Puja judicial

Creador de Rombai denuncia hoy por estafa a su productor

Fernando Vázquez afirma que le pagó cifras inferiores por ventas de shows.

Fer Vázquez
Fer Vázquez

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El 12 de enero de 2018, hace casi un año, el líder de Rombai y creador de Márama, Fernando Vázquez, sacudió el ambiente de la cumbia cheta al anunciar oficialmente que rompía con el productor de esas bandas, Enrique Quinteros.

En forma simultánea, Vázquez confirmó, en un comunicado, que las marcas Márama, Rombai y Dame 5 son de su propiedad y que no se disuelven, sino que continúan ofreciendo sus servicios artísticos.

El 3 de noviembre de 2018, en una entrevista concedida a El País, Vázquez señaló que Quinteros "hizo las cosas mal e incumplió el contrato". "Mis abogados están trabajando en eso. Lo que digo es que son malos (los productores). No tienen valores éticos. Les digo a los futuros artistas que no sean tan tontos como yo, y que por ganas y desesperación firmen cualquier cosa. Hay que leer y saber asesorarse", sostuvo.

En otro tramo de la entrevista, Vázquez reconoció que Quinteros se esforzó para que Márama y Rombai crecieran como bandas. "Pero es no es excusa para incumplir un contrato", afirmó.

En el correr de diciembre de este año, Vázquez se reunió con sus abogados, Andrés Ojeda y Fernando Posada, para interiorizarse si la conducta de su exrepresentante ameritaba una denuncia penal. En la reunión, Ojeda le dijo que Quinteros podría haber incurrido en un presunto delito de estafa si se comprueba que vendió shows de Rombai y de Márama por cifras superiores a las liquidadas al artista.

Los comienzos.

Fernando Vázquez recordó que Agustín Casanova era su socio. Los inicios de las dos bandas taquilleras tuvieron mucho de simple hobby. En aquel momento, Vázquez tenía 19 años. No sabía de contratos ni empresas.

Otro artista le recomendó a Quinteros. Vázquez y el productor firmaron contrato en 2015. "Quinteros lo promueve y le cobra el 35% de lo que ingresa a las bandas por concepto de shows", recordó Ojeda.

Con el pasar del tiempo, Vázquez comenzó a pedirle a Quinteros más información sobre los costos de shows, pagos y fechas. "Todo era muy informal. Y nunca se le entregó a mi cliente la información que solicitaba. Cada vez que Vázquez le pedía información a Quinteros, éste se enojaba", expresó el penalista.

Un concierto en Viña del Mar fue un punto de inflexión en las relaciones entre el músico y el productor, según Ojeda.

En esa ocasión, Fernando Vázquez otra vez solicitó a Quinteros que le entregara documentación sobre los costos de los shows para saber si era correcto el porcentaje que el productor le estaba pagando.

Según Ojeda, Quinteros se negó otra vez. Como consecuencia de ello, la relación entre ambos se rompió y, desde entonces, solo se comunicaban por escrito.

Quinteros trasmitía casi como "telegramas" a Vázquez datos sobre las fechas de los shows y la cifra que cobraría por los mismos. Vázquez debía aceptarlos o rechazarlos. "Se empezó a cumplir el contrato firmado entre ambos a rajatabla. De esa forma, mi cliente comenzó a tener un mínimo de registro de lo que el productor cobraba por los shows", dijo Ojeda.

Posteriormente, Vázquez dialogó con varios productores argentinos y se enteró que Quinteros cobraba una cifra superior a la que declaraba al artista, según señaló el abogado penalista.

A partir de ese momento, Vázquez rescindió el contrato con Quinteros y firmó un nuevo acuerdo con el representante del cantante Maluma, Walter Kolhm.

"Mi cliente está convencido que, en siete u ocho casos, su productor no le realizó bien la liquidación. Es imposible estimar el valor del daño. Se sabe que es grande, de cientos de miles de dólares", dijo el abogado.

Ojeda expresó que, junto con su socio Posada, presentará una denuncia penal contra Quintero ante el fiscal especializado en Crimen Organizado, Ricardo Lackner, para que investigue una eventual estafa y otros delitos que se desprendan de la investigación.

La demanda laboral de Agustín Casanova

Agustín Casanova. Foto: Francisco Flores
Agustín Casanova. Foto: Francisco Flores

El 27 de octubre se supo que Agustín Casanova le había iniciado una demanda laboral a Fernando Vázquez. El cantante exigía una suma de un millón y medio de dólares por los tres años al frente de Márama, banda de la que Vázquez era dueño. Los jóvenes tuvieron una audiencia de conciliación el martes 6 de noviembre, a la que asistieron solo sus abogados. Allí resolvieron avanzar en negociaciones por fuera de la órbita de la justicia. Vázquez aseguró públicamente estar convencido de que la iniciativa de esta demanda no fue de Casanova sino de sus representantes, quienes antes trabajaban con él. Hoy, es Vázquez el que arremete contra ellos.

El nuevo Rombai de Fernando Vázquez

Tras romper con sus representantes en verano, Fernando Vázquez se radicó en Miami junto a su equipo para preparar la nueva etapa de Rombai. El producto tomó forma bajo la representación de Walter Kolhm, responsable de artistas internacionales como Maluma. El renovado Rombai se terminó de dar a conocer en septiembre, cuando presentaron el tema Me Voy. En esta etapa, Vázquez aparece acompañado por las cantantes internacionales Valeria Emiliani (Colombia) y Megumi Bowles (Bolivia). El nuevo hit ya suma casi 30 millones de reproducciones en internet. El grupo realizó una gira de prensa en Uruguay en octubre, pero todavía no ofreció shows en vivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)