CIUDADANO RUSO VISITÓ AL CAPO CUANDO ESTABA PRESO, PERO NO QUEDÓ REGISTRO

Minuto a minuto, así fue la fuga del mafioso Rocco Morabito de Cárcel Central

El fiscal especializado en Delitos Económicos relató en detalle la fuga gracias a testimonios de los fugados detenidos y filmaciones policiales, según los audios de las audiencias a los que accedió El País.

Operativo policial en Cárcel Central por fuga de Morabito. Foto: Francisco Flores
La Policía encontró pruebas que permitieron capturar a tres de cuatro fugados; el ciudadano ruso fue acusado de encubrimiento. Foto: Francisco Flores

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Minutos después de fugarse, Rocco Morabito ingresó al restaurante del ciudadano ruso junto con otros dos presos escapados de Cárcel Central y el anfitrión los agasajó con café y whisky. Así lo señala la acusación realizada el jueves 11 por el fiscal especializado en Delitos Económicos, Ricardo Lackner, contra el empresario ruso de 59 años.

Según los audios de las audiencias realizadas en el Juzgado Penal de 36° Turno, a los que accedió El País, Lackner probó con documentos gráficos y testimonios que el ciudadano ruso ayudó a Morabito y a otros dos fugados a huir hasta Minas en un auto Fiat, modelo Mobi, por la Ruta Interbalnearia y luego regresó a Montevideo con el delincuente italiano por la Ruta 8.

El fiscal dijo a la jueza penal Blanca Rieiro que estaba investigando otros eventuales delitos del ciudadano ruso porque posee “una gran cantidad de bienes” a su nombre, algo “no explicable” por su actividad comercial.

Según los audios, Lackner también se refirió en el Juzgado a la falta de controles en Cárcel Central. “Por otra parte resulta llamativo que (el ciudadano ruso) visitó a Morabito en el establecimiento carcelario y ello no quedó registrado como corresponde en el sistema”, dijo el fiscal en la audiencia.

Por su parte, la jueza Rieiro decretó la prisión preventiva del ciudadano ruso por 90 días, acusado de un delito de encubrimiento.

Tras calificar de grave la fuga de Morabito, Rieiro sostuvo que no todo en el escape es imputable al ciudadano ruso.

“Sí fallaron los resortes del Ministerio del Interior. Pero ello no obsta que el detenido no haya incurrido en un delito de encubrimiento”, dijo la magistrada en la audiencia.

Rocco Morabito podría estar aún en el país, según los investigadores. Foto: Ministerio del Interior
Interpol. Morabito volvió a la lista de buscados. Foto: Ministerio del Interior

Las cámaras

Al comienzo de la sesión, el fiscal Lackner relató en forma detallada, minuto a minuto, la fuga de Cárcel Central de Morabito, Leonardo Sinopoli Azcoaga, Exequiel Díaz y Matías Acosta González, a las 23:15 horas del 23 de junio de 2019.

Según la investigación de Lackner, el escape se produjo mediante la extracción de la ventana de una celda y el corte de un tejido de alambre que cubre la parte posterior del tubo de ventilación.

El fiscal señaló que las investigaciones de la Dirección General de Crimen Organizado e Interpol, la Policía de Lavalleja y Policía Científica permitieron documentar y lograron probar la pluriparticipación de personas en la fuga de Cárcel Central.

-23:16 del 23/6/2019. La Fiscalía señala que las cámaras ubicadas en San José y Aquiles Lanza revelan que los tres fugados de Cárcel Central salen a la calle por la puerta de un edificio ubicado al costado de la Jefatura, por la calle San José. Corren por Aquiles Lanza hacia Soriano. Luego suben por Ejido hasta 18 de Julio donde abordan a un taxi.

-23:31. El taxi estaciona frente a una pizzería de Punta Carretas. Descienden los tres fugados y luego ingresan al comercio.

-00:14 DEL 24/6/2019. Según la investigación de la Fiscalía y de Interpol, los tres fugados y el ciudadano ruso hoy acusado de encubrimiento salen de la pizzería y suben a un auto modelo Mobi. Conduce el empresario ruso. Morabito va en el asiento del acompañante. Detrás del asiento del conductor va Bruno Exequiel Díaz, identificado por su vestimenta, según Lackner.

El auto se dirige por la rambla y de ahí a la Ruta Interbalnearia. Es captado por cámaras del Ministerio del Interior.

-01:20. El Fiat llega al peaje de Solís. El asiento del acompañante está reclinado hacia atrás. “Morabito procuraba ocultarse de las cámaras reclinando su asiento y simulando que dormía”, dijo el fiscal Lackner en la audiencia del pasado jueves.

-01:54 horas. En el peaje Capilla de Cella, por la Ruta 9, el asiento del acompañante del conductor también estaba reclinado hacia atrás, agregó el fiscal.

-03:00. Cámaras de la Jefatura de Lavalleja y de otras instituciones captan el Fiat Mobi circulando por varias calles de Minas. La Fiscalía e Interpol constatan que, en la zona suburbana, los evadidos Acosta y Díaz deciden quedarse allí. El ciudadano ruso y Morabito regresan minutos más tarde a Montevideo por la Ruta 8.

-04:00. El Fiat se dirige hacia Montevideo. En Pando, las cámaras filman al ciudadano ruso cuando desciende del auto. Se dirige al baño. “Camina con tranquilidad”, afirmó Lackner. Posteriormente, el Fiat es registrado por varias cámaras instaladas en la avenida 8 de Octubre y 20 de Febrero. Continúa su trayecto por distintas calles de Montevideo.

-04:00. El ciudadano ruso conduce su auto por 8 de Octubre y Avelino Miranda. Morabito viaja en el asiento del acompañante. Luego el vehículo toma por Bulevar Artigas. Se dirige a Punta carretas, donde se ubica la pizzería propiedad del ciudadano ruso.

-04:52. El ciudadano ruso desciende del auto e ingresa a su local comercial. Tres minutos más tarde vuelve a salir y “regresa al auto donde lo esperaba Morabito”, señaló el fiscal Lackner según los audios de la audiencia.

-04:56. El fiscal dijo a la jueza Rieiro que, a esa hora, “se los ve juntos” a Morabito y al ciudadano ruso cuando ingresan al comercio. “Allí Morabito” pernoctó en el garaje”, agregó el fiscal.

Vecina de Cárcel Central en el lugar donde entraron los fugados. Foto: Leonardo Mainé
Sorpresa. Élida Ituarte se encontró con fugados.Foto: Leonardo Mainé

Celulares

El fiscal Lackner señaló que cuenta con 11 evidencias para acusar al ciudadano ruso de encubrimiento: la novedad policial de la fuga, línea de tiempo del escape elaborado por Interpol, declaraciones de los fugados y de la vecina de Cárcel Central, las cámaras de seguridad del Ministerio del Interior y las filmaciones de la Jefatura de Lavalleja. Y agregó que faltan diligenciar pruebas, como varias horas de grabaciones y pericias a los siete celulares incautados al ciudadano ruso. En un español con acento eslavo, el detenido sentenció con voz gruesa: “Son teléfonos viejos, como mi vida”.

Jueza pidió seguridad para el detenido

El ciudadano ruso tiene 59 años. Vive desde hace tiempo en Uruguay con su familia. Nacido en la ciudad de Rostov, el detenido es ingeniero en construcción. La jueza Blanca Rieiro decretó su prisión preventiva por 90 días. Y dijo que, dada la entidad del delito, la Fiscalía no necesita un plazo procesal extenso para recabar más pruebas. La jueza hizo lugar al pedido de la abogada defensora Paola Vitale, apoyado por la Fiscalía, y ordenó que se oficie al Instituto Nacional de Rehabilitación, que dado la “complejidad de los hechos” relacionados con el ciudadano ruso, el mismo sea recluido en Cárcel Central con medidas de seguridad que corresponden a toda persona presa.

Detenido dijo que apoyó la fuga por coacción

Ante la defensora de oficio, Paola Vitale, el empresario ruso declaró en la Fiscalía que ayudó a los fugados porque fue obligado por la fuerza. El fiscal especializado en Delitos Económicos, Ricardo Lackner, consideró en el Juzgado que esa versión no es creíble ni tiene asidero probatorio. “El lenguaje corporal (del ciudadano ruso) percibido en las filmaciones no se corresponden con el de una persona que obra bajo coacción”, dijo. Y agregó: “Ello tampoco armoniza con la realidad de que había (entre el ciudadano ruso y Morabito) un conocimiento armonioso y previo a la reclusión” del fugado italiano. Una fuente del entorno del ciudadano ruso dijo que éste no conocía a Morabito por su verdadero nombre y añadió que ambos se conocieron cuando el empresario ruso poseía un restaurante en La Barra (Maldonado).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados