LEGISLACIÓN

El uso de tapabocas inclusivos fue reglamentado y ya es ley

El proyecto de ley fue presentado en un inicio por la senadora Carmen Asiaín con el objetivo de que todos los servicios esenciales tuvieran una cantidad de estos tapabocas inclusivos.

Mónica Birnfeld y Mariel Lichtmann promueven Tapabocas inclusivos. Foto: Francisco Flores
Mónica Birnfeld y Mariel Lichtmann promovieron los tapabocas inclusivos. Foto: F. Flores

Este miércoles 21 de octubre se publicó la Ley N° 19905 que reglamenta el uso de tapabocas inclusivos en diferentes áreas de con trato al público, luego de tener tratamiento en la Cámara de Representantes y la Cámara de Senadores.

"Será obligatorio el uso de máscaras de protección facial u otros dispositivos de prevención de contagio que permitan la lectura de labios toda vez que se entable comunicación con personas que necesiten leer los labios para poder comprender a su interlocutor", establece la ley. "A tales efectos bastará con contar con un número determinado de los mismos", agrega.

Su uso será obligatorio para "todo prestador de servicios, empresa, institución o entidad pública o privada abierta al público en general, que se comunique con  público ya sea de forma presencial o de forma remota a través de imagen".

Lo mismo ocurrirá para las personas que se comunican a través de los medios de comunicación visual y su uso "será preceptivo" especialmente en instituciones educativas y sanitarias, en oficinas  públicas y en general, en todos los casos en los que el interlocutor necesite leer los  labios para poder comunicarse.

Será obligatorio además usar estos tapabocas "en general, en toda circunstancia en que el uso de dispositivos o tapabocas constituya un obstáculo en el vínculo con personas que necesitan leer los labios para comunicarse".

"La reglamentación establecerá el número mínimo de máscaras de protección facial o de dispositivos de prevención de contagio que permita la lectura de labios con que deberán contar los prestadores de servicios, empresas, instituciones o entidades referidas",  indica la ley.

La historia detrás de la ley

La historia de Mónica Birnfeld (53) y Mariel Litchmann (28) fue la que motivó lo que en un inicio comenzó como un proyecto de ley. Debido a la pandemia por COVID-19, Mónica, de la mano de su hija, compartió una carta a los medios y a través de las redes sociales en la que contaba cómo el uso de barbijos la aislaba del mundo: es sorda profunda bilateral de nacimiento y no maneja lengua de señas. Se comunica leyendo los labios, por eso la marginó el uso de tapabocas.

“Me contactaron la senadora Carmen Asiaín y su secretario a través de Instagram. En menos de 24 horas estábamos las dos sentadas en su despacho contándole la situación. No demoró más de 20 minutos en proponer hacer un proyecto de ley”, detalló Mariel a El País en su edición del miércoles 13 de mayo.

Fue precisamente la senadora Asiaín la que presentó el proyecto de ley en la cámara con el objetivo de que todos los servicios esenciales tuvieran una cantidad de estos tapabocas inclusivos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error