INN CONTENT PARA HOSPITAL BRITÁNICO 

Promover el uso racional de medicamentos

El Hospital Británico explica la importancia de respetar las prescripciones médicas y evitar la automedicación

Hospital Británico
Hospital Británico

El Hospital Británico promueve el uso racional de medicamentos, respetando la recomendación y prescripción médicas y evitando la automedicación, en respuesta a la amenaza que supone para la salud humana el aumento de la resistencia bacteriana a los antibióticos.

La resistencia bacteriana es la capacidad de los microorganismos de resistirse a los efectos de los antibióticos y se produce por selección natural a través de mutaciones producidas al azar. Así, el antibiótico al entrar en contacto con una población bacteriana permite solo la proliferación de aquellas bacterias que presentan la mutación natural que anula la acción del antibiótico.

Cuando una cepa bacteriana se transforma en resistente significa que en el próximo uso el antibiótico será ineficaz. A ello contribuyen conductas humanas como el consumo de antibióticos sin receta médica e incluso su uso de forma incorrecta, no respetando una indicación médica completa respecto del fármaco, la dosis, el tiempo de tratamiento y los intervalos de administración.

Usar antibióticos cuando no corresponde, a dosis o frecuencias incorrectas o durante períodos de tiempo más breves que el tratamiento pautado, favorece el avance de la resistencia bacteriana.

La resistencia a los antibióticos es una amenaza global para la salud, la seguridad alimentaria y el desarrollo humano, por lo que mundialmente se viene llamando a la toma de conciencia sobre la situación.

En ese marco, el Hospital Británico puso en marcha una campaña de sensibilización sobre esta problemática, dirigida con el objetivo de “colaborar con la toma de conciencia respecto de que los antibióticos necesitan de una indicación médica”, explicó la jefa de Farmacia y química Farmacéutica, Lucia Castellano.

La campaña incluyó la generación y puesta a disposición del público de contenidos específicos, por ejemplo a través de afiches, y la realización de talleres. “Debe generarse conciencia que la aparición de una cepa resistente a un antibiótico significa que una infección por esa bacteria no podrá ser tratada con ese mismo fármaco en el futuro”, graficó.

“Una dosis menor, un tiempo menor de tratamiento al indicado, así como el mero uso de antibióticos, favorecen la aparición de una cepa resistente”, insistió y recordó que es frecuente que suceda que una persona inicie un tratamiento con antibióticos por siete o diez días, conforme la prescripción médica, y a los tres días se sienta mejor y lo abandone, lo que “también favorece la aparición de cepas resistentes”. Aunque sienta que la infección se curó, debe finalizar el tratamiento.

Asimismo, la acumulación de sobrantes de medicamentos y su uso posterior ante síntomas parecidos contribuye al avance de la resistencia bacteriana. “Automedicarse y no buscar la causa es lo más rápido pero no lo mejor ni lo más adecuado”, apuntó Castellano.

A modo de ejemplo, aseguró que “muchas veces los problemas para dormir se pueden solucionar con una buena higiene de sueño, pero tomar un medicamento es más rápido”.

La responsable de la Farmacia del Hospital Británico destacó el sentido comunitario de la iniciativa y la buena receptividad que viene obteniendo de sus destinatarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados