GRAN CHAPARRAL

Sin identificar el cadáver encontrado en la mansión de Marcelo Balcedo y Paola Fiege

Los datos de ADN obtenidos del cuerpo fueron comparados con el de todas las personas ausentes que aparecen en la base de datos del Ministerio del Interior y no hubo coincidencias.

El Gran Chaparral, la mansión de los Balcedo-Fiege. Foto: Ricardo Figueredo
El Gran Chaparral, la mansión de los Balcedo-Fiege. Foto: Ricardo Figueredo

Una caminata dentro de un predio enorme, un tajamar casi sin agua y la aparición de un cuerpo a sus orillas. Así comenzó el misterio entorno al cadáver dentro del Gran Chaparral, la mansión donde el sindicalista argentino Marcelo Balcedo y su esposa Paola Fiege cumplen prisión domiciliaria.

Pero a un mes y medio del hallazgo el caso avanzó. Fuentes de la investigación dijeron a El País que el Instituto Técnico Forense ya entregó el informe final. Los datos de ADN obtenidos del cuerpo fueron comparados con el de todas las personas ausentes que aparecen en la base de datos del Ministerio del Interior y no se hubo coincidencias. Esto hace pensar a los investigadores que se trata de un extranjero.

Lo que sí se pudo establecer es que ese cadáver corresponde a un hombre adulto joven. Los investigadores también habían hallado una medalla o pulsera con las iniciales A.F. en el cuerpo del hombre. Por otro lado en el informe forense, según supo El País, no se pudo determinar las causas de muerte. Como no había huesos rotos y el cuerpo tenía un avanzado estado de descomposición no se pudo establecer si su muerte fue violenta o no.

Al no tener tejidos blandos y no tener huesos rotos es difícil determinar si no recibió un balazo o una puñalada, indicó una fuente del caso que agregó que existe la posibilidad de que se haga un identikit en base a la mandíbula para tener una idea más concreta de las características de esa persona.

En las próximas horas se emitirá un comunicado detallado de las características de esa persona. Con esto más la medalla con las iniciales A.F. encontrada en el cuerpo los investigadores esperan que algún conocido o familiar del muerto pueda reconocer el cuerpo y así cotejar los ADN. Lo que sí se pudo establecer es que la persona tenía menos de seis meses de fallecida.

El caso.

Eran las 18:50 del 3 de marzo y Paola Fiege salió a recorrer el inmenso predio con dos familiares que habían llegado desde Argentina para pasar unos días con el matrimonio y sus hijos.

Fue ahí que, desde lejos, vieron en uno de los varios tajamares que hay en el lugar algo que les llamó la atención. Al acercarse, llegó la sorpresa, las corridas y los llamados. Se trataba de un cadáver.

La esposa de Balcedo le sacó una foto al cuerpo y la compartió a través de las redes sociales. “¡No saben lo que pasó en casa! ¡Apareció un cuerpo!”, informó en su cuenta de Twitter

Unos minutos más tarde, sin luz natural, ya se había desplegado un equipo de la Policía Científica para analizar qué era lo que se había encontrado. La conclusión fue contundente: se trataba de restos humanos que aparecieron en uno de los tajamares que estaba seco.

El cadáver estaba a escasos metros del alambrado del predio que da hacia la Ruta 10 y a unos dos kilómetros de la mansión. El tajamar tiene aproximadamente tres metros de profundidad cuando está lleno de agua.

El día del hallazgo Fiege dialogó con El País desde su casa y señaló: “Es espeluznante encontrar algo así, shockeante, pero nosotros estamos tranquilos, el lugar donde lo encontramos está a más de dos kilómetros” de la casa. Sobre cómo tomó la noticia Balcedo, su esposa indicó: “No lo podía creer, está azorado”, dijo. “Uno de mis familiares pensó que era un caballo y cuando vimos que era una persona fue una impresión terrible”, comentó.

La esposa de Balcedo agregó que tras encontrar el cuerpo fue a notificarle al guardia que trabaja en su casa y que fue él el encargado de llamar a la Policía Científica y a la Fiscalía, que momentos más tarde estaban en el lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados