JUSTICIA

Cómo era la maniobra de robo de combustible por la que cuatro militares fueron imputados

El ministro interino de defensa, Andrés Berterreche indicó que "los controles fallaron porque no estaban bien dispuestos o fallaron porque hubo gente que los hizo fallar".

Comando General de la Armada. Foto: archivo El País.
Comando General de la Armada. Foto: Archivo El País.

En la tarde de ayer cuatro militares de la Armada Nacional y un particular fueron formalizados por estar vinculados al robo de combustible, hecho que fue constatado durante una investigación relacionada con narcotráfico.

De los cuatro militares dos eran los que tenían mayor participación en la maniobra delictiva: el marino de iniciales L.A.G, y un Sub Oficial L.E.M.V, según el pedido de formalización redactado por la fiscal del caso Ana Dean.

Entre los dos surgen numerosas conversaciones lo que llevó a la conclusión de que ambos eran los encargados de coordinar cómo sustraer y retirar el combustible así como su distribución y conexión con los clientes externos.

Para que el faltante de combustible no se notara, tanto el marino como el como el Sub Oficial les indicaban a sus subordinados la forma de cargar y de registrar el combustible.

La maniobra se basaba en que se registrara una mayor carga de combustible de la que efectivamente se había efectuado a los vehículos de la Armada y que se alteraran los medidores. La diferencia era lo que después se comercializaba tanto dentro como fuera de la base.

El contacto entre el marino y los clientes se efectuó después de que falleciera un funcionario militar, que era era el encargado primario de realizar la maniobra. Por tanto los dos involucrados "heredaron los clientes".

Dos de los clientes se pusieron en contacto con el marino para poder seguir con el negocio de adquirir combustible de la Armada Nacional. Es así que en una de las conversaciones a las que accedió la Fiscalía se puede escuchar el momento en el que se negocia la compra de combustible de avión, a la que se refiere como "jugo azul", por el color de este tipo de combustible.

En esa oportunidad la negociación se hacía por 700 litros.

El tercer militar involucrado se desempeñaba como chofer del sector y se encargaba de conducir el camión que transportaba el combustible al interior del país. Este hombre lo sacaba de la base y se lo entregaba a los clientes. 

Los tres fueron acusados de un delito de asociación para delinquir en concurrencia fuera de la reiteración con un delito continuado de peculado.

El cuarto militar reconoció que en cuatro oportunidades compró gasoil para su vehículo a $ 25 el litro, en otras oportunidades cargaba combustible registrando una carga mayor para luego comercializar la diferencia y en otras realizó la maniobra sin cumplir órdenes para su propio provecho.

En su caso la Fiscalía lo acusó de un delito continuado de peculado.

Finalmente el particular que fue acusado deberá cumplir prisión domiciliaria tras ser acusado de un delito de receptación. 

La fiscal del caso indicó que "no hay ninguna evidencia" de que tanto los militares como el particular "estuvieran vinculados a las organizaciones". "Sí estaban relacionados con intermediarios", agregó.

"Los controles fallaron porque no estaban bien dispuestos o fallaron porque hubo gente que los hizo fallar"

Luego de que se realizaran las imputaciones la Armada Nacional informó que el Comando General dispuso designar a un oficial superior ajeno al Comando de Aviación Naval para realizar la investigación correspondiente a efectos de determinar las responsabilidades administrativas del personal involucrado en los hechos delictivos. 

Por otra parte en la tarde de este lunes el ministro interino de Defensa, Andrés Berterreche, realizó una conferencia de prensa y expresó que se van "a tomar los recaudos de analizar la información que se tenga" y que luego "se citará a declarar a cada uno de los que se considere que tengan responsabilidad".

"La punta de la madeja tiene que ver con una investigación que se estaba siguiendo relacionada con narcotráfico", indicó el ministro interino y expresó que la situación es "tan grave como sorpresiva". 

"Cuando los controles fallan puede ser porque no son suficientes o porque hay quienes los evaden a sabiendas", dijo Berterreche y agregó: "O fallaron porque no estaban bien dispuestos o fallaron porque hubo gente que los hizo fallar, estas cosas no pueden pasar".

El ministro interino reiteró que por el momento todos los involucrados son subalternos y que no hay mandos oficiales. Los hombres que ya fueron formalizados "van a tener sanciones" a nivel de la administración. 

Por otra parte Berterreche aseguró que esta situación, en que se robaba combustible de la Armada, le genera "preocupación" ya que no solamente se trata de recursos de todos los uruguayos sino además el fin para el que se usaban. 

Con respecto a la posible vinculación con el narcotráfico, el ministro interino indicó que por un lado se lucha para derribar a organizaciones vinculadas con este tipo de delitos y que por el otro se realizaban estas maniobras. "Es hasta desleal entre sus pares", opinó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)