NUEVO PROTOCOLO SANITARIO

Docentes y alumnos asintomáticos no tendrán que aislarse ni hisoparse cuando se detecte un positivo en su grupo

Autoridades educativas y el Ministerio de Salud Pública llegaron a un acuerdo y cambian el protocolo sanitario; no se suspenderá la presencialidad salvo que se den  brotes de coronavirus.

Alumnos en clase. Foto: Francisco Flores.
Alumnos en clase. Foto: Francisco Flores.

En un mes y nueve días comienzan las clases, y esta vez lo harán con un nuevo protocolo sanitario. Porque las autoridades educativas y de Salud Pública llegaron ayer a un acuerdo que, entre los cambios más significativos, implica que los estudiantes y docentes asintomáticos no tendrán que aislarse ni hisoparse cuando se detecta un caso positivo de covid-19 en su grupo. La excepción estará en los casos en que se confirme un brote.

La normativa anterior -esa que estaba vigente hasta el acuerdo de ayer- exigía que, con solo un infectado detectado, debía indicarse una cuarentena obligatoria y el testeo masivo a toda la clase. A partir de ahora -en lo que se entiende es una adaptación de la ordenanza de aislamientos que estableció el Ministerio de Salud Pública-, toda la clase irá a una cuarentena solo cuando se detecten al menos dos contagios en el mismo grupo y entre los cuales haya un nexo epidemiológico claro... eso que los médicos llaman un brote.

En caso contrario (cuando no existe un brote), solo se aislarán los sintomáticos (esos deben hisoparse enseguida, como cualquier persona con síntomas), al igual que aquel que dio positivo. No importa si es docente o alumno, no importa la edad del afectado, ni importa qué cantidad de dosis de la vacuna contra el covid-19 haya recibido.

“Supongamos que en una clase hay un niño que da positivo. Hasta ese momento, los compañeritos y docentes asintomáticos pueden seguir yendo a clases presenciales. Si al día siguiente aparece otro caso positivo en ese mismo grupo, y todo hace pensar que su único contacto cercano era el niño que había dado positivo el día anterior, ahí se configura un brote y se aísla a toda la clase. Se indica el test de antígenos de inmediato para todos, y aquellos que son negativos tienen que volverse a hisopar al quinto día”, explicó a El País la coordinadora de Servicios Médicos de ANEP, Fabiana Carbajal.

El presidente del Codicen, Robert Silva, participó de la reunión de ayer. Tras acordarse los cambios de protocolo, dijo a El País que “se ha logrado un adelanto: el hecho de no tener que cuarentenar a todo el grupo es una contribución para que haya más presencialidad”.

Con la nueva reglamentación, además, no será necesario el aislamiento de todos los grupos en los que trabaja un docente que da positivo. “Tampoco será necesario que se aíslen a todos los grupos cuando el hermanito de un estudiante da positivo”, resaltó Silva.

Recomendaciones del MSP

Frente a la detección de dos o más casos en el centro sin nexo epidemiológico (Ejemplo dos casos en distintos turnos o aulas)

Los contactos identificados del caso, no tendrán recomendación de testeo ni cuarentena, independientemente de su estado vacunal, debiendo realizar auto monitoreo de síntomas con consulta inmediata ante la aparición de sintomatología compatible con COVID-19.

Frente a la detección de dos o más casos confirmados en una misma aula o con nexo epidemiológico (BROTE)

Se recomienda la realización de test de antígenos para SARS-COV-2 a todos quienes hayan sido identificados como contactos (expuestos en el periodo de transmisibilidad). En caso de ser positivo deberá considerarse caso confirmado e iniciar medidas de aislamiento. La duración del mismo, si está completamente vacunado será de 7 días y si no está vacunado o lo está incompletamente será de 10 días en asintomáticos y 14 días en sintomáticos. Si el resultado del test de antígenos para SARS-COV-2 es negativo, se deberá realizar a los 5 días de la última exposición un Test RT- PCR. Si el mismo resultara positivo, se considerará caso confirmado debiendo seguir las recomendaciones de su prestador. Todo contacto que aguarde resultado de Test para SARS-COV-2 deberá permanecer en domicilio hasta tener resultado y la indicación de su prestador de salud.

Contacto estrecho.

Pocos días antes de que acabara el año lectivo 2021, cuando iniciaba la ola de contagios por la variante ómicron, las autoridades sanitarias les rogaron a los padres que no enviaran a sus hijos a los centros educativos cuando se detectaba un caso positivo dentro del hogar. En el nuevo protocolo aprobado ayer, la recomendación seguirá vigente. Sin embargo, las autoridades sanitarias revisarán cómo deben considerarse los aislamientos de los niños de contactos intrafamiliares cuando el menor es asintomático y cursó la infección hace menos de tres meses, o cuando tiene el esquema de vacunación completo.

Hasta ayer se llevaban administradas más de 83.000 dosis contra el covid-19 en los niños de entre cinco y 11 años. Hay otros 25.000 que recibirán su vacuna entre hoy y mañana. Toda esta cantidad de niños es la que llegará al inicio de clases con las dos dosis pediátricas de Pfizer ya aplicadas, salvo que el menor se haya infectado entre ambas dosis (por lo cual tiene que dejar pasar un período ventana de tres semanas).

En el caso de los adolescentes de entre 12 y 18 años, la mayoría de ellos en etapa de educación media, tres cuartas partes ya cuentan hoy con las dos dosis. Uruguay todavía no resolvió si dará una tercera dosis para esas edades, aunque la Organización Mundial de la Salud se adelantó a la mayoría de países y recomendó las terceras dosis a partir de los 12 años dada su eficacia contra la variante ómicron.

El nuevo protocolo sanitario de los centros educativos uruguayos recomienda y exhorta la vacunación, pero enfatiza que no se trata de una exigencia. En el resto de disposiciones que fija el protocolo, no habrá mayores cambios. Se sigue haciendo hincapié en el uso del tapabocas: no es obligatorio en los menores de seis años; tampoco lo es en los menores de 12 años, aunque sí se exhorta su uso; y sí se exige a los mayores de esa edad. Incluso se pide que en los espacios abiertos se fomente el uso de tapabocas cuando hay una aglomeración de personas.

El Codicen tiene hoy una sesión extraordinaria -dado que la mayoría de consejeros estaban en su receso anual- en la que se dará la firma final al protocolo. De todas maneras, Silva, con la potestad que le da su cargo, ya avaló la nueva normativa en acuerdo con el MSP.

En el hemisferio norte, donde los centros educativos están a mitad de suaño lectivo, los protocolos sanitarios también fueron cambiando. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (más conocidos por la sigla en inglés CDC) establecieron que los niños de entre cinco y 11 años que cuentan con las dos dosis de la vacuna contra el covid-19 no deben hacer cuarentena cuando son contactos de una persona que dio positivo en la escuela. Lo mismo si cursaron la infección hace menos de 90 días y más de 10 días. La excepción es si padecen síntomas. En España, en tanto, no se manda en cuarentena a ningún grupo salvo que haya más de un 20% de la clase con covid-19 o más de cinco casos positivos.

La previa del año lectivo

Gustavo Giachetto. Foto: Leonardo Mainé.
Gustavo Giachetto
Catedrático de pediatría

En base a la información que le proporcionó El País, dado que el nuevo protocolo aún no fue difundido, el profesor de Pediatría opinó: “Es un gran avance que se deje de promover el testeo de los niños asintomáticos. También es un logro que, a priori, el protocolo en la educación no haga diferencias entre los niños vacunados y aquellos que no, de modo que no se obligue a las familias a tomar decisiones que no tenían pensadas. Es decir: aquello que evite el sobretesteo de los niños, y aquello que dé más días de presencialidad escolar y dé continuidad educativa, es un avance. Por ahí puede ser discutible, o al menos complicado en la práctica escolar, el concepto de brote para definir si hay que aislar a todo el grupo o no. Sobre todo es difícil cuando hay mucha circulación comunitaria del virus”.

Catalina Pírez. Foto: Francisco Flores.
Catalina pírez
Catedrática de pediatría

“Que los niños se den las dos dosis (contra el covid-19) asegurará que lleguen al comienzo de clases con una buena cantidad de anticuerpos”, explicó Pírez ayer en un seminario virtual organizado por el Colegio Médico. De todas maneras, la especialista en infectología pediátrica dijo que esa cantidad de anticuerpos “quizá” no sea “de buena calidad para proteger contra ómicron”, pero “sí una buena cantidad”. Pírez dijo que “si los niños en el futuro lo requieren” será necesario “iniciar el camino” hacia una tercera dosis de refuerzo para esa franja etaria. “Tenemos muchas incertidumbres, pero no hay duda de que si ellos se vacunan tendrán una enfermedad controlable que se va a manejar en domicilio”, subrayó la especialista.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados