CRISIS SINDICAL INÉDITA 

Pugna entre docentes por “persecución” en una UTU

Lo que para unos es “cacería sindical”, para otros es una “persecución” a la directora.

Concentración de docentes UTU. Foto: Fernando Ponzetto.
Más de 50 docentes se concentran en la UTU central en apoyo a la directora de su escuela. Foto: Fernando Ponzetto.

Las vacaciones de primavera son, en UTU, el receso de exámenes. Para más de 50 docentes de la escuela técnica de Santa Catalina, sin embargo, la de ayer no fue una jornada de descanso ni de pruebas. Se pasaron la tarde en la puerta de la sede central del Consejo de Educación Técnico Profesional, en defensa de la directora de su centro educativo y en contra de “las amenazas” de sus compañeros sindicalistas.

Por primera vez en la historia de UTU, un colectivo de docentes se enfrenta a otro por una discrepancia en su postura sindical. Unos defienden el accionar de la directora de la escuela técnica de Santa Catalina y critican la medida de ocupación que se vivió en la institución hasta el sábado. Los otros -esos diez que habían ocupado- dicen estar siendo “acosados” por esta directora y “amenazan” con volver a ocupar si ella retoma su cargo.

El sábado -“luego de los históricos cuatro días de ocupación”, como dice el comunicado del núcleo sindical- los diez ocupantes levantaron la medida de protesta bajo el acuerdo de que la directora se tomara licencia y no volviera a ejercer. De lo contrario, reza la misiva, “se ocupará al día siguiente”. Este “acuerdo” contó con el aval de la inspectora regional quien, desde ayer, se está haciendo cargo de la dirección de la escuela. Así dice el comunicado del sindicato.

Para los más de 50 docentes que no comparten la medida sindical, lo acordado “es una amenaza a la directora y escapa a toda legalidad”.

Para Nilsa Pérez, directora general del Consejo de Educación Técnico Profesional, “ni siquiera es un acuerdo”. La máxima autoridad de UTU entiende que “nadie le va a decir” quién es o deja de ser la directora de una escuela.

Lo cierto es que la directora de Santa Catalina estará unos días de licencia por estudio (por un concurso de efectividad) y “cuando quiera retomará el cargo de dirección”.

Génesis.

La historia comienza hace poco más de un año. Un puñado de funcionarios de la escuela denunció que la directora los acosaba laboralmente. Incluso adujeron que la jerarca les había restado puntos en la evaluación de fin de año “por estar sindicalizados”.

La comisión bipartita de Acoso Laboral estudió el caso y no halló tal persecución. De hecho, apenas refiere a “problemas personales entre las partes” y aconseja hacer las paces; como cuando la maestra les encomienda a sus alumnos que se den la mano y luego salgan juntos al recreo.

A las quejas de relacionamiento, se les sumaron denuncias por “desvío de fondos”. Resulta que los sindicalistas alegaron que la directora no había sido prolija en el manejo de la recaudación de la kermés escolar. Pero una investigación administrativa tiró por la borda estas acusaciones.

El pasado miércoles, tras una frustrada negociación en el Ministerio de Trabajo, el núcleo sindical ocupó el centro educativo que cuenta con 975 estudiantes inscriptos.

La medida llevó a la reacción inmediata de algunos docentes que no se sintieron representados. Elena Gayoso -profesora de Idioma Español y una de las concentradas ayer en la puerta de UTU central- es una de ellas. “Varios de nosotros estamos sindicalizados y jamás hemos recibido una persecución de la directora. Ella (la directora) está siendo víctima de acusaciones infundadas por parte de unos pocos funcionarios”.

Marcel Calleros, otro de los docentes que ayer demostró su respaldo a la directora, dijo que “a nosotros (funcionarios sindicalizados) nadie nos avisó ni consultó sobre la medida, a la prueba está que ocuparon unos diez y nosotros somos más de 50 o 60”.

La Asociación de Funcionarios de UTU (Afutu) señaló en un comunicado que “los derechos sindicales no se plebiscitan” y de este modo le restó importancia a la diferencia de números entre los ocupantes y los opositores a esta medida.

No solo eso, en ese mismo comunicado, Afutu acusa al resto de docentes de estar hablando “sin pruebas, en forma similar a quienes dicen que la Tierra es plana”.

Calleros no se queda callado y retruca: “La medida de ocupar es desproporcionada y afecta a toda la comunidad educativa. Pero, lo que más duele, es que se trata de un tema de relacionamiento entre personas y no de un delito o falta”.

Ayer, ante la directora de Gestión Educativa, la inspectora contable de UTU aclaró que en la escuela de Santa Catalina “no falta plata”. En esa misma línea, Galloso acotó: “Es tan absurda la acusación del núcleo sindical que una madre, directiva de la comisión fomento, apoyó a la directora de la escuela cuando, si faltaría dinero, sería la primera en salir a cuestionar esa faltante”. Incluso más: “Hablan de persecución sindical cuando la propia directora está sindicalizada”.

Durante la sesión ordinaria del consejo de UTU, en la tarde de ayer, los consejeros abordaron el conflicto en la escuela de Santa Catalina. La directora general explicó que se trata de un diferendo entre “funcionarios que dicen una cosa y funcionarios que dicen otra cosa”. Y concluyó: “Aspiro a que entre trabajadores lleguen a un acuerdo de convivencia”.

UTU “abordó” el caso de supuesto bullying.

“Soy un niño que ha pasado por mucho, tengo 12 años. Me quisieron apuñalar, me robaron el celular, me han pegado entre tres en el piso y yo me he tenido que tapar la cara, no sé quiénes son. Hoy he ido a la UTU Central en Montevideo y me dijeron que estudie en casa y que al final hago las pruebas. Hay que hacer justicia. No puede ser que tengamos que cambiarnos porque ellos se quedan ahí y no los expulsan o los echan. A mí me caen bien los profesores, me gusta la robótica y quiero estudiar”. El video de Fausto lleva más de 454 mil reproducciones, un ejemplo de eso que los informáticos llaman “viral”.

Pero mientras las visualizaciones siguen en ascenso, el Consejo Directivo Central de la ANEP abrió un expediente, en su unidad de Derechos Humanos, para examinar cómo había sido la intervención de la UTU. Según explicaron fuentes del Codicen, “la UTU abordó el caso, el chico ha sido entrevistado y ha habido trabajo específico... Luego se dirá si el trabajo fue el correcto o se debía haber hecho de otra forma”.

El caso había sido publicitado en las redes sociales por la madre del niño. Pero ella tiene una filiación política opositora y eso derivó en acusaciones sobre “interés partidario”.

Pero la fuente del Codicen consultada aclaró que “nada tienen que ver las cuestiones políticas” y que “los casos de acoso escolar se tienen que trabajar con respeto y a fondo sin importar los estereotipos previos”.

Un apoyo con firma.

En un hecho inaudito, más de 50 docentes de UTU se concentraron ayer, frente a la sede central, para manifestar su apoyo a la directora de la escuela técnica de Santa Catalina. Cuando la jerarca llegó al lugar, en compañía de su abogado y para mantener unas entrevistas con el Consejo de UTU, los profesores aglutinados le entregaron una carta con más de 60 firmas. La directora de Santa Catalina está en la institución desde su fundación, en 2015. El 30 de setiembre concursará por la efectividad del cargo. Según Elvira Amaro, madre de tres alumnos de esta UTU e integrante de la Comisión Fomento, “la directora siempre se ha portado muy bien con la comunidad”. Gracias a ella, se le da de comer a 24 estudiantes que vienen de contexto crítico. La directora general de UTU, Nilsa Pérez, aclaró que “nadie” le va a decir quién es o deja de ser la directora de una escuela y que, por tanto, las autoridades escolares “siguen siendo las mismas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)