Se necesitan no más de US$ 7,7 millones

Estudio propone incentivos para evitar contaminación

El costo de compensar a los productores de la cuenca del río Santa Lucía para que tomen medidas que disminuyan el vertido de fósforo a ese curso fluvial oscilaría entre US$ 3,4 millones y US$ 7,7 millones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Prioridad. El gobierno está ficalizado en solucionar los problemas de contaminación.

En momentos en que el gobierno adopta un paquete de medidas para disminuir la contaminación en ese curso de agua, una investigación sobre medidas para mitigar la contaminación señala también que la zona de "amortiguación" donde deberían suprimirse o eliminarse las prácticas que afectan al curso de agua, oscila entre 3.700 y 26.000 hectáreas. Agrega que el efecto de una zona "buffer" sería significativo y reduciría aproximadamente al 50% el transporte de fósforo hacia los cursos de agua.

La extensión total de la cuenca es de alrededor de 1,3 millones de hectáreas de las cuales 1,2 millones son explotadas comercialmente.

Los datos surgen de un estudio elaborado por la Red Sudamericana de Economía Aplicada y el Centro de Estudios Fiscales con la colaboración de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. El trabajo fue firmado por los expertos Alicia Failde, Bibiana Lanzilotta, Carlos Perdomo, Mario Pérez Bidegain y Francisco Rosas.

El trabajo considera que el 80% de exceso de fósforo en el río es atribuible a las actividades agropecuarias.

Los técnicos analizan la posibilidad de aplicar un impuesto o subsidio ambiental para incentivar el mantenimiento del contenido de fósforo adentro de los límites admitidos por la Dirección Nacional de Medio Ambiente.

El estudio considera que los incentivos fiscales se aplicarían a las explotaciones lecheras ya que han sido identificadas como las más problemáticas en términos de contaminación. También menciona que se podría realizar un pago por "servicio ambiental" (PSA) para compensar los costos de mantener tierra sin laboreo, cuyo monto sería inferior a los US$ 400.000 anuales. Se les pagaría a los productores una renta fija por hectárea.

Una posible alternativa para el medio de pago del PSA es utilizar un instrumento similar al establecido para la conservación de bosque nativo: exoneraciones sobre los cargos por contribución inmobiliaria correspondientes a la superficie afectada y detracciones sobre los cargos correspondientes a las superficies no afectadas pertenecientes a la misma persona jurídica, dicen los autores del trabajo.

Transparencia.

El presidente Tabaré Vázquez, que ha dado prioridad a la mejora en la calidad del agua del Santa Lucía, de la que se abastece Montevideo y la zona metropolitana, se reunió ayer nuevamente con los funcionarios que están encargados del seguimiento del tema. La ministra de Vivienda, Acondicionamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida de León, dijo que "esta administración es absolutamente transparente, no oculta la situación de nuestras lagunas, hay controles y seguimientos permanentes".

De León dijo que 30 industrias cercanas al Santa Lucía presentarán sus proyectos sobre tratamiento de efluentes. Hasta el momento se aprobaron 19 proyectos junto a la Intendencia de Canelones y hay 4 en proceso de aprobación, 12 fueron rechazados por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) y se les requirió ajustes o la elaboración de un proyecto nuevo. Dichos proyectos no cumplieron con el plazo inicial previsto y requirieron de una prórroga.

En los primeros cinco meses del año la Dinama recibió 12 denuncias por contaminación. En todo 2014 le llegaron 20.

La ministra adelantó que está a estudio la posibilidad de incrementar de manera importante los montos de las multas que se aplican a las empresas para eliminar de raíz las infracciones.

Milton Machado, presidente de OSE, aseguró que "el agua está controlada y cumple con la normativa de los organismos competentes, así que les decimos a todos los uruguayos que continúen tomando agua de OSE que está en la calidad de lo que corresponde". Agregó que "el organismo cuenta con personal calificado que trabaja sobre la infraestructura necesaria para realizar cerca de 50 mil análisis al año en sus diez laboratorios regionales".

Vázquez reclamó, al inicio de su gobierno, acciones urgentes sobre el Santa Lucía.

La zona que produce el 40% de la leche.

En el año 2011 un 78% de los establecimientos de la cuenca del Santa Lucía tenían superficies inferiores a 100 hectáreas y ocupaban algo menos del 14% de la superficie de la cuenca. En el otro extremo, el 3% de las explotaciones tenían 1.000 hectáreas o más y ocupaban casi el 40% de la superficie. De esa zona provenía en ese año aproximadamente el 40% de la leche producida en Uruguay. La contaminación de los cursos de agua provoca la presencia de concentraciones de distintos tipos de cianobacterias, algunas peligrosas para la salud humana. En Maldonado se ha detectado la misma problemática.

Concentración "preocupante" en el este de San José y sur de Florida.

La presencia de fósforo y nitrógeno en las aguas del Santa Lucía proviene principalmente de las prácticas agrícolas de fertilización de suelos y, puntualmente, de otros contaminantes orgánicos. La concentración de fósforo, "que aumenta a lo largo del río, llega a ser preocupante en algunas zonas", dice el trabajo. Las zonas de mayor nivel de fósforo son el este de San José, el norte de Canelones y el sur de Florida. En este último departamento es donde es particularmente importante.

Los autores del trabajo consideran que se requiere reformular la ley de 2008 que otorga beneficios fiscales a la compra de fertilizante fosforado a productores ganaderos, de forma tal que la exoneración se aplique siempre que el contenido de fósforo del suelo sea menor al máximo tolerable por la Dinama. Esto permitiría reducir el costo fiscal de las otras medidas propuestas de incentivo fiscal a las actividades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)