de captura de por medio", contó Próspero.

Agresiones.

Otra de las situaciones en las que intervino la organización refiere al caso de una abuela que tenía la tenencia de su nieta de dos años y medio, pero la madre de la niña "la raptó y se la llevó, junto con la tía y la abuela materna de la niña", relató la integrante de Stop Abuso.

"El 22 de abril el juez me entregó la tenencia provisoria de mi nieta porque no estaba siendo cuidada como debería por su madre de 17 años, debido a que es adicta a las drogas. Pero el domingo 9 de este mes, aparecen en mi casa la mamá de la niña, la tía y su abuela, me agreden, me la arrancan y se la llevan", relató Patricia Ybañez, la abuela paterna. Según cuenta, fueron más de 10 días de búsqueda constante.

"La Policía iba hasta la casa, pero salía un hombre y decía que no había nadie, por lo que los oficiales, al no tener una orden de allanamiento no podían hacer nada, a pesar de que la madre de mi nieta tenía una orden de captura", dijo Patricia.

Finalmente luego de que el caso saliera a la luz el pasado miércoles en Subrayado, Patricia recibió un mensaje diciendo que le iban a devolver a su nieta y que debía ir a buscarla. "Consulté con mi abogado y me dijo que de ninguna manera fuera al lugar donde ellos me habían indicado, y menos sola, sino que por orden del juez, lo que correspondía era que la dejaran en la comisaría", explicó la abuela.

Al otro día la llamaron desde la policía y le dijeron que tenían a su nieta. En un video que subió a la red social de Facebook, Patricia agradeció a todos los que ayudaron, en especial a la organización Stop Abuso.

"Acá tengo a mi nieta, volvió a su casa, volvió con su abuela. Nada más que agradecer a todos los que hicieron su aporte, que creyeron en mí y sobre todo, un agradecimiento enorme a la organización Stop Abuso, que sin ellos no hubiese sido posible esta realidad".

Soluciones.

Todos esos casos son los que intenta dar solución la organización Stop Abuso y evitar que sigan sucediendo. Una de las situaciones en las que intervinieron y también lograron llegar a una solución, fue en el caso de tres niñas de Piriápolis que eran maltratadas por el padrastro, con el consentimiento de su madre. Por ello, la justicia de Maldonado, luego de escuchar el relato de las niñas, dispuso que pasaran a vivir con su abuela materna.

"En ese caso hablamos con el director del INAU de Maldonado, hablamos con el juez del caso y con los abogados y se logró que las niñas volvieran con la abuela paterna", indicó Próspero a El País,

"Promovemos acciones que logren visibilizar la problemática, apuntando a generar cambios a nivel de los procesos judiciales y al accionar de todos aquellos organismos e instituciones encargadas de velar por los derechos de la infancia, exigiendo el correcto cumplimiento de la legislación tanto nacional como internacional en dicha materia", explicaron desde la organización.

"No queremos más que los niños sean utilizados como botín de guerra", finalizó Próspero.

Organización estima que hay unos 4.000 casos.

La organización Stop Abuso estima que en la actualidad hay unos 4.000 casos problemáticos entre padres en cuanto a las visitas y la tenencia de sus hijos. "Esa cifra se refiere a las situaciones donde ambos padres se comportan de forma correcta y están aptos para recibir a los niños y estar con ellos. No me refiero a los casos en donde hay violencia, o cuando una de las partes tiene algún problema, sea con drogas o cualquier otra cosa", explicó Andrés Pereira, de Stop Abuso. Sostuvo que esos casos "son un acto de violencia hacia los hijos".

Proyecto de ley por tenencia compartida.

Hace más de 4 años, se creó la agrupación "Todo por nuestros hijos", integrado en su mayoría por hombres de todo el país, con el objetivo de defender los derechos de los niños a ver a sus padres luego de las separaciones o divorcios. Desde su fundación, cada mes de agosto, los padres se dirigen a la sede de la Suprema Corte de Justicia para manifestarse en reclamo de "las inequidades en los procesos de divorcio" y el trato "discriminatorio que los juzgados de Familia dan a los padres respecto a las madres", explican desde la agrupación.

Ese día, las escaleras y la puerta de la SCJ se ven colmadas de regalos que dejan esos padres, como forma de representar "los juguetes que muchos padres y madres no pudieron entregarle a sus hijos en el Día del Niño, y de alguna forma responsabilizar a la SCJ por la ineficiencia de los juzgados de Familia", explicó un vocero de la agrupación.

Para mostrar el apoyo hacia la causa, la organización Stop Abuso, ha participado y acompañado a la agrupación en varias marchas.

Andrés Pereira, uno de los integrantes de la organización, explicó: "Las dos familias forman parte de la vida del niño. Un niño no puede estar separado de una parte de su familia, injustamente, por demoras judiciales más allá del tiempo debido", se quejó.

Nueva ley.

Como forma de modificar esa situación, las distintas organizaciones de padres separados junto a abogados, elaboraron un proyecto de ley de "tenencia compartida", que fue presentado en agosto de este año en el Parlamento, con la firma del senador Luis Lacalle Pou.

Hoy en día existe la posibilidad de una tenencia compartida, pero basta con que uno de los padres se niegue a ello, para que esa posibilidad fracase.

En este caso, el proyecto plantea que la tenencia compartida sea por ley y obligatoria, a menos que uno de los padres se abstenga de ese derecho o alegue que no quiere estar con sus hijos. De esta forma se "acabarías los juicios de visitas".

Al igual que Stop Abuso, "Todo por nuestros hijos" busca que los juicios por tenencia o por régimen de visita se acorten.

Por ello, el proyecto de ley establece plazos e indica que la justicia tendrá 90 días para resolver la situación. De esa forma se evita que una parte de la familia pierda contacto con ese hijo, debido a los juicios largos que, en algunos casos, pueden llevar hasta 10 años.

TESTIMONIOS.

Nita Próspero - "No queremos desigualdad".

Lo que buscamos con la organización es acortar los tiempos de los procesos judiciales, y que el niño no se vea involucrado en pericias e interrogatorios. No queremos que los abogados medien desde un lugar de desigualdad frente a una de las partes. Hoy, lo que hacen es decirle al padre que pague una pensión y que lo visite los domingos, mientras la mamá tiene la tenencia. Pero la realidad es que si los dos tienen la tenencia, el niño va a estar más protegido".

Andrés Pereira - "Debería haber una sanción".

Queremos defender la situación de los niños cuando sus derechos son vulnerados durante una separación conflictiva de los padres. Es una situación que se repite en muchas familias y tiene muchas consecuencias malas para los niños, tanto psicológicas como en su forma de actuar. Un niño no puede estar separado de una parte de su familia, injustamente, por demoras judiciales. Se deberían sancionar a los que incumplen con el régimen de visitas".

Patricia Ybañez - "Conmigo está muy bien cuidada".

Estando conmigo, mi nieta está muy bien cuidada. Va a la escuela Nuestra Señora del Huerto, por la que se paga una cuota importante para que ella asista, tiene su sociedad médica, su emergencia móvil y tiene su propio cuarto. Cuando me la robaron, estaba muy preocupada, porque la madre estaba fugada, y debían estar sin plata por lo que no sabía cómo estaba y si la estaban alimentando o no. Pero por suerte está sanita, y volvió a su casa con su abuela".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)