MILITAR RETIRADO 

Gilberto Vázquez será sometido a una pericia sicológica mañana

El coronel retirado sentenciado por múltiples homicidios admitió ante un Tribunal de Honor crímenes que le negó a la Justicia. 

Gilberto Vázquez en 2006. Foto: Archivo El País
Gilberto Vázquez en 2006. Foto: Archivo El País

El coronel retirado Gilberto Vázquez, condenado por 28 homicidios especialmente agravados y por el secuestro y desaparición de María Claudia García —madre de Macarena Gelman— durante la dictadura, será sometido mañana a una pericia sicológica por parte de técnicos del Poder Judicial. El procedimiento se inscribe en el marco de la investigación iniciada después que se hicieran públicas declaraciones suyas frente a un Tribunal Militar de Honor en 2006 en las que admitió haber matado y torturado, lo que había negado ante la Justicia.

Vázquez es un exagente del Servicio de Información y Defensa (SID) que por razones de salud cumple prisión domiciliaria en Rivera, donde está radicada su familia. Antes estuvo preso en la cárcel de Domingo Arena junto a otros militares y policías que también cometieron crímenes durante la dictadura. 

En 2009 fue condenado junto a otros represores a 25 años de prisión por 28 homicidios especialmente agravados y en 2011 a 30 años de cárcel por el homicidio especialmente agravado de María Claudia García Irureta-Goyena y la apropiación y robo de identidad de la niña Macarena Gelman, nieta del poeta argentino Juan Gelman cuyo hijo, padre de Macarena, también permanece desaparecido al día de hoy.

Por otra parte, el año pasado fue condenado a cadena perpetua en Italia por homicidios cometidos en el marco del Plan Cóndor, un mecanismo de coordinación y acciones conjuntas de varias dictaduras latinoamericanas de los años 80.

A fines de agosto El Observador divulgó el contenido de las actas del Tribunal de Honor al que había sido sometido Vázquez por haberse fugado del Hospital Militar mientras era juzgado. En esa instancia, el coronel retirado confesó: “Nosotros ejecutamos, no asesinamos que son cosas muy diferentes. Nosotros no torturamos, nosotros apremiamos porque no había más remedio, el mínimo imprescindible para sacar la verdad, porque no había otra forma de combatir y estoy orgulloso de lo que hice". 

En otro pasaje de sus declaraciones sostuvo: “Tuve que matar y maté y no me arrepiento. Tuve que torturar y torturé con el dolor en el alma y me cuesta muchas noches dormir acordándome de los tipos que cagué a palo, pero no me arrepiento”.

Las declaraciones que publicó El Observador se conocieron a raíz de un pedido de informes al Ministerio de Defensa efectuado por Madres y Familiares de Detenidos-Desaparecidos. Pocos días después el ministro de Defensa Javier García entregó las actas al Fiscal de Corte, Jorge Díaz.

Este las remitió al fiscal especializado en Delitos de Lesa Humanidad, Ricardo Perciballe, quien abrió una investigación en la que se inscribe el procedimiento que se celebrará mañana.

Díaz también envió la información a la Fiscalía de Flagrancia para que se determine si integrantes del Poder Ejecutivo de 2006, cuando Vázquez hizo las declaraciones, incurrieron en delito por no haberlas informado a la Justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error