HUELLAS DE UN PRÓFUGO

A prisión un encubridor de Morabito

Cámaras de vigilancia y peajes prueban que colaboró con traslados del mafioso calabrés.

Operativo policial en Cárcel Central por fuga de Morabito. Foto: Francisco Flores
Escape histórico. La fuga de Morabito dejó huellas en cámaras de videovigilancia de calles céntricas y en peajes. Foto: Francisco Flores

La Justicia envió a prisión preventiva por 90 días al ciudadano ruso de 59 años detenido el miércoles en un allanamiento a la pizzería de su propiedad ubicada en Punta Carretas. El cargo que abre lugar a la sustanciación del juicio es el encubrimiento del mafioso calabrés Rocco Morabito, fugado de la ex Cárcel Central el pasado 23 de junio.

Aunque la audiencia fue reservada, se pudo saber en el propio juzgado de la calle Juan Carlos Gómez que “hay evidencia objetiva importante” para iniciar el proceso penal, según dijo la abogada Paola Vitale, defensora del acusado y de otras dos personas, un italiano y una mujer rusa que fueron liberados.

Vitale confirmó que su defendido y otras personas participaron en colaborar con Morabito a evadirse.

Hay imágenes de cámaras de vigilancia relevadas por la policía que se aportaron como prueba en la formalización y dan cuenta de traslados de Morabito a minutos de haber fugado del edificio céntrico de la Jefatura.

En las escenas filmadas se lo identifica primero viajando en taxi hasta la pizzería Eatalian Style de Punta Carretas y luego marchando en un auto privado desde el negocio gastronómico hacia fuera del departamento de Montevideo, en concreto, hacia Lavalleja, como pudo rastrearse gracias a las cámaras de los peajes.

El vínculo del imputado con Morabito, según la abogada defensora, no era otro que el de cliente del negocio gastronómico Eatalian Style de la calle Solano García, en Punta Carretas. Incluso no lo conocía por su verdadero nombre sino por un alias.

Vitale agregó que, a manera de sugerencia, planteó que sería adecuado que el ciudadano ruso cumpliera la medida cautelar en la ex Cárcel Central, en tanto son objeto de análisis varios elementos, entre ellos los teléfonos celulares que hay para periciar y también los vehículos en los que ya trabajó la Policía Científica.

El fiscal en Delitos Económicos y Complejos, Ricardo Lackner, había pedido 120 días de prisión preventiva para el ciudadano ruso, que reside en Uruguay hace cinco años, pero la jueza Blanca Rieiro estableció que el plazo de 90 días será suficiente para profundizar en la investigación y sumar más pruebas.

En la fiscalía de Lackner, a principios de este mes de julio, se unificó la investigación de la fuga histórica debido a que se está ante la hipótesis de un caso de “corrupción pública”.

Durante la audiencia de formalización de ayer estuvo presente el cónsul de Rusia a pedido de la defensa y a modo de garantía. Para colaborar en el interrogatorio y los diálogos intervino además un intérprete de Fiscalía.

Con la imputación del ciudadano ruso y los resultados de nuevas pericias se deberá determinar qué otras personas colaboraron con la fuga de Morabito y si entre ellos existieron funcionarios policiales o trabajadores del Instituto Nacional de Rehabilitación que cometieron irregularidades, tanto por omisión, negligencia o complicidad.

De los allanamientos realizados el miércoles, tres en Montevideo y cuatro en Maldonado, el de Punta Carretas es el único que dio resultados.

Morabito, líder de la ’Ndrangheta, investigado por tráfico internacional de drogas, estaba a la espera de su extradición por parte de la Justicia italiana. Al escapar de la ex Cárcel Central volvió a integrar la lista de las cinco personas más buscadas en el mundo por Interpol.

Defensora de Morabito

El proceso de extradición del italiano Rocco Morabito quedó en suspenso en la Suprema Corte de Justicia. “No pueden seguir este proceso hasta que él no se apersone”, destacó la abogada defensora de Morabito, Betiana Díaz. Ella además argumenta que Uruguay no puede conceder la extradición porque Italia lo condenó en rebeldía, sin él en el juicio.

ECOS DE UN NEGOCIO

Una pizzería con raíces en Punta

La información que circuló públicamente inmediatamente después del allanamiento en la pizzería Eatalian Style de Punta Carretas daba a entender que el negocio estaba prácticamente en quiebra, que casi nunca se veían comensales. Testimonios de vecinos del barrio confirmaban eso. Sin embargo, la abogada defensora del propietario de la pizzería, el ciudadano ruso imputado ayer por colaborar en la fuga de Rocco Morabito, dijo a la prensa que los fines de semana, viernes y sábado, el restaurante funcionaba muy bien. Serguéi Y., propietario del restaurante, y los otros dos detenidos que ayer fueron liberados (Alex B., pizzero, e Irina T., chef y hermana de la exesposa de Serguéi, según informó Sputnik), habían conocido a Morabito en Punta del Este, que siguió siendo cliente de ellos en Montevideo. A lo largo de los 23 años que Morabito se había mantenido prófugo, hasta que fue detenido en un hotel de Montevideo en septiembre de 2017, Interpol presumía que el mafioso estaba residiendo en Brasil. Después de su fuga de la ex Cárcel Central continúa considerándose la hipótesis de que aún está en Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)