EL PAÍS ACCEDIÓ A LA DECLARACIÓN

“Expediente sobre Gavazzo se tramitó en tiempo récord”, dijo Miguel Toma en la Justicia

El País accedió a la declaración de Miguel Toma ante el fiscal Morosoli.

Tabaré Vázquez. Foto: Archivo El País.
El secretario de la Presidencia, Miguel Toma, declaró al fiscal Morosoli que el presidente Tabaré Vázquez respalda su forma de elaborar resoluciones. Foto: El País.

Las declaraciones del exmilitar José Nino Gavazzo ante un Tribunal de Honor del Ejército sobre que había hecho desaparecer el cadáver del tupamaro Roberto Gomensoro en 1973, generaron una crisis política y militar a principios de 2019.

El entonces ministro de Defensa, hoy fallecido, Jorge Menéndez, se entrevistó con el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y le informó sobre el contenido de las actas de esos tribunales y sobre un informe enviado a dicha cartera por el entonces comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, quien cuestionaba duramente a la Justicia Penal en sus fallos contra militares acusados de delitos de lesa humanidad.

Posteriormente, Menéndez acompañado por su asesora jurídica, Josefina Nogueira, y el encargado de los Servicios Jurídicos de esa secretaría de Estado, Alfredo Maeso, se reunieron con el secretario de la Presidencia de la República, Miguel Toma.

Con los detalles de esa reunión comienza la declaración de Toma ante el fiscal de Flagrancia, Rodrigo Morosoli, quien investiga si hubo omisión de algún jerarca de Presidencia de la República o del Ministerio de Defensa en presentar una denuncia penal contra Gavazzo por sus dichos en el Tribunal de Honor del Ejército.

Toma, quien declaró el 29 de mayo de 2019 como indagado y asistido por su abogado Gonzalo Fernández, señaló que el trámite del expediente en Presidencia de la República se realizó en “términos récord” y sostuvo que el presidente Vázquez había ordenado a Defensa que realizara la denuncia penal y que la cartera no la hizo porque quería presentar un informe ordenado a la Fiscalía.

El siguiente es el testimonio del jerarca ante la Fiscalía:

Fiscal Morosoli: ¿Cuándo tomó usted conocimiento del expediente sobre el Tribunal de Honor remitido por el Ministerio de Defensa el 14 de febrero en manos del entonces comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, respecto a los exmilitares Gavazzo, (Jorge) Silveira y (Luis) Maurente?

Toma: El 20 de febrero recibo una llamada del entonces ministro de Defensa Nacional, que me pide una reunión diciendo que había hablado con el presidente (Tabaré Vázquez) y que quería hablar conmigo de un tema de Estado. Yo, como hago con todos los ministros que me piden una reunión y basándose de un antecedente así, le digo al ministro de Defensa: “Venite para acá cuando quieras”.

Morosoli: ¿Se reunió con el ministro Menéndez en el Consejo de Ministros realizado en Durazno (17 de febrero de 2019)?

Toma: No. El contacto telefónico fue el 20 de febrero. Además yo no sabía por dónde venía el asunto. Ahí (en Presidencia) nunca se sabe por qué vienen los ministros. Hay que esperar lo que sea. Pero uno apronta su cabeza para un tema vinculado con la cartera del ministro. Vino el ministro (Menéndez) acompañado por dos asesores. Uno de ellos era el doctor Maeso y la doctora Nogueira. Y la conversación arranca de este modo: Instalan el expediente (sobre las confesiones de Gavazzo en un Tribunal de Honor) arriba de mi escritorio. Viene con un documento arriba (las afirmaciones de Manini Ríos sobre los fallos judiciales contra militares acusados de delitos). Yo lo miro de lejos. Nogueira hace una leve introducción de qué contenía el expediente. Y pone especial énfasis en el documento que había sido elaborado por el excomandante Guido Manini Ríos. Yo escucho con mucha atención. Y me habla de los contenidos de los fallos de los tribunales de Honor (del Ejército) que juzgaron las conductas de Gavazzo, Silveira y Maurente.

Morosoli: ¿Recuerda el contenido de esos documentos?

Toma: Recuerdo. Menéndez no me trataba de señor secretario (de la Presidencia). Me decía Miguel. “Tenemos este asunto muy delicado, Miguel. Porque primero el comandante en jefe (Manini Ríos) hace una presentación de los fallos del Tribunal de Honor y dice cualquier cosa de la Justicia. Es algo bochornoso, es algo realmente espeluznante”, dijo Menéndez.

Rapidez. 

Desde la reunión del ministro Menéndez y sus dos asesores jurídicos con Toma pasaron 22 días. El 12 de marzo, el expediente volvió a Defensa para que se hiciera la denuncia penal según una orden del presidente Vázquez. En el ínterin, el primer mandatario cesó a Manini Ríos de su cargo como comandante en jefe del Ejército por entender que sus afirmaciones al Ministerio de Defensa sobre la Justicia en el expediente donde mencionaba los dichos de Gavazzo en el Tribunal de Honor eran incompatibles con su función.

Vázquez y Manini Ríos mantienen una reunión. Según Toma, Vázquez le transmitió al entonces jerarca castrense que el Poder Ejecutivo iba a homologar los fallos del Tribunal de Honor sobre Gavazzo y Silveira y no lo iba a hacer con respecto a Maurente. Toma dijo que, en el encuentro, el presidente le transmitió a Manini Ríos que iba a ser cesado. En tanto, el entonces comandante en jefe del Ejército y hoy líder de Cabildo Abierto le informó sus puntos de vista sobre el accionar de la Justicia con respecto a la actuación de los militares hace 40 años, declaró Toma.

En varias ocasiones durante la indagatoria, el fiscal le preguntó a Toma sobre los tiempos del expediente del caso Gavazzo en Presidencia de la República.

Morosoli: ¿El expediente en Presidencia corrió por los carriles normales, fue más rápido o más lento?

Toma: Hay tres tipos de expedientes ministeriales. Los que tienen una extensión normal duran siete u ochos días en Presidencia. Esos son de trato normal. Después existen expedientes de alta complejidad donde Jurídica pide “retiro a estudio”. ¿Por qué? Por la materia que se trata o proyectos de ley con connotaciones jurídicas o políticas o porque el asunto que viene tiene una complejidad jurídica. Estos demoran un tiempo mayor. Pueden hasta pasar un mes en Presidencia. Y tercero, están los expedientes de alta complejidad jurídica y alta sensibilidad política como es este caso. Este caso se tramitó en términos récord.

Morosoli: ¿Por qué?

Toma: Porque las decisiones que debía que tomar el gobernante no eran cualquiera. Eran decisiones quirúrgicas. Y después tenía la “sobredosis” del expediente que era el documento de Manini Ríos. Quiere decir que estamos ante un expediente de altísima complejidad que fue tramitado con absoluta serenidad y respeto por el Derecho objetivo en plazos muy cortos. Con el cúmulo de trabajo que teníamos encima, ese expediente (del caso Gavazzo) salió como debía salir.

Fiscal indagó sobre resoluciones

Ante el fiscal Rodrigo Morosoli, el secretario de la Presidencia, Miguel Toma, se jactó de que entre 2005 y 2010 y de 2015 a la fecha no hay resoluciones administrativas del Poder Ejecutivo anuladas por el Tribunal de lo Contencioso Administrativo. “Estamos haciendo las cosas que debemos hacer

El cúmulo de trabajo es mucho. Tenemos una media de 4.000 actuaciones por mes en todos los incisos y de todas las ciencias”, dijo Toma. Y agregó: “En febrero y marzo (de 2019) entraron a la Presidencia casi 7.000 documentos, en un espacio de 20 días”. Toma explicó al fiscal que Jurídica de Presidencia tiene varios abogados. Yo tengo contacto con tres profesionales que me apoyan directamente cuando tengo algún expediente que debo indagar. Y Jurídica hace el cotejo de los documentos”.

La orden de Vázquez al ministro Menéndez

“En el momento que veía la discusión sobre qué hacer con el expediente sobre las actas del Tribunal de Honor, el entonces ministro (Jorge) Menéndez me dijo: “Miguel, yo ya estuve con el presidente (Tabaré Vázquez). El presidente me dio la instrucción siguiente: Voy a homologar el fallo de (José) Gavazzo y (Jorge) Silveira. El presidente quiere decir que el Poder Ejecutivo lo va a homologar. No va a homologar el fallo de Maurente. Y le dice al ministro: “Todo esto ponga a conocimiento de la Justicia”. El presidente sigue una jurisprudencia administrativa que sostiene que si el fallo viene contrario a Derecho, él no lo homologa. Lo dijo la Justicia que Maurente cometió crímenes. No es un capricho del presidente ni del Ejecutivo. Es un capricho de los hechos y un fallo”.

La angustia del presidente Vázquez y el atraso de Defensa.

Fiscal Rodrigo Morosoli: ¿Qué ocurrió luego de la revelación de las actas del Tribunal de Honor por una revelación periodística (de El Observador) a fines de marzo y principios de abril?

Miguel Toma: Ese día de mañana el presidente (Tabaré Vázquez) se comunica conmigo y me pregunta si la denuncia penal había sido hecha. Yo llamo al ministro y le pregunto. El tema lo tenía medio confundido al subsecretario (Daniel Montiel). Él recién llegaba de un viaje. Pero quien tenía todo muy claro era la doctora Josefina Nogueira porque dice: “Estamos trabajando en el tema. Para hacer esa denuncia penal teníamos que trabajar despacio. Estoy trabajando yo sola. Tengo que disecar el expediente con tanta información. Lo que sucedió es que tenemos que trabajar con mucho orden”. Le relato al presidente. Levanto el teléfono para llamar a Defensa. Y el presidente me dice: “Miguel, que el expediente venga para acá en 45 minutos”. Entramos al Consejo de Ministros. El expediente ya estaba en Presidencia con las partes fundamentales fotocopiadas y autenticadas por el escribano de gobierno. Llamo a una asesora y le dije que pusiera en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación. El presidente quedó muy angustiado por el hecho de que no se haya dado cuenta a la Justicia. En lo que es personal, creo que Defensa estaba trabajando en la denuncia penal”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)